Publicidad

Cielo despejado para un sector que no se detiene

Pablo Mestre
Pablo D. Mestre.

No se puede negar que el momento es de los mejores que se recuerden en los últimos tiempos en el sector agropecuario. Lo reflejan las cifras en la actividad que se quiera analizar. Y no sólo por los valores, sino también por lo que es el estado de ánimo de los integrantes de todos los eslabones de la cadena agroexportadora que tanto significa para el país todo.

No son novedad los más de 5 dólares que se pagan por los novillos gordos, cifra ya totalmente aceptada como normal. También en la reposición, las cotizaciones de los ganados reflejan este momento “soñado”. Vale mencionar que en el reciente remate de Plaza Rural, todas las categorías hicieron promedios récord para el consorcio, con destaque para los US$ 2,93 por los casi 7.000 terneros vendidos. Categoría que hace pocos días llegó a hacer el histórico promedio de US$ 3 en un remate de Pantalla Uruguay.

No sólo es el ganado. Acaba de finalizar una Expo Activa récord organizada por la Asociación Rural de Soriano, que reunió a más de 40.000 personas en su predio de la ruta 2, donde 350 empresas expusieron más de 700 marcas, además de una completa muestra dinámica.

No menos exitosa fue la inauguración de la cosecha de arroz en Río Branco, en el marco de los 75 años de la Asociación de Cultivadores de Arroz. Cerca de 165.000 hectáreas sembradas en las zonas este, centro y norte del país, dinamizan una cadena agroindustrial intensiva que tendrá la segunda mayor cosecha en volumen de la historia.

No se puede dejar de mencionar que, pese a la guerra en Ucrania, es imponente la demanda y los valores que se pagan por todos los rubros que produce Uruguay.

No es novedad, a esta altura, que el gobierno le sigue dando suma importancia al sector. Lo demuestra la participación del presidente Luis Lacalle Pou y varios de sus ministros y jerarcas en cada actividad agropecuaria, donde se siente cómodo y respaldado.

Por todo eso, pese a los nubarrones que se ven en Europa, acá, el cielo está despejado, para un sector que no frena.

Se agrava la sequía y las consecuencias serán profundas en todas las producciones. El litoral ha tenido más suerte, aunque con lluvias muy desparejas. La falta de agua le mueve el piso a las cadenas productivas y lo sentirá toda la economía.
El principal factor que impactó de forma negativa sobre los precios internacionales de la carne vacuna el año pasado fue la política de cero Covid en China. Eso quedó de lado, por lo que es lógico pensar que haya una evolución positiva del mercado en los próximos meses
Llama la atención que en estas horas se hable por todos lados de una situación que comenzó hace meses. Es como que recién ahora “la seca llegó a Montevideo…”
La economía china promete reactivarse este año, aunque todavía plantea incógnitas. Es un asunto clave para los agronegocios, en especial para el sector cárnico. Mientras, se siguen esperando lluvias más generalizadas. Si no hay más oferta, el efecto de una mayor demanda será acotado
Según José María Rodríguez, “se ven cambios en el patrón meteorológico, porque empieza a llegar más humedad a la región que dejará lluvias de mayor frecuencia y acumulados en febrero y marzo
En el presente artículo comentaremos los incentivos tributarios por inversiones en Uruguay, específicamente para el sector agropecuario y relacionadas con el “agua”, frente a esta situación particular de sequía que atraviesa el país. Los mismos son diferentes, dependiendo si se trata de un contribuyente de IRAE o IMEBA.
El 2023 será un año más exigente para los agronegocios y no solo por la sequía. Uruguay quedó con costos altos en 2022 y no será fácil revertirlo. Pero avanzar más despacio no es retroceder.
A partir de que China recompuso su producción de carne de cerdo tras superar la epidemia de peste porcina africana, los precios de esta proteína bajaron de forma drástica y llamó la atención que no lo hicieran los de la carne vacuna. La Ruta de la Seda, que está permitiendo la llegada de carne importada a zonas alejadas de la costa china, jugó un papel preponderante para sostener el precio del producto que se importa fundamentalmente desde América del Sur.
Las ventas de bienes al exterior marcaron un récord impactante y el desafío es mantener el impulso. No será fácil: el escenario externo está cambiando y los precios bajaron. Por esto, también tienen que bajar los costos, dentro y fuera de los establecimientos.
El segundo semestre de este año fue complicado para la ganadería, aunque terminó dando sorpresas positivas en la agricultura. Si el clima acompaña, estos agronegocios seguirán aportando a la economía.
El escenario económico global y local se muestra más restrictivo en el cierre del año, pero los establecimientos agropecuarios, en general, han acumulado fortalezas para seguir adelante. Ahora tienen que ayudar el clima y la conducción económica.
En los próximos años los cambios en el uso del suelo seguramente mantendrán la tendencia de los anteriores; con la segunda planta de celulosa de UPM, lo lógico sería que se dé un crecimiento adicional de la superficie destinada a la forestación, aunque no debería ser muy significativo

Publicidad

Publicidad