Expo Prado

El complejo cárnico uruguayo generó más divisas en el ejercicio 2016/17

Las exportaciones generaron US$ 1.865 millones.

Datos. Fernando Gil, Federico Stanham y Jorge Acosta de INAC. Foto: Ariel Colmegna.

El complejo cárnico uruguayo cerró con una generación de divisas récord el ejercicio agrícola 2016/17, con un total de US$ 1.865 millones por la colocación de carne vacuna, menudencias y subproductos de la especie, cifra histórica y que además, marca un crecimiento de 13% respecto al ejercicio agrícola anterior, según los datos divulgadas por el Instituto Nacional de Carnes (INAC). Con este monto se recuperó el 9% de caída en la facturación que se vio en el ejercicio agrícola anterior.

El gerente de información del Instituto Nacional de Carnes, Jorge Acosta, recordó que el crecimiento está explicado por un mayor volumen producido que se volcó a la exportación, pero ese aumento en la generación de divisas no vino de la mano de una valorización de producto, pues el precio promedio de la tonelada se mantuvo en US$ 3.400.

Entre los datos también sorprendió el nivel de faena que alcanzó 2.408.000 cabezas bovinas, lo que significa un crecimiento de 12% respecto al ejercicio agrícola 2015/16 y está marcando un nivel de actividad muy importante, soportado por una demanda de animales y por la posibilidad de exportarlos procesados. La exportación, medida en toneladas peso canal fue de 460.000.

Acosta dijo que el desafío es mantener estos volúmenes de producción y de exportación hacia adelante. “Este mayor valor de la década creció respecto al año anterior a razón de 120.000 hembras y 137.000 novillos, pero la estructura de faena se mantuvo respecto al año pasado, porque las vacas siguieron siendo más en la faena”, explicó el jerarca.

En el ejercicio 2016/17, en los frigoríficos uruguayos se industrializaron 1,2 millones de hembras, valor que sólo fue superado en 2009 y 2010 pero “con condiciones de mercado y climáticas que no eran las actuales”. En ese momento se transitaba por una sequía.

“Parece que se observa un cierto cambio de estructura a nivel de lo que es la producción porque el crecimiento en este caso se da, principalmente, a nivel de vaquillonas. Dentro de esas hembras las vaquillonas crecen 15% y sólo 10% el resto de las hembras de seis dientes o vacas de invernada”, explicó el Gerente de Información del INAC. El crecimiento en la faena de vaquillonas se explica, en parte, por el abasto interno y por el engorde de esta categoría a nivel de los corrales con destino a la cuota cárnica 481 con la Unión Europea.

A nivel de los novillos, ese crecimiento no mostró cambios relevantes, se mantienen por encima del 30% el acumulado de novillos de dentición completa para todo el ejercicio. Ese 33% de novillos tiene oscilaciones durante los diferentes períodos.

En cuanto a los ovinos el ejercicio “cierra por debajo del millón de cabezas faenadas cuando estuvimos cerca de los 2 millones”, explicó Acosta. “Hay una cantidad de elementos que pesan en esta evaluación y respecto al año pasado las 901.616 cabezas crecen respecto a 811.000 del año pasado que era el piso. El crecimiento se dio a nivel de corderos”, explicó el analista.

El mercado chino está teniendo cada vez más peso dentro de las exportaciones de carne, menudencias y subproductos y se proyecta mayor crecimiento de la demanda en esa zona del mundo.

Acosta recordó que en 2010, en el marco de un seminario realizado en la sede de la Cámara Mercantil de Productos del País cuando China recién comenzaba a mostrar su potencial de mercado, Uruguay ya percibía US$ 100 millones por ingresos de productos cárnicos en ese destino y el desafío era ver si se podía triplicar ese volumen. En el ejercicio 2016/17 China fue responsable de la generación de US$ 700 millones.

Rurales EL PAIS