Lechería

Crece el endeudamiento lechero y se corta la cadena de pagos

Preparan Asamblea Abierta de productores en San José.

Tambo en Florida

Pablo Antúnez.

El endeudamiento del agro y especialmente del sector lechero crece, mientras la crisis internacional de precios de los lácteos se extendió más de la cuenta. A marzo de 2016, según cifras del Banco Central, la industria láctea pasó a tener un endeudamiento de US$ 196 millones, cuando en marzo de 2007 el endeudamiento era de US$ 44 millones.

Los tamberos tienen que pagar un nuevo fideicomiso lechero de alrededor de US$ 80 millones, más las deudas a proveedores de insumos y en la cooperativa que es referente en el sector lechero, hace rato que hay varias matrículas en rojo.

Varias gremiales lecheras entienden que los paliativos anunciados por el gobierno semanas atrás, aún no aparecieron; un caso típico es la aprobación del diferimiento de los vencimientos de los créditos contraídos ante el Banco República, así como tampoco está aprobado el crédito especial para la retención de vientres, mirando hacia el futuro, cuando la lechería enfrente mejores vientos.

La situación es desesperante para varios tamberos y así quedó plasmado en la reunión de gremiales lecheras que se cumplió está semana, donde hubo una participación de productores de cuencas como la del norte que llegan a Montevideo en contadas ocasiones.

Por eso, patrocinado por varias instituciones —entre ellas la Federación Rural—, se desarrollará en el Gimnasio del pueblo Capurro, en San José, una Asamblea Abierta de Productores. Será el viernes 19, a partir de las 13.30, contándose incluso con una charla técnica del asesor y productor Ing. Agr. Joaquin Secco (el moderador será Alberto Hernández periodista de Florida).

Varias gremiales se están sumando a la convocatoria, porque los productores apuran. “Hay que tener claro que somos todos una cadena y que se están empezando a cortar los eslabones. Cuando se terminen de cortar todos los eslabones, esto se revienta. No hay que dejar que se llegue a esa instancia”, aseguró ayer a El País Pilar Camy, presidenta de la Asociación Rural de San José.

Camy aseguró que las medidas para la lechería anunciadas por el ministro de Ganadería, Tabaré Aguerre, hace unas semanas, no se han visto y reconoció que tampoco son soluciones de fondo. “Se está matando a un sector que si no se toman medidas drásticas y rápidas, no se sabe cómo van a terminar. El desmantelamiento de la lechería va a ser un hecho si esto sigue como hasta ahora”, dijo tajante la gremialista maragata.

La lechería, según aseguran las gremiales lecheras, el sector está con total iliquidez. “El gobierno tiene que darse cuenta que esta situación no da para más y que si quiere mantener un sector dinamizador de la economía, tiene que realmente ponerse a trabajar en serio en este tema”.

Si bien los tamberos viven con la esperanza de que la coyuntura internacional para los lácteos cambie, también aseguran que “Uruguay tiene altos costos y si no bajan, producir es imposible. El Ejecutivo tiene al Instituto Nacional de la Leche (Inale) como asesor y las medidas tienen que partir de ahí y deben ser de impacto. No se puede esperar más”, advirtió Camy en su diálogo con El País.

Las cifras muestran un sector lechero en decadencia. El refugo de vacas de los tambos está por encima del histórico y va a cerrar, seguramente, con un año récord. Según los datos del Inale, tomando los últimos 12 meses (julio de 2015-junio de 2016) se faenaron 120.325 vacas lecheras. La faena se incrementó 23% (22.275 más vacas en ese año móvil comparado con el anterior).

Las mediciones a junio de 2016 muestran una caída en la remisión de leche de 20% respecto a un año atrás. A su vez, considerando los últimos 12 meses, la remisión está 8,5% por debajo en comparación con igual período anterior. La deuda del agro es de US$ 2.561 millones hasta el primer semestre de 2016.

Rurales EL PAIS