Publicidad

La foto y las perspectivas del complejo oleaginoso 2022/23

El jueves se realizó el 12° Encuentro Nacional de la MTO

Soja naciendo
Soja naciendo
Carolina Meikle

La zafra de verano 2022/23 estuvo caracterizada por un déficit hídrico de magnitud sin precedentes. A pesar del pronóstico climático desfavorable al inicio de la siembra, el área sembrada de soja creció 6%, impulsada por la expectativa de buenos precios y se ubicó en 1,2 millones de hectáreas. Además, el incremento en la siembra de los cultivos de invierno durante 2022 permitió consolidar una participación de la soja de segunda por encima del 50% del área sembrada (57%).

El pasado jueves, 19 de noviembre, se desarrolló el 12º Encuentro Nacional de la Mesa de Tecnológica de Oleaginosas (MTO), titulado “Cultivando Resiliencia: Aprendizajes de una zafra histórica”.

La actividad, desarrollada de forma virtual, se dividió en tres presentaciones. La primera, “Observatorio de Oleaginosos Uruguay 2022/2023: Indicadores sectoriales y escenarios futuros”, a cargo de la Ec. Magdalena Borges y del Ing. Agr. Dr. Sebastián Mazzilli, ambos del INIA.

Luego se presentó un estudio de impacto en la cadena del proyecto MTO-ACG -LATU, denominado, “Aseguramiento de la calidad de los laboratorios de la cadena de los cultivos oleaginosos”, a cargo de la Lic. Ec. Mariangel Pacheco Troisi, Mag., LATU.

Finalmente, se desarrolló un panel de seguros agrícolas junto a la Ing. Agr. Elena Loaces, responsable del departamento técnico de URF; Ing. Agr. Andrés Grunert, del Departamento Agronómico del BSE; Ing. Agr. Gonzalo Gutiérrez Ph.D, Integrante de la Comisión Técnica Agro de AUDEA; y Téc. Fabián Dávila, Consultor Senior en tecnologías de la información de DGRN-MGAP.

Entre otras cosas, se explicó que luego de dos zafras contrastantes, el sector muestra una estructura sólida y no parece decaer en su esfuerzo hacia el futuro. La competitividad de la cadena en el mediano y largo plazo dependerá de la capacidad de seguir generando y adoptando más y mejores herramientas -sistemas de rotación, prácticas de manejo, riego o seguros de cultivo- que permitan elevar su resiliencia y las posibilidades de reponerse rápidamente de impactos diversos.

La materia grasa alcanzó un 52%, obteniendo bonificaciones

Publicidad

Publicidad