Rurales El Suplemento

Más que genética: Carne con el sello Frigorífico Modelo

Frigorífico Modelo SA ofrece al mercado su carne con marca en el concepto de “brindar herramientas a los clientes”. Los productores clientes de la cabaña obtienen un diferencial en Sarubbi, y Abasto Santa Clara la comercializa con marca.

Pablo D. Mestre.

“Frigorífico Modelo trata de ser más que un proveedor de genética, nuestra meta es siempre innovar para brindar herramientas a los clientes”, afirmó el Ing. Santiago Fernández Abella.
Así, además de la tradicional venta de toros y vientres han instrumentado el convenio ADP Modelo “con sobre precio que pagamos para novillos y vaquillonas con destino a Cuota, que son compradas por ADP”, el Modelo Club, “con la posibilidad para los clientes que usan nuestra genética de vender en un remate especial en “Don Tito”, y la Carne Angus Modelo”.

La idea, aseguró, “es fidelizar a los clientes que ya tenemos y atraer nuevos”. Y cuantificó el potencial de “unos 40 mil terneros que nacen por año en Uruguay con genética de Frigorífico Modelo.

¿Cómo surge carne Angus Modelo?
“La gente busca, cada día más, carne buena y Angus le da esa garantía”, aseguró Jorge López. El director de Abasto “Santa Clara” considera que la carne Angus “es certificada con garantía de la raza y tiene un nicho muy bueno que encaja en el concepto de carne premium”.

Fue en ese contexto que Pablo Camilo Valdez, director de Valdez y Cía., “amigo común que está siempre con la chispa prendida, nos tiró la idea y nos gustó a ambos”, recuerdan López y Fernández.

El director de “Santa Clara” confesó que se sorprendió con la repercusión que ha tenido la carne Angus y ahora con este Plus Angus del Modelo. “En Santa Clara vendíamos carne de feed lot, pero esta es básicamente de campo, “de la última Gran Estancia del mundo”, aportó Santiago Fernández Abella.

Según López “probamos con la carne Angus y fue explosiva la venta. Me llamó la atención, en el nicho de carne con marca, lo que a la gente le garantiza Angus. Ahora con Angus del Modelo es una doble garantía”. Y agregó: “no soy de campo, pero he escuchado hablar mucho del Angus del Modelo, entonces ante la invitación de “Tongo” vi la posibilidad de hacer algo que beneficie a los dos, me pareció buena cosa hacer una sinergia con ellos”.

En ese sentido Santiago Fernández sostuvo que “estamos todos en la misma dirección y de ahí la sinergia fuerte: se alinean Santa Clara con un producto diferencial y con la seriedad de la empresa, Modelo aportando la parte genética y ganados para obtener ese buen producto y a su vez los beneficiados son los clientes que obtienen en frigorífico Sarubbi un beneficio extra por su ganado”.

Porque la operativa es que todos los clientes de Frigorífico Modelo, envíen su ganado Angus con genética de la cabaña a faena en Sarubbi, recibiendo un precio diferencial. Luego, Santa Clara la procesa, la etiqueta y la vuelca al mercado con marca.

Y no es casualidad el frigorífico: “nos recibieron con los brazos abiertos, don Juan (Sarubbi) me abrió mucho las puertas hace tiempo”, asegura Jorge López; en tanto para Santiago Fernández “es mi segunda casa por cuanto trabajé muchos años allí”.

Carne Angus del Modelo tiene 7 cortes: bife angosto, bife ancho, colita de cuadril, bife de vacío, pulpón, entraña y picanha, y se venderá al mismo precio que cualquier otro corte Angus, hasta que se imponga más en el mercado. Los puntos de venta, además de los que tiene Santa Clara, “pensamos en algún restaurante que tenga carne Angus del Modelo en exclusividad, lo mismo que alguna boutique de carne”, informaron.

Está certificado por Carne Angus del Uruguay (Causa), “que le da el aval de la garantía de calidad de la raza, en cuanto a conformación, terminación de grasa y dentición”.

Jorge López de joven tras el mostrador con su padre y hoy en el “Museo” de Santa Clara que recuerda la primera carnicería de don Genaro

Santa Clara: historia de 34 años en la carne.

El 11 de junio hará 34 años que Jorge López decidió darle forma a un emprendimiento de reparto de carnes fundando “Santa Clara”. Corría el año 1985 cuando, como distribuidor independiente de carnes, tenía tres clientes: “la de mi padre, don Genaro, la de un tío y la mía”. Tres años después, en el año 88, queda como distribuidor de Frigorífico Carrasco, “en la época de Oyenard que me ofrece la distribución de una parte de Canelones, la costa especialmente”. Recuerda que “empezamos tímidamente en una carnicería en Pando en época de los cortes de exportación de los frigoríficos y tuvimos la suerte de tener asado”. Sus primeros clientes estaban en Salinas, Parque del Plata, Atlántida, en la época que aparecía con asado en verano hace más de tres décadas en la costa “y me abrazaban”.

Ya en el año 1992 toma la representación exclusiva del Carrasco. En el año 1996 lo compra José Costa (“Seci”) y “ahí crecí mucho por el hecho que me daba mucha mercadería, además de Inaler”.
Ahí se dio el primer crecimiento.

Cuando apareció el envasado al vacío fue otro crecimiento. “Tratamos de ir siempre leyendo el mercado, vimos se podía mandar carne madurada y tenerla fresca a disposición de los clientes en fechas clave, como en la víspera del primero de mayo cuando hay que contar con muchos cortes para brasas; lo mismo víspera de las fiestas, eso nos hizo ir creciendo”. Hoy, a más de tres décadas reconoce que “tuvimos la suerte de encontrarnos con frigorífico Carrasco, después el Cater Group (frigoríficos Carrasco, Las Moras y Elbio Pérez) nos dio mucho crecimiento y luego Marfrig también”.

Tras ese inicio en la costa de Canelones y Montevideo, llegó a Maldonado y hoy la distribución de Santa Clara es en casi todo el país. “Los supermercados nos han ido llevando a todos los departamentos donde tengan las cadenas los atendemos”. Pero además de las cadenas de supermercados, están posicionados en distribuidores o clientes importantes, tanto en carnicerías, como expendios en todo el país.

En el año 2002, época de la Aftosa, Santa Clara accedió “con buena carne a un precio razonable para el mercado interno” al rubro gastronómico. “El principal cliente fue García, después La Perdiz y luego tímidamente fuimos creciendo”, aseguró López.

Dijo que en Uruguay se empezó a comer carne de feed lot muy buena que estaba yéndose para otro lado. “Después que la gente probó eso, no quiso volver para atrás y quedó. Lo mismo pasó con el asado de calidad”.

Ahí, reconoce, empezó a mejorar la calidad de la carne en el mercado interno. “La gente empezó a conocer, consumir y exigir mejor carne”. Y, si bien el mercado de las carnes con marca no es muy grande, “cada vez tiene más adeptos, asociado al concepto de calidad”.

Jorge López dijo que antes “el concepto carne estaba básicamente asociado a colita de cuadril y asado, ahora se abre el abanico”.

Modificó toda la cadena del campo al plato. “Cambió el concepto del carnicero, que antes manejaba un novillo pesado de 6 u 8 dientes, mientras hoy se vende vaquillona porque da la garantía que es joven y tierna, además del color de la carne y de la grasa”. Porque asegura que “el 90% de la carne que se consume en el mercado interno es de vaquillona”.

Y el carnicero la pide, porque cada día más el consumidor se la exige.

“En el país de la carne, donde todos somos técnicos de fútbol y carniceros, la gente es exigente con la carne”, reconoce. Y asegura que hace tiempo se terminó el mito de la carne excedente de exportación, “hoy eso no existe, tenemos en el mercado la mejor calidad de carne”.

Hace cinco años, ya con Santa Clara trabajando con varios frigoríficos, resolvió hacer una planta propia nueva, “queríamos tener una marca propia que nos identificara con ese nicho de calidad”.
Así surge “Brasas”. De esa necesidad de una marca propia, “con un producto porcionado, que muchas veces los frigoríficos no lo pueden hacer”. Para ello “hicimos una sala especial de porcionado donde se procesan específicamente los productos premium marca Brasas, 3 o 4 cortes solo de feed lot.

Y ahora carne Angus Modelo.