Agricultura

El segundo semestre abre expectativas agrícolas

Enrique Erize: “Soy cauteloso en trigo y optimista en soja”

Proyección. El especialista argentino, director de la consultora Nóvitas, analizó lo que se viene.

“No recuerdo un año con tantos frentes abiertos, hay un contexto volátil”, por tanto “pido a mis clientes que sean muy cautelosos con los productos que manejan y se mire con atención los mercados de mayor incidencia”, señaló el presidente de la consultora argentina Novitas.

Enrique Erize dijo a Rurales El País que “en este año más que nunca hay que manejar los tiempos del mercado con una sintonía muy fina”, y en ese sentido proyectó: “En el trigo sería cauteloso y en la soja optimista por dos o tres meses”.

Con una soja en US$ 327 por tonelada para la posición agosto 2020 en la bolsa de Chicago, el consultor dijo que “no me apuraría a vender soja”, sino que “esperaría un mes más porque entiendo que hay espacio para que los valores FOB tengan una mejora”.

Y contó: “Vengo atajando a muchos uruguayos que quieren vender soja desde que valía US$ 310 por tonelada, hasta hoy subió y sigue afirmándose en un marco de volatilidad”.

Sus pronósticos se basan en análisis regional. Erize explicó que Brasil alcanzó una cosecha récord de soja junto con una devaluación de su moneda de más del 30% en un año. “Para los brasileños que razonan en reales por tonelada, pasar de una soja durante 8 años de 1.200 reales por tonelada a lograr en el último año por la corrección cambiaria 1.800 reales por tonelada, hizo que los productores tiren la soja, literalmente, arriba de los barcos”.

A lo que agregó: “Eso ha generado que tenga más del 92% de la soja vendida de una cosecha récord, algo nunca visto, y que ya tengan vendido el 40% de la soja del año que viene, también jamás nunca visto”.

Según el consultor, la sobreoferta de soja brasileña, que favoreció a China para recuperar los stocks que venía consumiendo como consecuencia de la Guerra Comercial, podría generar una faltante en el mercado interno hasta diciembre, fecha de la próxima cosecha. “Algunos elaboradores brasileños de alimentos balanceados o de harina de soja para transformar en carne de pollo y de cerdo podrían ver que la materia prima se escapó y se vean obligados a importar”.

De suceder esto, como proveedores de Brasil aparecen Estados Unidos o los países del Río de la Plata, consideró el consultor. Y en el estudio de números, “la soja de Argentina y Uruguay puede ser muy competitiva”, resaltó.

En tal sentido, aseguró que en la soja “hay oportunidades para los próximos meses”, aunque pensar en un grano cercano a los US$ 400 “es más difícil”, ya que “debería suceder un problema climático, que podría existir si se extienden las temperaturas elevadas durante agosto en Estados Unidos”.

Trigo. El Presidente de Nóvitas dijo que en la campaña pasada hubo muy buenos precios para el trigo porque la producción de Australia fracasó y es el principal proveedor del sudeste asiático, la región que más está creciendo en la demanda de trigo. “Lo que sucedió favoreció a la colocación del trigo argentino y uruguayo en esa zona del mundo, pero este año no lo veo y el panorama es más complicado”, comentó Erize.

Además indicó que Argentina tendrá un excedente para el mercado local y dificultades internas para la exportación.