Ganadería

Ecografías confirman que habrá buena producción de terneros

En el litoral fueron preñeces más caras y en resto del país hay altos índices.

Ganadería. La máquina de producir terneros sigue intacta y el productor intentó preñar la mayor cantidad de vientres posible.

Pablo Antúnez.
Las ecografías para medir las preñeces en el rodeo bovino están mostrando buenos porcentajes. Seguramente se llegue a superar a nivel país el 70,6% que mostró el XIV Taller de Evaluación de los Diagnósticos de Gestación Vacuna 2016 -organizado por INIA Treinta y Tres-, ya que fue un año muy bajo, pero en algunas zonas, principalmente en el litoral, los productores que se descansaron en el paso, ya se están llevando sorpresas.
“En los departamentos de Artigas, Salto y Paysandú, los resultados no fueron tan buenos como más hacia Tacuarembó y Cerro Largo”, adelantó a El País el Dr. Guillermo de Nava, que ya lleva revisados unos 26.000 vientres. El rodeo sintió mucho las lluvias récord en el litoral; algunas categorías, como las vaquillonas de sobre año, lo sintieron más y esos eran los vientres que se servirían en la primavera.
A su vez, el invierno fue largo, con muchas heladas, lo que provocó que en octubre y noviembre la producción de pasturas a nivel de campo natural estuviera por debajo de los niveles del año anterior. La primavera fue tardía y la producción de forraje comenzó a mejorar en enero, pero ahí, ya había parte del partido jugado, por más que los productores se descansaran en esa cantidad de pasto que veían en el campo.
Existen suficientes datos científicos que prueban la influencia de la alimentación sobre la ovulación normal de la vaca. Si se registran variaciones en la alimentación que afecten el metabolismo del animal, la manifestación de celo variará. Si se le alimenta en exceso pueden darse trastornos reproductivos, pero las deficiencias o el bajo nivel de fertilidad, en la ganadería uruguaya se deben a deficiencias en la alimentación, que incluso en algunos casos comienzan en la etapa de recría del animal.
“La vaca tiene memoria”, como dice la investigadora Graciela Quintans, experta de INIA Treinta y Tres y las investigaciones son claras al mostrar que la eficiencia reproductiva de una vaquillona se juega en el primer invierno después del destete.

MAS CARO. El año pasado, los departamentos de Artigas y Salto tuvieron un 74% de preñez sobre 25.955 vientres evaluados en el taller de gestación anual, organizado por INIA Treinta y Tres. Este año, sobre los 26.000 vientres evaluados por el Dr. de Nava y su equipo -el técnico ya no participa con sus datos del Taller de Gestación de INIA-, el porcentaje global es 86%. El año pasado esos mismos rodeos estaban en 89% de preñez global. “Hubo tres puntos por abajo este año y con un mayor uso de tecnología costosa como el destete precoz”, afirmó a El País de Nava.
“No es un porcentaje malo, pero hay muchos rodeos con preñeces caras, porque tuvieron un costo extra al aplicar destete precoz”, aclaró el veterinario. Medidas en kilos de ración por vaca parida, “el año pasado se usaron 19 kilos de ración por vaca y este año se debieron utilizar 23 kilos”, reconoció de Nava, argumentando que en el litoral, la situación no coincide con la de otras regiones del país.
A su vez, en los predios donde se aplica todo un manejo reproductivo controlado se llegó a preñar el 93,2% según los datos proporcionados por el profesional en base a sus estadísticas. En los predios en donde no se aplicó ese manejo controlado se llegó a preñar el 76,2%.
De Nava y su equipo, en enero ya estaba reportando niveles de anestro que eran “iguales o superiores a los del año pasado” en las ecografías registradas durante la mitad del período de entore. Eso advertía que la situación no venía tan bien como muchos productores suponían al ver mucho pasto en el campo y en esos predios, debían tomarse medidas urgente para asegurarse las preñeces y no llevarse sorpresas.
“Lo que supusimos es que la vaca parió en un estado corporal que no era el óptimo y ya le costó recuperarse, en un escenario de invierno complicado y con una primavera tardía. La gente se confió en que las cosas funcionarían y hoy muchos se sorprenden porque los resultados no están dando lo que ellos esperaban”, explicó.

CONTRASTE. En los departamentos del este y principalmente en Rocha, donde el año pasado se registró un 74,3% de preñez, ahora los resultados son muy buenos. “A pesar del desastre que fueron las inundaciones el año pasado, hubo una primavera y un verano excepcional. Fueron pocos los lugares donde los servicios anduvieron alrededor de 60%, pero en el resto hay muchos predios por encima del 90% de preñez”, afirmó el Dr. Emilio Machado, referente para la zona que habitualmente participa en los talleres de diagnóstico de gestación de INIA Treinta y Tres.
Machado confirmó a El País que “fue un año excepcional, tanto en rodeo de cría como en vaquillona. En vaquillonas desde el principio se vio que andarían bien los servicios. Cuando comenzamos con las Inseminaciones a Tiempo Fijo (IATF) en octubre, las vaquillonas ya venían respondiendo bien”, explicó. “Era un año en que no había como errarle a las buenas preñeces”, sostuvo.

NORESTE. A su vez, en el los departamentos del noreste (Cerro Largo y Treinta y Tres) los datos de las ecografías no vienen mal, pero son muy variables. En este sentido, el Dr. Pablo Marinho aseguró a El País que “habrá mejores porcentajes que el año pasado, porque fue muy malo. Con un 72% de promedio en 2016, donde se supere un 10% el diagnóstico al destete se va a sentir”.
Marinho dijo que en su zona se esperaba que 2017 sería un año con muy buenas preñeces, pero “hay mucha variación entre productores y los datos reflejan el manejo nutricional previo que hayan tenido antes los animales, a no ser algún problema de sanidad muy puntual”, afirmó.
Según la visión de este profesional, seguramente se llegue en su zona a un promedio de 75% o 76%, por lo que se estará 5% por encima del resultado del año pasado; Marinho lleva evaluados unos 30.000 vientres y aún le faltan rodeos.
En Cerro Largo y Treinta y Tres, las vaquillonas se preñaron muy bien, pero “el porcentaje de preñez, en muchos casos, no es alto porque el productor intentó preñar todo lo que podía. Metió en el rodeo animales que no se preñarían y eso bajará un poco el porcentaje, pero en líneas generales, las vaquillonas que tenían que preñarse se preñaron”.
A su vez, en vacas de cría, “hay de todo. Hay vacas con preñeces que llaman mucho la atención, porque fueron bajas e inseminaciones que están mostrando muy buenos resultados”, explicó Marinho.
Según su visión, en cuanto al promedio país, se debería cerrar 2017 con 10 o 12 puntos porcentuales por encima de los resultados del año pasado, “pero vamos a cerrar con unos 5 puntos porcentuales por encima”, dijo Marinho.

LAVALLEJA. Por otro lado, en Lavalleja y departamentos vecinos, los resultados de las ecografías “son muy buenos”, afirmó el Dr. Gabriel García Pintos, otro de los referentes. Aún así, el profesional asegura que hay algunas sorpresas, porque “había ganados que estaban con buen estado, pero no se preñaron como se pensaba. Mucha gente dejó de aplicar medidas y se jugó al pasto, ahí vinieron las sorpresas. Comparado con el año pasado va a estar unos puntos por encima”. El año pasado el porcentaje promedio de preñez fue 66%.
A nivel de recomendaciones, García Pintos dijo que hay campos con mucho pasto seco -pasto viejo- que hay que usarlo y para eso “es necesario aporte proteico. Hay que aprovechar ese pasto o con raciones o con los viejos bloques proteicos que funcionan bien. Son productos que tienen una oferta buena y amplia en plaza”, dijo.
En la otra vereda, hay predios que están pelados, son campos donde no se aflojaron las cargas antes de los servicios. “Esos campos ya venían pelados desde el año pasado y están complicados de pasto para este invierno”, afirmó García Pintos lo que obligará a tomar medidas urgente.

Rurales EL PAIS