Remates

Victorica vendió Genética a la Carta de “La Santina” en US$ 14.016 promedio

En la cabaña de la familia Dalla Mora, el máximo fue US$ 18.600 por el 50% de una vaquillona que compraron criadores de Argentina y México, elevando su precio a US$ 37.200. Operaron varias cabañas nacionales y del exterior.

 Pablo D. Mestre
Quién dijo que todo está perdido…? Yo vengo a ofrecer mi corazón… La icónica canción de Fito Páez se adapta para resumir lo que fue la jornada de ayer en La Santina. Es que, la cabaña de la familia Dalla Mora ofreció realmente el corazón de su genética que les ha dado tantas satisfacciones en su ya clásica “Genética a la Carta”.

En una tarde donde lo único gris fue el cielo, se realizó una brillante venta de Angus, bajo la conducción de Ignacio Victorica Sáenz. Fue destacada en la dispersión total, en los precios, pero también en la composición de la demanda, pues provino de diversas cabañas de Uruguay, pero también de Argentina, de México y hasta de Europa.

La atracción surgió desde antes de bajarse el primer martillazo pues toda la oferta contaba con pre oferta, lo que refleja la demanda que sigue generando esta actividad de La Santina.

El mayor destaque fue para una vaquillona: “Napolitana”, hija de Napoleón en la multipremiada Kika, que fuera Campeona Ternera el año pasado en la Expo Durazno. Por ella, que está preñada de Charlo, tras varios piques se pagaron US$ 18.600 (el 50%), con lo cual cotizó en US$ 37.200, siendo adquirida por una sociedad integrada por Juan García, cabaña Don Abraham, de Argentina y la cabaña mexicana Rancho 3F.

Otro destaque fue para una ternera, (La Santina Serrucho 93-796, adquirida el 100% en US$ 17.280, por una sociedad de cabañas uruguayas: Los Tapiales, San Gregorio, El Yunque y Mario Fernández.

También sobresalió una vaquillona joven (Euro en la madre de Kika, con ternera Charlo), vendida el 50% en US$ 7.200, (14.400 el total), adquirida por Frigorífico Modelo y Armentano e hijos.

Las 10 hembras hicieron promedio de US$ 14.016, con el mencionado máximo de US$ 18.600 (el 50%) y mínimo de US$ 3.240 (50%). También se vendió el 50% de un toro, a elegir entre dos hijos de Napoleón, en US$ 9.600, compró Daniel Cassano de Argentina.

Por todo eso, resuena la música de Fito: “… yo vengo a ofrecer mi corazón…”.