Agricultura

Hay chance de nuevas subas de precios en soja

Analista de Fimix sostiene que los valores “no son tan malos”.

Cosecha de soja.

Pablo Antúnez

Para la crisis sanitaria que vive el mundo, que repercute directamente en el consumo de alimentos, los actuales precios de la soja “no son tan malos”, afirmó a El País el analista Federico Morixe de Fimix Agrofinanzas.

Los problemas de mercado que se observan en algunos países, están generando menor demanda. “Casi es la misma producción y la misma oferta de soja. Eso mantiene estos precios bastante malos, pero deberían ser peores”, reflexionó Morixe.

La mayoría de los productores está a la espera de una suba de precios de la soja en Chicago, que es el referente mundial, pero si la suba acontece, será porque algo sucedió sobre los cultivos en curso o sobre las siembras y/o cosechas.

“Todos estamos esperando algo que haga subir los precios en Estados Unidos y hay chance”, dice el analista. En marzo la tonelada de soja estuvo arriba de US$ 340 y en enero por encima de ese valor, lo que abre la esperanza de nuevas subas. “El problema es cómo esperar ese nuevo empuje de valores al alza”, porque los productores viven diferentes situaciones.

En Uruguay se dio el caso que el productor está guardando su cosecha en bolsones a la espera del momento de vender y eso ocasionó que se agotaran los silo bolsa en el mercado.

“El productor que está con todo el cultivo financiado es el que vive la peor situación y debe vender en el corto plazo, porque tiene que pagar las cuentas”, admite Morixe. En la otra vereda, el que está más holgado, enfrenta la incertidumbre de cuándo vender, pero también tiene otra limitante: ¿cuánto tiempo puede aguantar sin vender con la cosecha guardada?

Reproches. Por otro lado, el tire y afloje entre los gobiernos de Estados Unidos y China, tampoco ayudan al mercado de granos y especialmente a la soja. Estados Unidos sabe que China precisa de su oleaginosa y tarde o temprano deberá comprarle. Hoy aprovecha esa tirantez entre los dos países para subir los precios.

Mientras tanto, China compra en Sudamérica, que está en época de cosecha. “Normalmente, en los momentos de presión de cosecha es cuando se paga menos”, advierte el analista de Fimix Agrofinanzas.

Cada vez que el precio de la oleaginosa baja, los importadores chinos salen a comprar entre 200.000 y 300.000 toneladas en Estados Unidos. Así mantienen sus compras activas. China sabe que es el mayor comprador de soja del mundo y no puede hacer subir el precio del grano que precisa para la alimentación de bovinos y cerdos.

Para Morixe, lo que tiene que hacer el productor uruguayo “es ganar tiempo y más cuando el precio está bajo. Durante el año, el precio, en alguna oportunidad va a subir, hay que darle chance, esperanza y tiempo, para ganar dinero, pero también, si baja más, que puede pasar, no perder dinero”.

Explicó que “cuando está con precios bajos, el sojero estadounidense vende todo, se cobra los US$ 300 en el bolsillo y tiene que esperar a los US$ 330”. Por eso consideró que el productor uruguayo debe vender la soja física y esperar las subas en Chicago. “Con todo lo que Chicago suba compra un seguro de precios y toda esa suba se puede ganar”, explicó.

A modo de ejemplo expuso: “me aseguro los US$ 300 que ofrece el mercado y agarró US$ 5 o US$ 10 de ese monto y me compro un seguro de la suba. Si mañana la soja sube US$ 50, yo me capturo US$ 30”.

Realidad. Mientras tanto, la cosecha de soja en el centro del país avanza con realidades distintas, pero algunas zonas puntuales están marcando un rendimiento que “supera las expectativas” del inicio de la campaña, comentó a Rurales El País Nicolás Martínez, director de Agromotora Flores.

Martínez explicó que en los campos de la empresa en la región de Flores están llegando a la mitad de la cosecha y con “resultados dispares” dependiendo de la seccional de la chacra.

El ingeniero agrónomo dijo que el rinde promedio de la zona se ubicará entre 2.300 a 2.400 kilos de soja por hectárea entre primera y segunda. Sin embargo señaló que en la zona al sur de trinidad los resultados oscilan entre 1.700 y 1.800 kilos.

Con una soja que oscila en Chicago los US$ 300 a US$ 310 por tonelada y a los actuales niveles productivos, el Director de Agromotora Flores aseguró que “la ecuación no cierra”. Agregó que “si bien no son rindes malos, tampoco son descollantes. El productor necesita recibir US$ 320 a US$ 330 por tonelada para cerrar una cosecha más normal”.

En el norte las cosechas también avanzan bien, pero con rendimientos que son menores a los esperados en un principio.