Rurales El Suplemento

Opinión de Martín Aguirre: la locomotora del país espera definiciones

En esta elección se procesará un cambio generacional histórico en las jerarquías políticas.

Martín Aguirre |

Ya no hay discusiones. Es más, parece absurdo que alguna vez las haya habido. El sector agroindustrial, es la única locomotora de crecimiento genuino que tiene el país. Y si algo faltaba para dejarlo en claro, es ver el impacto del anuncio de la nueva planta de UPM, y cómo muchos que no hace tanto relativizaban la importancia del sector en la economía, lo festejaron más que el penal de Abreu en Sudáfrica.

El problema es que la locomotora está parada. O a media máquina en el mejor de los casos. Los motivos están bien claros. Costos desproporcionadamente altos, sobre todo cuando se los compara con los de nuestros competidores directos. Parece insólito que un sector como el arrocero, que es tiene los mejores índices de productividad del mundo, pierda plata en Uruguay. Problemas con la mano de obra, escasa y poco preparada para los tiempos que corren. Un esquema tributario que no favorece a la inversión nacional genuina. Pero, sobre todo, muchos años de una postura filosófica en los sectores de poder, que ve al agro con desconfianza y le cuesta entender su lógica.

En esta elección se procesará un cambio generacional histórico en las jerarquías políticas. Gane quien gane, una nueva generación llegará al poder. Y por eso, es clave entender su visión del sector, y su postura ante los desafíos que enfrenta. Esta serie de entrevistas, es un nuevo esfuerzo de El País por romper barreras, y acercar a los tomadores de decisiones a las inquietudes que desvelan a la única locomotora económica nacional.