Ganadería

EE.UU. y UE acordaron cupo de 35.000 toneladas

De carne bovina sin hormonas y aún deberá ser refrendado.

Ganado en corrales de engorde. Foto: AFP.

La Comisión Europea anunció que llegó a un acuerdo con Estados Unidos para la creación de una cuota de importación de carne vacuna estadounidense libre de hormonas. Según publicó ayer Eurocarne, el comisario europeo Phil Hogan dijo que “la Comisión Europea abordó un tema muy importante con un socio comercial importante con el que mantenemos conversaciones comerciales más amplias”.

La cuota surgió en el marco de las disputas por el cupo 481, contingente de carne de alta calidad vigente entre ambos países, pero donde también están incursionando terceros abastecedores, entre ellos Uruguay. Estados Unidos había reclamado para sí la cuota 481 que nació en el litigio de la carne con hormonas entre las dos potencias económicas. Durante décadas el viejo continente bloqueó la carne vacuna procedente de Estados Unidos y éste bloqueó varios de los productos exportados por la Unión Europea. En compensación a ese bloqueo y tras un acuerdo, nació un cupo cárnico que a Uruguay le permitió mejorar todo el proceso productivo y donde sólo los últimos 100 días previos a la faena se termina el animal en base a una dieta a granos.

Hogan consideró que con este paso, “la Unión Europea reafirma su compromiso para llevar a cabo una nueva fase en la relación con los Estados Unidos, on line con el acuerdo alcanzado entre los presidentes Juncker y Trump en julio de 2018. También quiero reiterar que el acuerdo no cambiara el volumen, la calidad o la seguridad general de la carne importada en la Unión Europea, que seguirá cumpliendo con los altos estándares europeos”.

El acuerdo permitirá la importación de una cuota de carne vacuna sin hormonas de la que a EE.UU. le corresponden 35.000 toneladas, divididas en un período de 7 años y la cantidad restante quedará disponible para otros exportadores.

Tras esto, la Comisión Europea presentará propuestas legales para que el Consejo autorice su firma y celebre el acuerdo con los Estados Unidos en los próximos meses, después de obtener el consentimiento del Parlamento Europeo.

Escuche a Tomás Friedman: