Ganadería

Mercado ganadero sigue tonificado y con precios al alza

Las recientes lluvias le dan ventajas a los productores al momento de negociar en un año muy complicado.

CARNE

Haciendas. La falta de ganado gordo se acentúa y los precios tendrían más techo para crecer. Foto: AFP

 

Pablo Antúnez.
El precio del ganado gordo sigue firme y al alza, ayudado por la baja oferta. La industria frigorífica intenta acaparar todo el ganado que sale al mercado, hecho que se refleja en entradas cortas que no pasan más de siete días. El ritmo de faena también se mantiene en buenos niveles en un año complicado por el clima que ayudó a acentuar el faltante de haciendas gordas bien terminadas. Todo hace pensar que los precios continuarán tonificándose en los próximos días.
En ese sentido, el presidente de la Asociación Consignatarios de Ganado, Sebastián Blanco, estimó ayer en diálogo con El País que “los precios del ganado gordo pueden llegarse a tonificar más”, principalmente ayudados por la presión que ejercen sobre los frigoríficos las faenas de bovinos bajo el rito Kösher; la industrialización de carne que hacen y supervisan las cuadrillas de rabinos para Israel.
Los equipos de rabinos todavía tienen todo agosto para completar los cupos y se estarían retirando durante los primeros días de septiembre, en un año muy particular donde las faenas se achicaron un mes debido a los cambios que impulso el gran rabinato a los equipos reconocidos para cumplir con el rito. Ese conflicto interno demoró bastante la llegada de los rabinos a los frigoríficos uruguayos y también a las plantas de la región.
“Que el precio del ganado continúe subiendo dependerá de la presión de demanda que se le imprima al negocio. La oferta es limitadísima y se estiró en forma increíble frente a las limitaciones forrajeras y climáticas”, reconoció Gustavo Basso. “Nadie soñaba con estar con faenas altas a esta altura del año y ese es un punto a favor que mostró el productor para poder ingeniárselas en estos momentos de dificultades para poder tener ganado preparado y ofrecérselo a la industria”. Basso reconoció que “incidió mucho el estímulo del precio, pero la industria frigorífica también puso lo suyo para alcanzar estos niveles de faena y la mantención de estos niveles de precios”.

MERCADO.

El novillo gordo sigue cotizando de forma corriente a entre US$ 3,70 y US$ 3,80 por kilo de carne, la vaca gorda vale entre US$ 3,30 y US$ 3,50, con la mayoría de los negocios concretados a US$ 3,36, mientras que la vaquillona gorda se paga entre US$ 3,60 y US$ 3,65 por kilo de carne.

Las recientes lluvias le dan mayor poder negociador a los productores que tienen verdeos en pleno rebrote ayudados por el clima. Esos productores se pondrán un poco más duros al momento de vender. Hasta el pasado mes de julio, la faena de bovinos es 4% mayor a la registrada durante el primer semestre de 2014; se industrializaron 1.273.393 cabezas contra 1.220.712 cabezas, según datos del Instituto Nacional de Carnes (INAC).

Rurales EL PAIS