Opinión

Se viene un año más esperanzador

Con perspectivas de controlar la pandemia, para el próximo año se prevé una recuperación de los mercados más afectados en 2020, como también un año de mayor oferta de ganado, niveles de faena y producción de carne.

Martín Olaverry.

Martín Olaverry | Valor Agregado – Rurales El País. 

A pocos días del cierre del año, China se vuelve a consolidar como el mayor comprador de carne vacuna uruguaya con unas 210 mil toneladas, un volumen que implica una caída del 27,9% en comparación con igual periodo del año pasado. La facturación por ventas a China bajó un 28,9% y las generales un 13,6%, versus el 2019, con ingresos por US$ 854,8 millones y US$ 1.469 millones, respectivamente.

Pese a las dificultades de este año, el precio promedio de la tonelada de carne bovina comercializada al mundo presentó una leve caída del 1,6%, con una posición final de US$ 3.787 por tonelada peso carcasa, frente a los US$ 3.888 que se lograron en el año anterior.

En cuanto al procesamiento industrial, de acuerdo a los datos del Instituto Nacional de Carnes (INAC), se observa una caída en la faena del 10,7% frente a 2019, de todos modos el año en curso cerrará con una faena cercana a las 2 millones de cabezas; culminada la semana pasada se ubicaba en algo más de 1,9 millones. Hemos tenido una actividad mayor en los segundos seis meses del año, lo que permitió acortar distancias frente a 2019 que llegó a ubicarse en un 20%.

Ha sido un año sumamente complejo, el primer trimestre estuvo marcado por la cancelación y renegociación de exportaciones a China, además de dificultades logísticas. Luego la pandemia impactó directamente en Europa, un mercado tradicional para los cortes de alto valor. A la situación del exterior se sumó la problemática del clima con escasez de lluvias que contribuyó en la baja del precio del ganado gordo y la reposición. El control de la pandemia, a partir de la vacunación, traería al mercado estabilidad y recuperación de los compradores más afectados.

En lo interno, para el 2021 el INAC proyecta una faena de 2,25 millones de cabezas y 2,35 millones para 2022.

Al mismo tiempo, la industria ha manifestado su preocupación por las consecuencias que genera enfrentar en una planta casos de coronavirus y las dificultades que ocasiona, sobretodo, con la operativa hacia China. Algún frigorífico podría adelantar la licencia algunos días y frenar las actividades para esperar que pase el pico de contagio del virus. Para febrero, la multinacional brasileña Athena Foods anunció la reapertura de Frigorífico Canelones, una planta que ha permanecido cerrada a lo largo del año.

El precio del ganado gordo continúa firme y con tendencia al alza. Los operadores consultados aseguran que enero puede ser un mes en donde la referencia se afirme más aún, debido a la escasez de oferta. “Hay plantas que están dando fecha para las primeras semanas de enero”, explicó un consignatario. Dependiendo de los compromisos de las plantas frigoríficas, el valor del novillo ronda entre US$ 3,15 y US$ 3,22 el kilo al gancho, mientras que la vaca pesada entre US$ 3,05 y US$ 3,07 a la carne. “El mercado viene bastante entonado”, agregó.

Por su parte, la operativa de venta de ganado para el campo presenta una mayor fluidez y se ve reflejado en los porcentajes de colocación. El ternero se posiciona en el eje US$ 1.90 por kilo, con empresas exportadoras de ganado en pie que han comenzando a participar en las compras previendo tener un año 2021 más activo que el actual. La vaquillona también está buscada y se maneja la posibilidad de cerrar nuevos negocios a China de mayor volumen por vientres de razas carniceras. La vaca de invernada es una categoría demandada y se coloca en el eje de U$S 1.30.

Hoy en la región el ganado más caro está en Argentina, donde el novillo se ubica en U$S 3,40 en cuarta balanza. Mientras que la tendencia es bajista para Brasil y Paraguay, con un valor de US$ 3,22 y US$ 2,70, respectivamente.