Región

Alivio en Argentina: tras las lluvias, prevén mayores cosechas de soja y de maíz

Las proyecciones actuales de la entidad rosarina quedaron por encima de los 48 y de los 47,50 millones de toneladas para la soja y para el maíz

LA NACIÓN (GDA) | En su informe mensual de estimaciones agrícolas, la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) aseguró que a partir de las lluvias de la semana pasada las expectativas productivas dieron un giro positivo para la cosecha gruesa 2020/2021 en la Argentina.

“El fantasma del desastre productivo de 2018 queda detrás y ahora se estiman 49 millones de toneladas de soja y 48,50 millones de toneladas de maíz, 2 y 2,5 millones de toneladas más que un mes atrás, respectivamente”, dijo la entidad.

Las proyecciones actuales de la entidad rosarina quedaron por encima de los 48 y de los 47,50 millones de toneladas estimados anteayer para la soja y para el maíz por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos. También superan los 46 millones de toneladas previstos para ambos cultivos por la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

En el extenso análisis específico de la soja, la BCR indicó que la actual es la primera estimación realizada en función de la condición del cultivo en el campo. “Las oportunas lluvias de fines de enero desbarataron los efectos de una gran ola de calor y pusieron punto final a una sequía que venía condicionado al cultivo desde sus inicios en la franja central del país. Las buenas a muy buenas condiciones de la soja de primera y de segunda permiten estimar un rinde promedio nacional de 29,2 quintales por hectárea, esto es casi un quintal más que el promedio nacional de los últimos 8 años, cuando hasta hace un mes se proyectaban rindes por debajo de la media”, se detalló en el reporte, donde se añadió que de los 17,3 millones de hectáreas estimadas en enero se alcanzaron a implantar 17,2 millones.

Según los técnicos de la Bolsa, el inesperado caudal de las lluvias de fines de enero y de principios de febrero le dio un vuelco a la campaña de soja: “La franja central dejó atrás la falta de agua y ahora con excelentes reservas en los suelos el cultivo atraviesa sus etapas críticas sin limitantes ni estrés. El impacto ha sido contundente en el cambio de la condición del cultivo en Santa Fe, Córdoba, Entre Ríos y en el norte de Buenos Aires. Y aparte, se afirmaron las buenas condiciones de crecimiento en el norte de Argentina”.

En la valoración de los rindes, la entidad destacó que Santa Fe encabeza las expectativas, con la previsión de un promedio de 34 quintales por hectárea.

Como últimos datos alentadores para la soja, el reporte advierte que son numerosos los lotes que este año se sembraron más tarde y que, en las actuales condiciones, ahora tienen más chances productivas. “También se destaca las excelentes posibilidades que tiene la soja de segunda, algo que resultaba impensable hace un mes atrás, cuando los cuadros perdían plantas por la falta de agua”, se prevé.

En cuanto al maíz, la BCR elevó su previsión del rinde promedio de 75,5 a 79,6 quintales por hectárea en el nivel nacional, incremento que sustenta la actual proyección de 48,50 millones de toneladas, un volumen que aún resulta inferior al récord de 51,50 millones registrado en los dos años precedentes.