Agricultura

Más obstáculos para soja de EE.UU. en mercado chino

Nuevo requisito estará vigente a partir del 1° de enero.

AFP PHOTO/Yasuyoshi CHIBA – BRAZIL-SOYBEAN-HARVEST

Chicago | La mitad de la soja estadounidense que se exportó a China este año no cumpliría con las normas de Pekín para la entrega de rutina en 2018, según información de los envíos revisada por Reuters, lo que apunta a más obstáculos para un negocio que mueve U$S 14.000 millones al año.

Normas de calidad más estrictas, que entrarán en vigencia el 1 de enero, podrían requerir un procesamiento adicional de las semillas de la oleaginosa de Estados Unidos en los puertos chinos para eliminar impurezas.

En el protocolo figuran varias malezas cuarentenarias que obligan a controlar más las semillas para evitar rechazos de los embarques.

Así, los costos podrían aumentar, reduciendo las ventas al importador de soja más grande del mundo, según agricultores y comerciantes estadounidenses.

La mitad de los 473 barcos de 2017 y la mitad de las 27,5 millones de toneladas de soja estadounidenses exportadas a China este año contenían más de 1% de material extraño, lo que supera un nuevo estándar para entrega rápida, según datos del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) compilados por el agente de granos McDonald Pelz Global Commodities LLC.

“Van a aumentar los costos de enviar soja a China”, dijo Richard Wilkins, agricultor de Delaware y expresidente de la Asociación Americana de Soja. Los productores, a menudo, reciben un precio más alto por vender soja con un 1% o menos de material extraño, conocido como grado 1, porque los importadores pagan la mejor calidad.

Wilkins dijo que con el cambio los compradores chinos recibirán soja de mejor calidad sin tener que pagar un precio mayor. “Básicamente, quieren pagarnos por el grado 2 pero que sea grado 1”, dijo.

China representa aproximadamente dos tercios de las importaciones mundiales de soja o unas 86 millones de toneladas este año hasta noviembre, las que provienen principalmente de Brasil, Estados Unidos y Argentina. El acuerdo para los envíos de Estados Unidos no aplica para los dos países sudamericanos.

Los productores de soja y los exportadores de Estados Unidos temen que el trato perjudique ingresos ya castigados por los bajos precios del cultivo tras cuatro años de excelentes cosechas.

Reducir las impurezas al 1% puede aumentar los costos de los exportadores estadounidenses en 15 centavos por bushel, dijo un analista de ED&F Man Capital Markets, pero deberá cumplir con los nuevos requisitos igual.

Rurales EL PAIS