Publicidad

Una familia de artistas en la cría de Angus

Cabaña El Refugio, Mejor Cabaña Puro Controlado Angus del año

IMG-8368.jpg

Junto con su Sra. Soledad y su hijo Nicolás, Jorge Barboza selecciona Angus con hincapié en las madres.

-¿Cómo surge El Refugio?

-Teníamos un proceso de trabajo en Angus desde el 2004, pero en el 2010 nació la cabaña porque fue cuando seleccioné, me quedé con las madres, empecé a trabajar con madres SA y me propuse el mejoramiento genético en serio sin ir a pista.

-¿Cuál es el origen?

-Me basé en dos pilares para el mejoramiento por madres: Bayucuá y El Yunque. Me gustaba mucho por cómo trabajan las hembras. En todos los procesos que he tomado en la vida, me gusta la escalera, subir de a escalones, despacio. Entonces trabajé en mejoramiento de madre y trabajé en S.A. La idea era seleccionar habilidad materna, evaluación de ubre, cómo se comporta la madre. A raíz de la base de las madres SA, logré el PC. Paralelamente iba un proyecto de mejoramiento genético en Pedigree, también con donantes con Bayucuá y El Yunque. Hace 5 años, que ya está la cabaña armada acá en San Antonio, Canelones. Hice el núcleo de vacas madres PI y SA y me animé a dar el paso a las exposiciones. En todo ese proceso, tuve la ayuda fundamental de Santiago Dutra, que me asesora en la incorporación de la genética.

-¿En pedigree?

-En PI, fui directo a esas dos cabañas (Bayucuá y El Yunque), compré vaquillonas de punta e hice un plan de embriones. Fui directo al mejoramiento de PI ya con el avance tecnológico que te permite adelantar una década.

-¿Qué es lo que busca?

-Tenemos un rodeo de frame moderado. Hago mucho hincapié en las vacas, a las madres le doy prioridad: facilidad de parto, buena lechera y rusticidad. Retengo a las hembras. Este año hice una innovación, con una venta online, que la vamos a dejar como institucionalizada, en abril, El Refugio hace una venta online y saca una selección de su plantel: 10 terneras, 10 vaquillonas y 10 toritos de año y medio. Con Zambrano.

-¿Cómo está integrada la cabaña?

-Es una empresa familiar, está mi señora Soledad y mi hijo Nicolás. Soledad es artista plástica, Nicolás fotógrafo y tengo otro hijo, Agustín, que ahora vino de paseo. Está en Harvard, haciendo un doctorado. Hacemos todo en familia.

-¿Qué premios han logrado?

-En Florida, sacamos el Lote Campeón y Reservado campeón. La mejor hembra y la reservada mejor hembra individual. En Flores, Lote Campeón dos años seguidos. Y en Durazno, el primer reconocimiento en Pedigree, la tercera mejor ternera.

-¿Qué le significa el premio?

-Es un estímulo. Confirma que el camino es el correcto, y lo que busca la raza en Uruguay. Cuando uno va a una Expo, está expuesto a que los jurados elijan lo mejor. Y ganar es decir es por acá. Confirma que el camino que estamos llevando es el correcto.

Pablo D. Mestre es editor de Rurales. Ingresó a EL PAÍS en el año 1981. Primero desempeñó tareas en el Departamento de Corrección y luego, desde el año 1992, pasó a integrar la Sección Rurales donde fue periodista, productor comercial y hoy se desempeña como Editor. Además, fue fundador y Director de La Vanguardia Melense, trisemanario que se publicó en el departamento de Cerro Largo durante una década. Es también socio director de Mesol Comunicaciones, empresa que lleva adelante, en sociedad con el diario, el Portal Rurales El País y diversas actividades en el sector agropecuario. Es también codirector del programa #HablemosdeAgro que se emite los domingos en Canal 10.
La resolución fue comunicada este 21 de mayo a las 18:01 en la cuenta de X oficial del Ministerio de Economía. Comunicados de Marfrig y Minerva establecen que la operación, por unos US$ 140 millones, no está cerrada y que recurrirán el fallo. Además, que no afecta el negocio global que incluye la compra de plantas en Brasil, Argentina y Chile.

Publicidad

Publicidad