agro

Ley de inversiones: Hasta el 31/03 rigen beneficios transitorios con los que se computan inversiones por un 150%

 

El contador Juan Andrés Ordoqui, del estudio Nopitsch & Asociados, dialogó con Rurales El País sobre los beneficios fiscales por inversiones, en particular, para el sector agropecuario.

Juan Ordoqui, estudio Nopitsch & Asociados

En primer lugar, Ordoqui recordó que el marco de incentivos tributarios por inversiones en Uruguay está dado por la Ley 16.906 -del 20 de enero de 1998- y actualmente reglamentada por el decreto 268/020 que entró en vigor a partir de octubre 2020. En grandes rasgos establece la posibilidad de presentar proyectos de inversión a todos los sectores de actividad y cumpliendo o asumiendo determinados compromisos se obtienen importantes beneficios relacionados con el IRAE.

En términos generales, las exoneraciones de este nuevo decreto son mayores a las de sus antecesores.

Las empresas que pueden acceder a este beneficio de promoción de inversiones serían las empresas que sean contribuyentes de IRAE y que tengan ingresos gravados por este impuesto.

“Para acceder a este beneficio la empresa debe de ser contribuyente de IRAE real o ficto, si el contribuyente opta por darle carácter definitivo al IMEBA no podría estar amparado a este régimen”, indicó.

En relación a las inversiones que se pueden considerar dentro del beneficio se incluye, por ejemplo, tractores, tajamares, equipos de riego y bebederos y, a su vez, toda inversión que realice la empresa en bienes corporales muebles destinados directamente a la actividad de la empresa, excluidos los bienes muebles destinados a la casa habitación.

De igual forma, agregó, quedan incluidas las mejoras fijas en inmuebles propios o en inmuebles que sean propiedad de terceros, siempre que se cuente con contrato con plazo remanente mayor a tres años, también en este punto están excluidas las destinadas a casa habitación.

Por último en lo que refiere a las inversiones elegibles comentó que se pueden incluir las inversiones futuras con presupuesto y las inversiones ejecutadas dentro del ejercicio que estamos presentado el proyecto de inversión o de 6 meses para atrás lo que más le convenga a la empresa.

De esta forma, una empresa que cierra el 30 de junio puede elegir si incluye lo ya invertido en los últimos seis meses o dentro de su ejercicio fiscal, lo cual sería desde el 1° de julio del 2020 hasta la fecha en que presentemos el proyecto, si es hoy por ejemplo.

“Esa es la opción respecto de lo ya invertido y luego con presupuestos de terceros puede incluir todas las inversiones futuras”, dijo.

Acceso. En relación a lo que las empresas deben realizar para acceder al beneficio, Ordoqui informó que la norma establece una matriz de indicadores para otorgar los beneficios fiscales. A su vez, cada indicador tiene una ponderación diferente, dependiendo el puntaje que la empresa obtenga en esa matriz de indicadores el beneficio de exoneración de IRAE que va a obtener, así como la determinación del plazo para utilizarlo.

Los indicadores para evaluar los proyectos de inversión son: generación de empleo, descentralización, aumento en las exportaciones, tecnologías limpias, investigación desarrollo e innovación y un indicador sectorial.

Para acceder a los beneficios las empresas deben alcanzar como mínimo un punto entre todos los indicadores, sin considerar el indicador descentralización. Con esto se asegura una exoneración de IRAE equivalente al 30% del monto de la inversión elegible y un plazo de cuatro años para utilizarlo con el tope del 90% del IRAE que se genere en cada ejercicio.

Según Ordoqui, en general, el beneficio que resulta más atractivo es el de la exoneración de IRAE, pero también se accede a otros beneficios fiscales como exonerar de IP a los bienes muebles por la vida útil y a las mejoras por ocho años si son en Montevideo y 10 años si son en el interior; exoneración de los tributo aduaneros en la importación si los bienes importados no son competitivos con la industria nacional; recupero del IVA a través del régimen asimilado a exportadores por las compras de los bienes muebles en plaza y por el IVA de los servicios y/o material asociado con la obra civil. En el caso del sector agro por el régimen particular de IVA en suspenso ya gozan de ese beneficio.

En tanto, indicó que dentro de estos indicadores sectoriales para el agro se puede optar por: inversiones en adaptación al cambio climático; diferencias de productos y procesos (obtención de certificados de calidad, Gestión de Calidad, Gestión Ambiental, Gestión en la Seguridad y Salud Ocupacional, etc); encalado de suelos (análisis de suelos realizados por laboratorios para el diagnóstico de fertilidad y aguas para riego).

Las inversiones en adaptación al cambio climático, incluye: gestión del agua: (reservorios, conducción, utilización de riego y suministro para animales), instalación de nuevas cortinas rompe vientos, instalaciones de subdivisiones para mejorar el manejo del campo, construcción de terrazas.

Por otra parte, el indicador tecnologías limpias está definido en un anexo en donde hay un listado un taxativo con el detalle de inversión en determinados bienes que se consideran t+l y luego un listado dos donde se establece que si se puede probar que con las inversiones que se realizan se logra eficiencia energética, ahorro de insumos o materia prima, reducción en la generación de residuos y/o efluentes también se consideran inversión en t+l. Particularmente en lo que refiere al agro en el listado taxativo se incluyen las inversiones en reservorios de agua, sistema de conducción de agua para uso agrícola y suministro de agua para animales.

Por lo tanto, las inversiones realizadas por los productores agropecuarios relacionadas con el agua ya sea para suministro de animales o para el agro puntúan tanto por Indicador Sectorial como por P+L.

“En realidad con los únicos dos indicadores que generas compromiso son con el de generación empleo y el de aumento de exportaciones, en este ejemplo que comentábamos con realizar inversiones relacionadas con el abastecimiento del agua alcanza para poder presentar un proyecto de inversión y obtener un puntaje mayor a uno”, dijo.

Además se obtiene un punto en cada indicador, por cada 5% de participación de la inversión en el indicador sectorial y P+L respecto del total de la inversión elegible. Esto quiere decir que con que el 50% de la inversión elegible del proyecto de inversión puntúe por indicador sectorial y P+L obtengo 10 puntos en cada indicador, el mayor puntaje posible.

A modo de ejemplo, si una empresa agropecuaria invierte en un tajamar y en un tanque australiano US$ 50.000 y además se compra un tractor por US$ 50.000 puede presentar un proyecto de inversión por US$ 100.000 y obtendría 10 puntos en dos indicadores producción más limpia e indicador sectorial adaptación al cambio climático.

“Con ese puntaje en los dos indicadores, más indicador descentralización obtiene un beneficio de exoneración de IRAE equivalente al 61,89% del monto de la inversión para aprovechar en un plazo de 9 años”, agregó.

Beneficios transitorios. Los beneficios transitorios establecidos por el decreto 151/020 son adicionales a estos beneficios que te comentaba.

Se resumir en dos puntos:

  1. Las inversiones ejecutadas entre el 1/4/2020 y el 31/3/2021 se computan por un 150%
  2. Para los proyectos de inversión presentados antes del 31/03, el porcentaje de exoneración de IRAE obtenidos en la matriz se incrementa en un 20%, siempre que se ejecute al menos el 75% de las inversiones elegibles del proyecto antes del 31/12/2021.

“Si el productor agropecuario que poníamos en el ejemplo presenta el proyecto de inversión antes del 31 de marzo y ejecuta las inversiones antes de esa fecha, ese monto de exoneración de IRAE equivalente al 62% pasa a ser 111% (61,89% * 1,2 * 1,5) y si presenta el proyecto antes del 31 de marzo y por lo menos el 75% de las inversiones objeto del proyecto las ejecuta antes del 31 de diciembre 2020 ese 62% de Exoneración de IRAE se transforma en un 74,27% (61,89% * 1,2). El plazo se mantiene para utilizarlo se mantiene incambiado”, concluyó.

Escuchá la entrevista completa a Juan Ordoqui: