Agricultura

Las claves de la agricultura en América Latina

Una región rica en recursos, según el IICA, FAO y Cepal.

Soja.

La agricultura es una actividad crucial para el desarrollo de Latinoamérica y el Caribe, una región rica en recursos que tiene el potencial para convertirse en un gran proveedor de seguridad alimentaria para el planeta.

Así lo reconocen expertos y quedó plasmado recientemente en la Conferencia de Ministros de Agricultura de América que organizó en Costa Rica el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA).

La región cuenta con una cuarta parte de las tierras cultivables y una tercera parte de los recursos de agua dulce del mundo, y además sus exportaciones de productos agrícolas corresponden al 15% del total global. “Somos la región exportadora neta de alimentos más grande del mundo, debemos estar orgullosos de esto pero podemos hacer más”, expresó el director general del IICA, Manuel Otero.

Señaló que son necesarias políticas de largo plazo para el crecimiento y el progreso de la agricultura y la ruralidad, en áreas como la industrialización inteligente que agregue valor a la agricultura, acciones de responsabilidad social y agricultura inteligente en materia nutricional.

El concepto de bioeconomía se está escuchando cada vez más en la región y según datos citados por el IICA las ventas de bioproductos a nivel global están creciendo a un ritmo del 7,5%, mientras que los agrícolas tradicionales a un 2,5%.

La bioeconomía permite aprovechar la riqueza biológica para potenciar el desarrollo productivo, promueve un desarrollo bajo en carbono y resiliente, aprovecha los residuos de forma rentable, plantea el uso alternativo de la biomasa, genera cadenas de valor sofisticadas en industrias novedosas como construcción, farmacia y de cosméticos, y plantea el uso de las zonas rurales como biofábricas.

El informe “Perspectivas de la agricultura y del desarrollo rural en las Américas: una mirada hacia América Latina y el Caribe 2019-2020”, elaborado por el IICA, la FAO y la Cepal, identificó a la bioeconomía como un punto prioritario para el desarrollo de la región.

El informe señala que la pobreza rural en la región pasó de 45,1% a 46,4% entre 2014 y 2017; que el número de personas subalimentadas llegó a 42,5 millones, mientras que el sobrepeso y la obesidad afectan al 7,7% de los niños y niñas menores de 5 años y al 24% de la población adulta.

“El mundo rural y agrícola de América Latina y el Caribe es una pieza clave de la seguridad alimentaria mundial. Produce alimentos para cientos de millones, alberga el 50% de la biodiversidad global y tiene el 30% de los suelos arables. El agro, los sistemas alimentarios y el medio rural son parte de la solución para dinamizar el desarrollo de la región y representan una enorme oportunidad que no podemos desaprovechar”, explicó el representante regional de la FAO, Julio Berdegué.

El estudio señala la urgencia de impulsar el desarrollo rural porque ofrece oportunidades agrícolas, alimentarias y productivas, así como posibilidades para un nuevo desarrollo energético y para enfrentar la pobreza, el hambre y el cambio climático. [EN BASE A EFE]