Ganadería

Hereford, una raza que demuestra vigencia mundial

En la Expo Nacional se realizó el Foro “ventajas de la raza para el productor comercial”, con participación de Fernando Alfonso, Alejandro Costa, Daniel De Mattos, Marcelo Secco y Manuel Soarez de Lima. 

Foto: Manuela García Pintos

Manuela García Pintos

Cada vez está más presente que la producción ganadera hoy debe girar en torno a lo que buscan los mercados, es decir, a lo que quieren sus consumidores. Un aspecto que toma cada vez más color es la ética en la producción. Quienes toman hoy la decisión pertenecen a una generación diferente, más nueva, y están muy basados en temas éticos, como cuidado de medio ambiente y el bienestar animal. Uruguay tiene ventajas inmensas en lo que refiere a huella ambiental, y la institucionalidad agropecuaria se encarga de demostrarlo. En ese sentido, Uruguay tiene el juego a su favor.

La ganadería en Uruguay ha ido evolucionando. En los últimos 10 años, estuvimos centrados en Europa, en la búsqueda de animales pesados, de buena carcasas para que den cortes finos. Hoy, por el contrario, la vedette es China, un mercado que valoriza mucho otros cortes como, por ejemplo, el garrón. Salimos de una visión centrada en Europa, con un novillo de 240 kilos y una vaca más liviana de lo que se pretende y hoy se pasa a tener un mercado más centrado en Asia.

Así, Uruguay sigue teniendo dos ventajas importantes para diferenciar: una, como se dijo anteriormente, es su bondad con el medioambiente y las garantías de bienestar animal; otra es su producción en base a razas británicas, un diferencial que permite estar un paso adelante de otras ganaderías como la australiana, que utiliza razas no británicas.

Estos fueron algunos de los conceptos que se manejaron en el Foro Hereford, realizado en el marco de la Expo Nacional organizado por la Sociedad de Criadores de Hereford del Uruguay (SCHU), el pasado viernes en las instalaciones del local Campanero, de la Sociedad Agropecuaria de Lavalleja, en Minas.

Para la ocasión la consigna fue demostrar las ventajas que la raza tiene para el criador comercial. Fue a través de la presencia del Lic. Fernando Alfonso, presidente de la Sociedad Criadores de Hereford; el Ing. Agr. PhD Juan Manuel Soares de Lima, investigador del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA); el Dr. Alejandro Costa, directivo de la Sociedad Criadores de Hereford; el Ing. Agr. PhD Daniel De Mattos, asesor del directorio de frigorífico BPU NH Foods; y el Dr. Marcelo Secco director de Marfrig Group, que se expusieron, desde la posición de cada uno, los principales argumentos.

Mediante la presencia de un productor, un investigador y de dos industriales se presentaron las ventajas que tiene la raza Hereford para ofrecerle a los productores comerciales.

Foto: Marcos Francia

A su vez, la SCHU buscó instalar concepto de integración en la cadena. Es decir, mostrar a la Hereford como una institución que brinda información a los productores, al igual que lo hace el INIA, pero con la visión de la industria y la demanda dos patas claves para la producción.

“Nosotros estamos contribuyendo a eso: a tener presente qué es lo que quieren los mercados para, a partir de ello, nosotros producir en base a lo que quieren y no al revés. Tiene que ser siempre pensando en lo que quiere el consumidor”, expresó a Rurales El País Fernando Alfonso, presidente de la Sociedad de Criadores de Hereford del Uruguay.

Alfonso destinó sus minutos del Foro, principalmente, para agradecer el fuerte compromiso que tuvieron las cabañas participantes, dado que la actividad debió suspenderse, por temas sanitarios, dos veces (en mayo de 2020 y en mayo de 2021).

A pesar de ello, aseguró que es una de las muestras Hereford más grandes que ha visto, “y por eso el agradecimiento”.

Daniel De Mattos

Foto: Marcos Francia

El Ing. Agr. PhD Daniel De Mattos, asesor del directorio de frigorífico BPU NH Foods, expuso que la ganadería en Uruguay ha ido evolucionando, porque salimos de una visión centrada en Europa, con un novillo de 240 kilos y una vaca más liviana de lo que se pretende, y hoy pasamos a tener un mercado más centrado en Asia, como China.

“Lamentablemente no hemos explorado dos muy grandes mercados, Japón y Corea, los que mejor pagan el producto por una limitante de acceso de 40% de tarifa. Eso nos está frenando”, señaló. En ese sentido, explicó que Uruguay no solo ha perdido ventajas frente a competidores, porque los demás llegaron antes sino porque en los últimos dos años se han perdido ventajas de acceso arancelario “y lo vamos a seguir haciendo a no ser que demos una vuelta de timón”.

Sobre el mercado asiático resaltó algunas ventajas y oportunidades. Por un lado, que valoriza cortes secundarios, como el garrón. Por el otro, Uruguay continúa produciendo en base a razas británicas y eso es un diferencial frente a algunos competidores, como Australia. En tanto, mencionó que pertenecemos a un circuito comercial que tiene cuotas.

“Asia permite salir de ese círculo vicioso y apuntar a la previsibilidad de los sistemas”, indicó. Sobre Japón, aseguró que es uno de los países con mayor peso per cápita del mundo y que está dispuesto a pagar muy bien los alimentos. Tiene sólo dos proveedores de carne de importancia (Australia y Estados Unidos) y está ávido por encontrar otras fuentes y “la región está llamada a ser un actor importante”.

Otro de los temas que trató De Mattos fue la venta de carne Hereford en el mercado interno, en grandes superficies de venta. Afirmó que hoy está consolidada puesto que hay un mercado dispuesto a pagar por un corte más gourmet con mayor diferenciación. “Por consistencia se quiere pagar más porque siempre se encuentra la misma calidad”.

Marcelo Secco

Foto: Marcos Francia

Mediante su participación virtual, el Dr. Marcelo Secco, director de Marfrig Group, explicó que afortunadamente la demanda para Uruguay no es el desafío, sino que lo es cómo seguimos obteniendo una demanda valorizada que permita seguir teniendo valor.

“El ejercicio no tiene problema de colocación, de flujos de demanda. Sí tiene el desafío de valorar desde el punto de vista de condiciones intrínsecas y de la oportunidad de acceso”, sostuvo. A propósito, mencionó que en China y en Japón hay restricciones y condiciones que limitan la capacidad de agregado de valor sin entrar en elementos intrínsecos. “Estamos en un país ganadero con un techo muy alto en materia de producción, mucho más alto en la colocación”.

En tanto, aseguró que toda Asia tiene una oportunidad de crecimiento muy importante, y que Uruguay está en fases muy primarias. “A veces, más importante que el precio del producto, es la oportunidad de como Uruguay integra valor en toda la red. Lo principal es seguir trabajando en la adaptación del producto y del sistema”, afirmó. En ese sentido, dijo que se ha avanzado mucho, por ejemplo, en el peso carcasa. “Año a año ha venido evolucionando a pesar de los vaivenes climáticos. La primera señal es saber usar la información. Tener el feedback permanente entre industria y productor. para adaptar su tipo de sistema al biotipo que trabaja. Las señales están más que claras desde el punto de vista de la estructuración del producto”, agregó.

Sobre la raza, reivindicó que es la base madre. “Nadie puede desconocer la historia, el trabajo y el peso específico de la raza. Es la base madre muy sólida. Ha venido actualizándose”, señaló.

Hizo referencia a que Hereford ha venido transitando y mejorando la base del rodeo con un manejo inteligente del manejo del rodeo. “La evolución más perfecta de la raza es el criterio de mejorar y adaptarse a los desafíos del Uruguay”.

Alejandro Costa

Foto: Marcos Francia

El Dr. Alejandro Costa, directivo de la Sociedad Criadores de Hereford, explicó que el MH es un programa que consiste en un servicio de la Sociedad de Criadores de Hereford básicamente enfocado al criador comercial de mejora continua de su ganado de se busca producir más eficiente. “Hereford tiene distintos programas. Varía según los ciclos de precios”, dijo.

“Los procesos de mejora son acumulativos. Es un proceso de mejora continua donde los resultados, según el objetivo, se pueden ver a mediano plazo o corto plazo. Hay cosas importantes con la entrada del extensionista a los predios. Los orientan más allá de sellar el animal. Es un proceso de ganar-ganar. A la sociedad le sirve tener procesos de mejora continua”, señaló.

El mejoramiento genético es algo así como el 95% del resultado final, pero el problema es la comunicación. En ese sentido, Costa informó que se está trabajando con herramientas más potentes desde el punto de vista de la comunicación. “Estamos trabajando para que el mensaje llegue al productor. Es un desafío difícil”, explicó.

A su vez, hizo referencia al gran compromiso que la sociedad tiene con la ciencia: “Somos la raza que más investiga y que más productos genera”. Valoró que es la única raza que tiene dos índices y la única raza que estudia la eficiencia de conversión.

“Estudiamos la producción de gases de efecto invernadero. Estamos adecuando la parte de producción más tendiente a la demanda. Hasta ahora lo hacíamos para la oferta, para los productores”, señaló.

Finalmente, como la consigna de la raza es “fuertes en cualquier ambiente”, mencionó tres ejemplos de buen manejo en superficies de basalto.

Juan Manuel Soares de Lima

Foto: Marcos Francia

El Ing. Agr. PhD Juan Manuel Soares de Lima, investigador del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA), informó que su principal área de trabajo ha sido la investigación y el impacto de las tecnologías en los sistemas de producción y la evaluación productiva y económica que eso conlleva.

“Creo que es algo muy relevante. Lo veo como tener un auto con un buen motor. Podemos andar despacio, no precisar pero está ahí para cuando lo necesitemos para sacarle todo el potencial. La genética es algo acumulativo. Realmente el impacto que tiene que se da en todos los aspectos características como las reproductivas son más complicadas de llevar adelante, pero hay un montón de características directamente evaluables y el impacto se ve a corto plazo”, valoró el especialista.

En tanto, informó que con el INIA existe una relación de mejoramiento genético desde hace muchos años. Los sistemas de cría son bastante más complejos que otros más lineales (como la recría e invernada). “Se habla de un sistema que produce terneros, pero la vaca no es un producto de descarte, sino un producto principal. Realmente algunas cosas dependen de otras, pero hay cosas matemáticas. La tasa de preñez en un sistema de cría determina cuánto voy a producir de terneros y cuánto de vacas. Las que fallan se descartan, si tengo una tasa de preñez determinan. Es matemática pura”, afirmó.

Por último, aseguró que Uruguay es un país con un valor de vaca relativamente alto. El ternero vale tres veces más que una vaca. “No nos podemos dar el lujo de que la vaca falle. Acá la relación es muy reducida. El ternero se ha valorizado y es negocio tener terneros. Entre el 55% y el 65% de los kilos producidos son vacas; el ingreso anda más o menos en el 50%. La vaca pesa y pesa mucho. Se le da la importancia”, concluyó.