Agricultura

Técnicos estiman rindes altos para trigo y cebada

Comienzan siembras de soja y área puede tener caída adicional.

A reaper harvests a field of wheat in Orezu, southeastern Romania, July 2, 2014. Romania’s 2014 wheat crop rose to a record 7.4 million tonnes from 7.3 million a year earlier while a rapeseed crop of 1.1 million tonnes marked a 44-year high, the agriculture ministry said on Monday as it gears up for robust maize and sunflower harvests. In the past couple of years, Romania has emerged as a major grains exporter to Egypt, the world’s biggest wheat importer, together with Black Sea producers Russia and Ukraine. Picture taken July 2, 2014. REUTERS/Bogdan Cristel (ROMANIA – Tags: AGRICULTURE BUSINESS) ROMANIA-GRAINS/

Pablo Antúnez

Mientras comienzan lentamente las siembras de soja, todo está dado para que se logren rendimientos altos en trigo y cebada, cultivos que fueron muy ayudados por el clima.

En cultivos de invierno, a nivel país, “será un año de mayor rendimiento”, estimó a El País Juan Foderé, integrante de la Gerencia Comercial y Logística de Granos de Fadisol S.A..

Si bien los agricultores uruguayos precisan una buena cosecha de cultivos de verano para poder mejorar los números tras la deficitaria cosecha de soja del año anterior, los cultivos de trigo y cebada todavía no terminaron de madurar.

“Hoy está todo dado como para que tengamos uno de los rendimientos promedio más altos en todo el país. Los trigos están muy prometedores y hay estimaciones de 4.000 kilos por hectárea, pero todo puede variar, dependiendo de cómo se comporte el clima en esta última etapa”, explicó el empresario al  ser consultado. Los días frescos le vienen como anillo al dedo a los cultivos  de invierno cuando están continuando con la fase de llenado de grano.

A su vez, en el norte del país, según confirmó Miguel Pastorini, técnico de Agrocentro Paysandú, hay un porcentaje —que en algunos casos es importante— de chacras de cebada que tienen “espigas con granos a medio  llenar” (vaneo).

Incluso hay técnicos que hablan de entre 35% y hasta 40% de vaneo en algunos casos extremos, lo que comienza a preocupar, porque hace bajar rendimientos.

En trigos “hay buen potencial para lograr rendimientos altos”, confirmó Pastorini. El técnico estimó que en el norte, las primeras trillas comenzarán alrededor del 10 de noviembre.

Soja. Mientras tanto, a nivel de soja, Foderé sostuvo que al menos en su zona, “el ánimo del productor cambió desde que tuvo buenos cultivos de invierno” que le permitirán mejorar los números en sus empresas.

“Hay otro tipo de ánimo que cuando se terminó de levantar la peor cosecha de soja de la historia (el año pasado)”, explicó el director de Fadisol.

Pero los números malos pesan y muchos productores “todavía no tienen la seguridad de poder sembrar la oleaginosa”, por lo que el área estimada “puede llegar a caer”, remarcó Foderé.

Pastorini, que comparte también la visión de que el área sojera podría quedar por debajo de la estimada (934.000 hectáreas), recordó que hay otro elemento que incidirá a la baja  y son las rentas altas.

“Siguen áreas sin arrendarse, sea porque tienen suelos marginales, porque están lejos de la logística o porque tienen un mayor peso de flete”, pero también “porque los precios son altos y los dueños de los campos no se adecuaron a la nueva realidad del mercado”, destacó el técnico sanducero. Aún así, los productores salen de las cuentas plantando.

Rurales EL PAIS