Secretariado Mundial Angus

Angus uruguayo explotará genómica

INIA aprobó proyecto para financiar la aplicación de la genómica y valorizar reproductores.

 

Pablo Antúnez.
La genética de un reproductor son los terneros que produce y hoy la información genómica le permite al productor buscar y producir animales más rentables.

Uruguay está a un año de contar con Datos de Diferencia Esperada en la Progenie (DEPs) enriquecidos para la raza Angus, como los tienen otros países de elite en la cría. La raza pisará más fuerte en la era de la genómica -como ya lo hizo la Hereford que cuenta con esos DEPs enriquecidos- y en el Banco de ADN de la Estación INIA Las Brujas, ya están las muestras guardadas.

Las evaluaciones genómicas, incluso, posibilitarán comparar poblaciones locales con las extranjeras. El Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA) aprobó un proyecto para poder financiar esos genotipados y poner a Uruguay y su Angus a la vanguardia mundial.

Así lo anunció en el marco del Secretariado Mundial Angus, la investigadora principal en genética y mejoramiento animal del INIA, Olga Ravagnolo, que fue coordinadora del panel de genética, donde también participaron criadores y el experto estadounidense Dan Moser, de Angus Genetics Inc.

¿Qué son los Datos enriquecidos de Diferencia Esperada en la Progenie (DEPs)?. Describen el valor genético para una característica productiva de un animal, así como cada característica de la calidad del contenido se certifica en la etiqueta que describe un producto de calidad. En el caso de los DEPs enriquecidos, se incluye la información genómica (la información del ADN de un animal).

“La ventaja de los DEPs enriquecidos es que podemos lograr mayores precisiones, porque le vamos incluyendo más información, sea porque hay más pesadas del animal, más hijos o mayor genealogía. La información contenida en el ADN también nos brinda mayor capacidad de predicción”, explicó Ravagnolo.

Otra de las ventas es que esta herramienta permite “conocer la composición de cada animal y podemos predecir animales que tal vez no tengan información de pesadas. “A un animal muy joven se le puede sacar el ADN y si hay buenas ecuaciones de predicción tener DEPs con predicciones más aceptables”, agregó la científica. Para el criador aporta mayor presión de selección y permite ir seleccionando animales más jóvenes.
En Uruguay los DEPs genómicos ya se están aplicando en la raza Hereford, en el marco de la Evaluación Genética Panamericana.
“Si un cabañero manda genotipar su animal, esa información queda dentro de la evaluación genética y los DEPs que publicamos ya tienen la evaluación genómica incluida”, agregó la experta de INIA.

NUEVA ERA. Para Ravagnolo y muchos de sus colegas la ganadería está transitando por “la era de la genómica”.
Mirando hacia atrás, primero se comenzaron a realizar las pruebas de comportamiento en las estaciones experimentales, donde se juntaban los animales y se veía cuántos kilos ganaban en un mismo ambiente, durante un determinado período.

A eso le siguieron las evaluaciones genéticas poblacionales que hay hoy, donde se combina información recolectada a nivel de establecimiento con la información genealógica. Ahora, la era de la genómica incluye la información del ADN dentro de esa misma evaluación. “Vamos a tener información de las pesadas o las características que estemos registrando, la genealogía y la genómica”, reconoció Ravagnolo.

Todo eso permite contar con precisiones más altas, seleccionar animales más jóvenes, pero en un futuro tendremos la posibilidad de evaluar características que no podemos medir a nivel de los establecimientos, como lo es la eficiencia de conversión. Tomando la información que viene de las centrales de prueba y sabiendo cómo se comporta el ADN de un animal, se podrá predecir la eficiencia de conversión de alimento a músculo, aunque ese animal no tenga registro.

COSTOS. La evaluación genómica en Uruguay tiene un costo de US$ 50 por animal y los que se genotipan son reproductores que se van a vender.
“Si miramos el costo de la evaluación y se compara con el precio de un toro o una vaquillona, no es un costo tan alto y una vez que tengamos poblaciones de entrenamiento buenas, vamos a lograr un incremento importante en la precisión. A nivel internacional se ha visto que vale la pena genotipar”, contó Ravagnolo.

Las evaluaciones genéticas se basan en la información que se levanta en cada una de las cabañas. “Esa información es la que hace a la calidad de las evaluaciones genéticas y va a ser aún más relevante ante las evaluaciones genómicas”, dijo la investigadora principal en genética y mejoramiento animal de INIA. Por eso consideró que los datos fenotípicos (la expresión del fenotipo en un determinado ambiente), van a ser cada vez más importantes”.

La científica recordó que el paradigma de 10 años atrás, donde “pensábamos que íbamos a tener el ADN y después no teníamos que registrar nada más, ahora sabemos que no es así. Hay que registrar y cada vez son más importantes los DEPs.”, afirmó Ravagnolo.

NOVEDAD. A su vez, el especialista estadounidense Dan Moser, técnico de Angus Genetics Inc, marcó algunos adelantos que se están dando con la evaluación genómica en rodeos Angus de Estados Unidos.

Exhortó a los ganaderos a “usar toda la información junta para buscar los animales más rentables”. Moser planteó distintas herramientas que se están empezando a implementar que no solo son para la selección de reproductores.

Habló de herramientas aplicables a productores comerciales, donde se podía ver la situación de un rodeo o incluso las vaquillonas a seleccionar o usar esa información para tomar decisiones diferenciales para novillos. Esa es una realidad que ya se está viviendo en Estados Unidos a nivel de productores.

Ante una pregunta de la platea, el especialista estadounidense negó que los test genómicos vayan a sustituir a futuro al pedigree de un animal, sino que consideró que “le agregarán mayor exactitud”. Moser dijo que “en la era de la genómica hay que asegurarse que se le está aportando la mayor información a los compradores” y para él, esa es una gran ventaja.