Agricultura

Arrozur se suma a Samán y enviará personal a seguro de paro

Menor ritmo de exportación hace que paren la producción.

Molino arrocero de Saman. Foto: archivo El País.

La empresa arrocera Saman comunicó en las últimas horas el envío al seguro de paro de unos 130 trabajadores de las plantas ubicadas en Tacuarembó y Vergara (departamento de Treinta y Tres), y además transmitió que “probablemente” se tome la misma medida con la mitad del personal que trabaja en la planta parbolizadora en Treinta y Tres, propiedad de Arrozur.

El dirigente de la Federación de Obreros y Empleados Molineros y Afines (Foemya), Álvaro Macedo, informó a El País que ayer fueron notificados de la decisión en Arrozur y se procedió a “negociar con la empresa las circunstancias (de los envíos al seguro de paro) para minimizar el daño”. La medida en esa planta abarcaría a unos 100 trabajadores, indicó.

Arrozur es un emprendimiento conjunto de varios molinos y Saman es propietaria del 47%. El arroz de tipo parboiled que se procesa en la planta de Treinta y Tres se vende en el mercado interno y también es exportado.

A esta situación se suma que el viernes Saman comunicó el envío de 83 trabajadores de la planta de Vergara y unos 50 de Tacuarembó, como consecuencia del “ritmo más bajo que lo habitual de exportación, que lleva a reducir el ritmo de elaboración para acompasarlo a los embarques”, explicó a Rurales El País el gerente de operaciones de la firma arrocera, Raúl Uraga.

A finales de marzo el arroz uruguayo perdió una licitación para la venta de 60.000 toneladas a Irak, el principal mercado hoy para el producto. Los precios presentados estuvieron por debajo de Brasil (que ganó la puja comercial), Paraguay y Argentina.

Macedo señaló que “el arroz que podía ser exportado generaría espacio” en las plantas, pero eso no ocurrió y con la cantidad que ingresó de la zafra “no hay lugar para seguir produciendo”.

Uraga remarcó que se trata de “paradas transitorias” en ambas plantas: “hablamos en principio de un mes y podría extenderse a dos”, de “seguir el trancazo en las ventas”, pero hay materia prima disponible “para trabajar hasta febrero y esperar la nueva zafra”. Aparte de los envíos al seguro de paro también se programaron “licencias anticipadas”.

Macedo del Foemya aclaró que la medida en Vergara “estaba prevista” y que la situación ideal sería procesar ventas en el mes de párate, para que luego “alcance” la remisión de arroz “para trabajar todo el año”.

El dirigente sindical dijo que Saman emplea a unos 900 trabajadores en total en sus ocho plantas en el país, y repasó que la situación general del sector es “complicada”, fundamentalmente “porque se viene achicando al área plantada de arroz y la cantidad (producida) es insuficiente para mantener todas las plantas”. Agregó que podría haber envíos al seguro de paro en otra planta arrocera.

El gerente de operaciones de Saman sostuvo que “claramente” el problema radica en “un tema de competitividad por el lado de costos”. Esto porque explicó que “el arroz uruguayo es competitivo comparado con otros países productores si miramos los kilos producidos por hectáreas, o por funcionario o por litro de agua usada en el riego, pero cuando le cargamos los costos de producir deja de lucir (en la comparación) y queda en una situación comprometida”.

Según datos de Uruguay XXI, en los primeros tres meses del año las exportaciones de arroz cayeron 23% frente al mismo período del año previo, pasando de US$ 100 millones a unos US$ 77 millones en 2019.