Ganadería

El “Malla Oro” del día después

La agropecuaria será quien lidere la fila en la recuperación de la economía uruguaya tras la pandemia y sus consecuencias.


Pablo D. Mestre

A esta altura, todos los habitantes de Uruguay saben con certeza quién lleva la clásica “Malla Oro” en esta Semana Santa 2020.

“Hoy gravar al capital, es amputar la posibilidad de los que nos van a hacer fuerza a la salida de la crisis. Por eso no lo vamos a hacer”, aseguró el presidente Luis Lacalle Pou hace pocas horas. Y se imaginó el día después a esta crisis provocada por el Covid-19, haciendo una comparación con una competencia de ciclismo, “al “Malla Oro” hay que estimular a que pedalee más rápido, va a hacer la inversión, va a dar trabajo y desde el gobierno debemos ocuparnos de los rezagados. El apoyo del Estado tiene que volcarse hacia los rezagados, algunos que ya venían con vulnerabilidad y sacarle el lastre al que va a pedalear al que va a traccionar la economía”, afirmó el primer mandatario.

Todos interpretaron que será el sector agropecuario en su totalidad sin dudas el que tendrá la malla de líder, cinchando del pelotón en busca de la tan ansiada meta.

Y ya lo está demostrando.

Además de la solidaridad voluntaria de los eslabones del negocio pecuario que este martes anunciará en Torre Ejecutiva la donación de unos US$ 100 millones para el Fondo Coronavirus, y que se sumarán a otros aportes que realizarán los productores agrícolas y forestales, además de gran cantidad de colaboraciones en todo el país, el campo no para y será ese motor que traccionará la salida.

Claro ejemplo de ello es la cifra alentadora de las exportaciones de carne cerrado el tercer mes del año, que superan a los números registrados en los dos primeros meses.
Hacia China, principal mercado con el 41% de las exportaciones de carne, Uruguay exportó 17.495 toneladas peso embarque, lo que implica un crecimiento de 70% respecto al piso de febrero. Y en valores, luego de perder 21% entre diciembre y febrero, en marzo se mantuvo en el eje de US$/Ton 4.700 para el congelado desosado, levemente por encima de febrero, según datos dados a conocer por Fax Carne.

Pero, además, se apreció la revitalización del mercado ruso con un crecimiento en volúmenes de más del 400% frente a igual trimestre del año pasado.

Entonces, el mercado internacional hace ser optimistas. El valor del índice medio de exportaciones, está en el primer trimestre en 500 dólares por encima del primer trimestre del año pasado, prácticamente a US$ 4.100 la tonelada, contra 3.550 del año pasado. Son valores históricamente buenos, si bien están por debajo de la muy buena referencia del 2019.

Más allá de lo convulsionado que está el mundo por la pandemia del Covid-19, con economías frágiles y palabras que causan tanta preocupación como el mismo virus, el diferencial de producir alimentos confiables y que garantizan la seguridad alimentaria a través de la trazabilidad en el 100% del rodeo uruguayo, hacen que se vea la luz al final del túnel.

Eso se refleja en el mercado de reposición de estos días. En las ventas de las distintas Pantallas los valores se han mantenido y hasta superado, considerando los de igual fecha del año pasado. Especialmente las categorías jóvenes, esos negocios más largos que hacen ver a los productores con confianza el futuro.

Y, como relación directa, es de esperar que, si se confirma la tonificación de los negocios en volumen y en valores de exportación, también haya corrección en los precios del ganado gordo y la reposición en el corto tiempo.

Esta pandemia irá pasando y, como está sucediendo en China, quizás en poco tiempo toda la demanda volverá a reactivarse. Seguramente dejará deudas y problemas económicos, pero se espera para los próximos meses un panorama alentador con demanda recuperada.

Esta vez Uruguay tuvo la posibilidad de “mirar la carrera con el diario del lunes”. Y la reactivación de los mercados hará que acá, seguramente, sea menor el tiempo de recesión.

Porque el faltante mundial de carnes sigue estando y es desde esta parte del mundo de donde saldrá para alimentar a todos. El Coronavirus pone una situación coyuntural compleja, pero ya se ve en China, donde empezó esto, que, tras la curva, se retoma la operativa con recuperación de la demanda.

Por eso, en este fin de Semana Santa, se puede volver a entonar esa letra que, más o menos, sabemos prácticamente todos los uruguayos desde chicos y que se hace eco en esta época del año:

“Desde un extremo al otro de la Patria.

El pueblo vibra en un clamor triunfal.

Al desfilar la airosa caravana.

Que forman los campeones del pedal.

Una canción de acento jubiloso.

Que habla de frente con ardor y rectitud.

Hasta la gloria del mejor, claro ideal.

Que premia el corazón de la juventud”.

Y ahora, con todos los lectores silbando esa tonada inconfundible de la Marcha de la Vuelta Ciclista del Uruguay, no es necesario agregar más.

Porque, en Uruguay ya todos sabemos quién es el que lleva la “Malla Oro”.