investigación

INIA multiplicará sojas de China para consumo humano

En segundo semestre estarían llegando los materiales-

Soja.

Soja.

Pablo Antúnez

A partir del segundo semestre del año en curso podrían estar llegando a Uruguay las primeras variedades de soja china destinadas al consumo humano para ser multiplicadas y analizar cómo se comportan cuando son plantadas en el país. Este   logro es posible en el marco de un convenio entre el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria y la Academia de Ciencias Agrícolas de China, lo que a futuro le permitirá a Uruguay convertirse en el único país que exporte soja para consumo humano a China.

El presidente del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA), Álvaro Roel, dijo a El País que “el objetivo final es que en el invierno nuestro -en los meses de  junio o julio de 2017-  esos materiales procedentes de China estén llegando a Uruguay  para poderlos sembrar en la próxima zafra del cultivo”. Roel afirmó que las primeras acciones de INIA en 2017 van a estar orientadas para que esto ocurra”.

A su vez, el jerarca adelantó que a nivel institucional, INIA tiene pensado “integrar una misión público-privada, seguramente  a mitad del primer semestre (abril o mayo), de forma de poder asegurar y afinar el proyecto, apoyado en lo que es el relacionamiento internacional y en la Embajada de Uruguay en China. Hay que darle mucho seguimiento a este proyecto”, afirmó Roel.

El convenio entre INIA y la Academia de Ciencias Agrícolas de China se produjo en el marco de la visita del presidente Tabaré Vázquez a China, donde se reunió con el presidente Xi Jinping. En ese marco, Uruguay buscó posicionarse como el proveedor confiable de alimentos que es y también hubo avances importantes en carnes, lácteos, arroz, miel y arándanos. Esta semana, el presidente chino ratificó al presidente  Vázquez, a través de una carta,  que está dispuesto a fortalecer e incrementar los lazos comerciales y de cooperación entre ambos países.

El presidente de INIA, consideró que en el marco del acuerdo citado, “no debería haber limitantes en cuanto al número de materiales a multiplicar. El primer paso que habría que dar sería que las semillas vengan, pero que también lleguen los investigadores chinos a Uruguay y empezar a avanzar en el intercambio”.

Roel explicó también que “como todo programa  de mejoramiento genético, muchas veces se comienza a trabajar con una base de investigación bastante amplia que después se va a afinando”.

En el marco del viaje a China realizado por Vázquez el año pasado, el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Tabáre Aguerre recordó que Uruguay es un país de 3 millones de habitantes pero que produce alimentos para 50 millones y tiene potencial para producir alimentos para 80 millones de personas. Además destacó que la producción se hace respetando el medio ambiente y cuidando los recursos naturales para las futuras generaciones.

La agricultura uruguaya es una de las principales productoras de soja para China -junto con otros países del Mercosur- pero todo ese grano es destinado al consumo animal para generar proteínas. China produce las variedades de soja  para el consumo humano.

Rurales EL PAIS