Ganadería / Ovinos

Nuevo Compartimento para ovinos

En San José, “Santa Leopoldina”, de Tedesco en asociación con el frigorífico Las Piedras.


Hijo de Mirna Sorondo. (*)

Una buena noticia para el mercado local. Tras las dos experiencias en el SUL y en un predio del INC, está todo listo para el funcionamiento de un tercer Compartimento ovino.

Se trata de otro emprendimiento particular, de la familia Tedesco, en el departamento de San José: “Santa Leopoldina”, ubicado a 125 km. de Montevideo. Ya pasó por todas las etapas para ser habilitado. Se presentaron ante la Dirección General de Servicios Ganaderos, del MGAP y lograron el acuerdo con frigorífico Las Piedras.

Cumpliendo con lo que desde sus inicios estaba programado, en una especie de “segunda fase”, de promocionar un cierto número de compartimentos cuando se abriera EEUU, hubiera posibilidades comerciales y poder cumplir con la demanda, este nuevo compartimento se suma al del SUL y también al de Ruta 6 y 56, campo del Instituto Nacional de Colonización, con la Sociedad Rural de Reboledo y la Juventud Agraria.

“Este compartimento, realizó la solicitud a fines de noviembre del año pasado, consiguió una industria que lo apoye y están viendo la operativa”, afirmó el Dr. Jorge Bonino Morlán.

Esto apunta a tener, en base a una integración público privada, animales que son todos trazados, que se analiza la sangre para ver si están en presencia de anticuerpos de fiebre aftosa y con una sanidad correcta y que beneficie el bienestar animal, así como el manejo y la alimentación y producir una carne de alta calidad para explorar el mercado de EEUU., cosa que ya se ha hecho con buenas perspectivas.
Según Bonino, es muy importante este otro emprendimiento pues ya serían tres funcionando y además se suma otra industria y eso hace que la figura se siga expandiendo y haya buenas expectativas de trabajar en conjunto y se puedan conseguir buenos precios para el país en primer lugar, para la producción ovina, el sector agropecuario y los productores. “Esto fortalece a la cadena”, dijo.

El especialista aseguró que “con las señales claras, no tengo dudas que el productor uruguayo, en una especie que se caracteriza por su ciclo reproductivo corto, por la presencia de gestaciones múltiples y velocidad de crecimiento importante, se puede aumentar la productividad sin tener por qué aumentar el número de ovejas”.

Equipo. I. Tedesco, J. Bonino, G. Travieso y A. Tedesco en el predio.

Todo listo. Santa Leopoldina se ha cumplido todas las etapas, fue visitado por los técnicos del MGAP. Ya están ingresados los corderos y ahora hay que cumplir los tiempos mínimos que tienen que estar adentro, producir el cordero de calidad y que la industria muestre el interés, y fijar una faena para proceder.

La reglamentación establece 30 días sin presencia de vacunos, que ya se cumplió ampliamente, y un mínimo de 40 días en este predio totalmente aislado con medidas de bioseguridad, donde es muy importante el acceso restringido de personas y de animales rumiantes, con medidas de mucha higiene y alta bioseguridad con registro de todo lo que se lleva a cabo.

El predio es de en torno a 300 hás, está actualmente con 1.000 corderos con muy buena alimentación y pasturas. “Y en la medida que vayan saliendo potencialmente pueden producir de 2.000 a 3.000 corderos. Siempre depende de los precios que se logren, porque todo esto se puede complementar con suplementaciones adecuadas”, dijo el Dr. Bonino Morlán.

Antecedentes. El Compartimento surge, a partir de la aftosa, cuando “en el SUL lo vimos como una salida”. La primera repercusión fue que Brasil, pese a ser libre con vacunación como Uruguay, abrió el ingreso de carne ovina con hueso, tras una gestión del SUL con el MGAP, “que le dio un gran respiro al productor que tenía los mercados cerrados”. A partir de ahí, durante 13 años se fue creando esta figura del compartimento, conversando en la OIE con los distintos técnicos referentes, hasta que fue aceptada y se le dio un impulso en los últimos 4 o 5 años “con gran gestión de parte del ex Ministro Aguerre y el Dr. Muzio, que continúa la actual dirección del MGAP, lo que llevó a la aprobación de la OIE”.

Eso motivó que se habilitara el mercado de EEUU, en septiembre del año pasado, luego de cumplir todos los procedimientos y el frigorífico San Jacinto ya hizo dos exportaciones de dos containers cada uno, en cortes y entero, con hueso y además con el método Kosher para explorar el mercado que está muy bien provisto por carnes australianas y neocelandesas. “El producto está visto con buenos ojos y se está trabajando un mercado muy importante lo que ameritó a que otras industrias también hagan inversiones”, dijo Bonino.

Bovinos. Esta figura, netamente sanitaria, basada más que nada en trazabilidad, exámenes complementarios y en medidas de alta bioseguridad, se creó fundamentalmente pensando en semen, pero también puede ser para embriones y quizás el día de mañana se utilizará con animales en pie.

La Sociedad Criadores de Hereford comenzó la operativa, pero “está abierto para cualquier otra sociedad de criadores que quiera trabajar, buscando un arreglo comercial como lo hizo Hereford que ya cuenta con material habilitado desde el punto de vista sanitario para ingresar”, dijo el Dr. Jorge Bonino.

Ahora se está procediendo a cumplir con la etapa política y después vendrá la instancia económica “que creo está descontada que se hace por la calidad y reconocimiento de la genética uruguaya”.

(*) Homenaje de EL PAÍS a las madres en su día. Artículo de Pablo D. Mestre.

 

Rurales EL PAIS