Publicidad

El vecindario retorna a la normalidad

En los últimos días se dieron dos noticias que parece que harán que el mercado internacional de la carne vacuna tienda hacia una situación más normal, al menos con algunos jugadores claves de América del Sur con mejores condiciones de acceso

Rafael Tardáguila
Rafael Tardáguila

En los últimos días se dieron dos noticias que parece que harán que el mercado internacional de la carne vacuna tienda hacia una situación más normal, al menos con algunos jugadores claves de América del Sur con mejores condiciones de acceso. El 15 de diciembre la Aduana de China dio la noticia más esperada para los exportadores brasileños -y los paraguayos- al volver a habilitar el ingreso de carne fresca brasileña en las mismas condiciones en que accedía previo a la suspensión el 4 de setiembre: carne desosada proveniente de animales de menos de 30 meses. Con ello, en 2022 Brasil va a volver a tener a China como principal destino de este producto, seguramente cerca de la mitad del volumen embarcado.

Además, China comunicó que también podrá ingresar la carne que haya sido producida entre el 4 de setiembre y el 15 de diciembre, siempre que cumpla con las condiciones exigidas. De esta manera, no habrá ningún tipo de inconveniente con la fecha de producción. Todo lo que haya sido producido en plantas habilitadas para el mercado chino, cuente con la certificación correspondiente y sea de animales de menos de 30 meses, podrá ser embarcado desosado para China. La diferencia no es menor. La empresa que haya optado por guardar el producto en cámara en lugar de comercializarlo a otros destinos a precios más bajos, logrará jugosas diferencias, ya que el ganado lo compró a precios de un mercado “sin China”, pero podrá colocar ese producto en el mercado chino. El valor medio de exportación de Brasil en noviembre fue US$/t 800 menor que el de agosto, previo a la suspensión de China.

Por su parte, la industria paraguaya también festeja. Al no tener relaciones comerciales con China, la salida de Brasil de su principal destino incrementó la competencia con la carne paraguaya en donde esta se hace más fuerte, Chile y Rusia, presionando a la baja sus precios de exportación.

El otro hecho destacado de los últimos días se dio en Argentina en la reunión entre el ministro de Agricultura, Julián Domínguez, con representantes de la cadena cárnica. Allí, el jerarca anticipó una flexibilización en el cepo a la exportación de carne vacuna a cambio de que se garanticen 20 mil toneladas a “precios cuidados” para las fiestas de fin de año. Se quitará el límite de exportación que era 50% del volumen embarcado durante el segundo semestre de 2020 y solo quedarán vetados de ser exportados los siete cortes “populares” de los animales de categorías A, B y C, que son los de mejor calidad. En cambio, los animales de peor calidad, básicamente las vacas y toros manufactura, no tendrán limitaciones en sus ventas al exterior, ni siquiera la de los cortes denominados populares. Estos son el asado, la tapa de asado, el matambre, la paleta, la falda, la cuadrada y el vacío.

Por más que todavía no se publicó la resolución en el Diario Oficial, los exportadores argentinos están confiados de que en 2022 podrán trabajar de forma mucho más fluida de lo que lo han hecho en el año en curso. El gobierno argentino precisa dólares casi que de forma desesperada y para ello debe tener un sector agropecuario lo más pujante posible. Después, eventualmente, llegará el momento, más cerca de las elecciones, de tomar nuevamente medidas de corte populista de manera de intentar ganar votos con el discurso demagogo de estar “cuidando la mesa de los argentinos”. En las elecciones de medio término de este año la jugada no les salió bien.

En base a los anuncios de liberación, el analista argentino Víctor Tonelli estimó un aumento en las exportaciones de carne vacuna en 2022 de 11% al entorno de las 790 mil toneladas peso res.

Por lo tanto, la expectativa es que los dos vecinos de la región dejen atrás las situaciones que restringieron sus ventas al exterior de carne vacuna en el segundo semestre del año que está cerrando y puedan participar de forma más activa y fluida, con una mayor oferta, en el mercado internacional.

Ambas situaciones en el vecindario favorecieron a los exportadores uruguayos. Uno por motivos sanitarios, otro político, vieron resentidas sus posibilidades de venta. Uruguay, en la medida de sus posibilidades -es imposible suplir los volúmenes de ninguno de los dos países- logró colocar en el mercado internacional un volumen récord de carne vacuna a un valor medio también récord. Es más que factible que estos récords se hubieran dado igual, dado que el contexto en el mercado internacional era muy favorable. Pero quedan pocas dudas en cuanto a que el vecindario colaboró para elevar algo más esos números, tanto en cuanto al volumen como al valor medio.

En 2022 ninguno de los dos factores estará allí para apuntalar las ventas al exterior. De todas maneras, eso no vuelve sombrío el panorama.

La demanda internacional seguirá siendo intensa, fundamentalmente desde el lado de China, pero también desde Estados Unidos, los dos principales destinos de la carne vacuna uruguaya.

Al cierre del año, las expectativas son de un mercado con precios que deberían ser más que interesantes para la tonelada exportada de carne vacuna y, como se sabe, este valor tiene una altísima correlación con el precio que se paga por la hacienda enviada a frigorífico. Pero, con mayor oferta de los vecinos, es posible que los picos de este año no se logren el próximo.

Luego de una muy buena cosecha de cultivos de invierno, los cultivos de verano están en vilo por la falta de agua. La Niña complicó el partido, aunque parece que ahora abrió la canilla.
Esperando las lluvias de estas horas, los novillos cotizan en torno a US$ 4,40 y las vacas en US$ 4,15. La soja pasó los US$ 500 y hay creciente demanda desde el exterior por todas las finuras de lana, que registran suba de valores.
"Es un hecho que este plan del Ministerio de Agricultura argentino va a fallar; no tiene en cuenta el principal aspecto que define la inversión en el sector, algo obviamente indispensable para salir del letargo productivo de los últimos 40 años
Las exportaciones de bienes del Uruguay marcaron un récord histórico en 2021, por el aumento reciente en los precios y la acumulación de capacidades de producción que viene de hace años. Los agronegocios responden por 75% del monto total. El mayor ingreso dinamiza la economía y el desafío es seguir avanzando
"Todos los años enfrentamos desafíos. Más bien todos los días: el desafío de pensar qué sacamos en el diario de mañana; el desafío de tener noticias interesantes en el portal, para la toma de decisiones y para mantenerlos informados...”
“En el fútbol, es más difícil ganar cuando ya ganaste. Es más complicado salir campeón después de haber salido campeón. El 2021 marcó un gran año para la agricultura y la forestación. Ahora, ¿qué pasará en 2022? ¿Los desafíos son más grandes?
En el 2021 los precios continuaron con la inercia del 2020, la soja comenzó el 2021 en US$ 486 por tonelada con máximos de US$ 612, el maíz empezó en US$ 191, con máximos de US$ 289, y el trigo inició en US$ 236 con máximos de US$ 310, y la colza para encuadrar a US$ 730. En esta recta final del 2021 parecería que no podemos esperar ninguna sorpresa hasta el informe de enero del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA), en donde se actualizará la información de oferta y demanda mundial de alimentos. Parece la misma película del 2021 y de muchos años atrás. Los “enero”, no cabe duda, vienen con sorpresas y más un verano donde las lluvias marcan su ausencia.
“Esperemos que el clima acompañe, que no falten las lluvias y que la demanda del exterior se mantenga. Además, que todos los uruguayos nos demos cuenta de la importancia de tirar juntos para el mismo lado en beneficio del país...”
En las actuales condiciones, parece probable que el valor medio del novillo en 2022 se ubique por encima de los US$ 4,00, siempre que el mundo no se despatarre con alguna nueva variante de la pandemia, o surja algún otro cisne negro que, por definición, son casi imposibles de anticipar
El dato del PBI del tercer trimestre muestra que la economía alcanzó los niveles pre pandemia. Al empuje del agro, la industria y la construcción, se suman ahora el comercio y los servicios. Mantener la situación sanitaria y avanzar en la apertura comercial, son algunos de los puntos clave para seguir creciendo
Se nota un MGAP más cerca del productor, más cerca de los veterinarios de campo, recibiendo las críticas, los elogios y dando siempre la cara, buscando cooperar para mejorar la sanidad desde la primera línea.
Desde Rurales El País aportamos más de mil páginas en el año, dedicadas exclusivamente al sector más influyente de la economía nacional. Incluyendo los 52 suplementos con 676 páginas de domingo. Eso refleja la importancia del sector

Publicidad