Lechería

Ya analizan el remate de la planta de Pili

El Banco República (BROU) y la sindicatura de Pili ya analizan el posible remate de la moderna planta de la cerrada empresa láctea sanducera.

Foto: Danilo Barboza

Ocurre que si bien una empresa mexicana se interesó por las instalaciones, no hizo ninguna oferta concreta. La subasta se realizaría en la primera mitad de este año, según supo El País. En noviembre pasado se tuvo que declarar desierto un llamado a inversores porque no hubo interesados.

La planta comenzó a funcionar en 2017 y es de origen danés. Está siendo vigilada pero no mantenida porque no está produciendo. Según supo El País, fue ofrecida a todas las empresas lácteas uruguayas y a varias del exterior pero el mal momento de la lechería hace difícil que suscite interés. Fuentes al tanto del proceso consideraron que sería “una lástima” que las instalaciones fueran vendidas como chatarra.

Cuando dejó la actividad industrial, Pili le debía al BROU US$ 42 millones. Durante todo el año pasado, sus accionistas buscaron soluciones a su comprometida situación financiera pero no lograron revertir los efectos de la pérdida del mercado venezolano en el que la empresa colocaba la mayor parte de su producción.

En febrero o marzo saldrán a remate unas 1.000 hectáreas en Paysandú, divididas en tres padrones del campo “La Armonía” que pertenecía a Pili y, en este caso, el producido que eventualmente se obtenga se destinaría al pago de las obligaciones que Pili tenía con el Banco Itaú, el BBVA y el BROU. El ganado ya está siendo vendido.

Los 40 pequeños tamberos de Salto y Paysandú que remitían a Pili están enviando leche a la planta en Cardona (Soriano) de la multinacional Lactalis. El productor Gerardo de Souza explicó que están obteniendo algo menos de lo que recibían cuando remitían a la planta sanducera debido a que los fletes son más costosos y merman sus ganancias.