Región

Argentina: el campo rechazó el nuevo cepo y espera por una promesa de Fernández

El jefe de Estado propuso una “mesa de trabajo” y aseguró que si en 10 a 15 días se estabiliza el precio no tiene inconveniente en autorizar una apertura del restante volumen ahora limitado

REUTERS/Marcos Brindicci

La Nación (GDA) | La Mesa de Enlace le expresó al presidente Alberto Fernández su disconformidad con que solo se reabran, a los niveles del año pasado, el 50% de las ventas de carne al exterior. Vale recordar que hasta el fin de semana pasado el gobierno tuvo cerradas las exportaciones, salvo para las cuotas que tiene el país, como la Hilton y 481 de carne a Europa y a Estados Unidos.

Así lo expresaron los dirigentes del campo al salir del encuentro con el jefe de Estado donde se anunció la suspensión de la exportación de siete cortes y la cuotificación. Según lo dispuesto por el gobierno, se podrá exportar hasta el 50% del volumen mensual promedio exportado en 2020. La medida rige hasta el 31 de agosto próximo y podría ser prorrogada.

“El volumen exportable podrá ampliarse en función de la evolución de los precios, producción y abastecimiento del mercado interno”, se precisó.

Además, hasta fin de año no se podrán colocar en el exterior media res, cuartos con huesos y siete cortes (asado, falda, matambre, tapa de asado, cuadrada, paleta y vacío). En rigor, es poco lo que de cortes parrilleros se exportaba. China, que venía comprando el 75% de la carne, se la llevaba de una vaca casi de descarte.

“Le dijimos que no estamos de acuerdo, que queríamos el 100% (de las exportaciones)”, señaló a La Nación Jorge Chemes, presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA).

Según señaló el ruralista, el jefe de Estado propuso una “mesa de trabajo” y aseguró que si en 10 a 15 días se estabiliza el precio no tiene inconveniente en autorizar una apertura del restante volumen ahora limitado.

“Creo que no es poca cosa que diga esto”, señaló el presidente de CRA respecto de esta propuesta del mandatario. “Lo vi convencido de que quiere restaurar las exportaciones en forma urgente”, apuntó Chemes. En rigor, el dirigente precisó que el jefe de Estado manifestó que necesita las exportaciones del sector.

Fuentes oficiales dijeron a La Nación que el jefe de Estado remarcó que está en contra de frenar las exportaciones “como medida permanente”. Agregó que lo decidido se trata de una medida “temporal, coyuntural”. Esto va en línea con lo expresado por Chemes.

Por otra parte, el gobierno anunció que se trabajará en un plan ganadero para la actividad. Matías Kulfas, ministro de Desarrollo Productivo, señaló que se busca pasar del nivel actual de 3,2 millones de toneladas de carne por año a 5 millones para que haya más carne para el mercado interno y la exportación.

Si bien trascendieron trazos generales de ese programa en los últimos días, esto se abordará en una mesa de trabajo con las entidades del sector. En este sentido, por decreto se pondrá que se trabajará en el programa en los próximos 30 días.

Chemes señaló a la prensa tras el encuentro que con señales de “seguridad y confianza” a los productores se podría ayudar para un salto productivo, acompañado de medidas de desgravaciones impositivas para producir más kilos.

“No es una buen señal para el sector”, dijo Carlos Iannizzotto, presidente de Coninagro, tras el anuncio del nuevo cepo a las exportaciones. Agregó que si se busca aumentar la producción “no hay que restringir”.

Más reacciones. Por su parte, Nicolás Pino, presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), indicó que fueron al encuentro sabiendo lo que iban a escuchar. “Fue una reunión larga y amable pero fuimos a recibir un paquete con el moño puesto, sin posibilidad de cambiar el regalo. Le reclamamos al Presidente que nunca fuimos invitados a las reuniones donde se tomaron las decisiones”, dijo.

En coincidencia, Carlos Achetoni, presidente de la Federación Agraria Argentina (FAA), describió a la reunión dentro de un marco de cordialidad, a la vez que se lamentó que se haya perdido tanto tiempo. Asimismo, no descartó una medida de fuerza por parte de las entidades ruralistas.

Para Achetoni, los anuncios no dejan conformes al sector porque no fue consensuado con la Mesa de Enlace. “Esperábamos que se abran en su totalidad y esta apertura de un 50% de la exportación no es lo que uno pretendía. Nos queda hacer todo el trabajo para lograr que en el menor tiempo posible se abra la exportación, se le de certidumbre al productor primario y se logre la estabilización de un mercado que es demandante”, indicó.

En este sentido, como se dijo el Presidente se mostró predispuesto para trabajar en conjunto con las entidades del agro y los invitó “a subirse a la mesa y ser los generadores del plan ganadero a 30 días”.

“Nos dijo que le presentemos un plan ganadero que genere que se pueda exportar sin afectar el mercado interno y que no tenía problema en levantar la medida de inmediato. Nos indicó que él más que nosotros necesita exportar para generar divisas, pero que ahora no se puede hacer de otra manera cuando está afectado el consumo argentino”, dijo Pino.

“Le explicamos que el sector podía mejorar y aumentar la producción pero que el productor ganadero necesita tiempo y previsibilidad, no se pueden ver los resultados en el corto plazo. Podemos meter kilos a la hacienda pero debe ser un camino virtuoso, donde al ganadero le sirva poner 120 kilos más a cada animal”, añadió.

En este contexto, el jefe de Estado les planteó que estaba preocupado por la suba que tuvo la carne en el último tiempo y por las maniobras especulativas de algunos exportadores no tradicionales que, aprovechando el boom de China, terminaban afectando el precio local, por lo que que no le quedó otra opción de aplicar esta restricción a la exportación.

“Combatamos a esos 40 exportadores pícaros pero no cerremos el mercado exterior porque al final quienes pagamos los platos rotos somos nosotros”, indicó el dirigente de la Rural.

En este sentido, el titular de FAA explicó que es poco lo que los productores pueden hacer con el precio en el mercado interno. “Debemos destrabar con mayor celeridad esta situación que es innecesaria y corregir el precio interno de la carne. Pero pedimos que se muestren todas las cartas arriba de la mesa, que estén todos los sectores y que ahí analicemos si está la posibilidad de hacer algún esfuerzo y quién lo puede hacer, porque hasta ahora lo que vemos con esta modalidad es que el esfuerzo grande lo va a llevar el sector productivo que va a tener una reducción del precio de la hacienda en pie”, señaló.