Ganadería

Compartimento para exportar los terneros

Herramienta para los negocios en pie hacia Brasil

Mercado. Irían a las nuevas zonas libres de aftosa de Brasil no podrán entrar los bovinos vacunados.

Pablo Antúnez

El compartimento de alta bioseguridad, puede jugar un rol importante, a futuro, en la exportación de bovinos en pie hacia Brasil e incluso de genética, sea a este y otros mercados con status sanitario diferente al de Uruguay.

A esta herramienta avalada por el Código Zoosanitario de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), a través del trabajo mancomunado entre el sector público y el privado, Uruguay la supo adaptar a la especie ovina y destrabó el ingreso de carne con hueso en Estados Unidos.

A partir del cambio de status en varios estados en Brasil, a las nuevas zonas libres de aftosa sin vacunación de ese país, no podrán ingresar bovinos que alguna vez en su vida hayan sido vacunados contra la enfermedad. A partir de ese cambio de status, que se anuncia hoy en el marco de la 88a. Sesión General de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), a futuro el mayor uso de esta alternativa es clave.

Uruguay “podría usar el compartimento de alta bioseguridad en el caso de exportación en pie de bovinos que nunca fueron vacunados”, explicó a El País el Dr. Jorge Bonino Morlán, delegado del sector privado ante la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) por más de 30 años. El posible uso de esta alternativa siempre está presente, pero debe ser acordada entre las autoridades sanitarias de ambos países cuando aparezca la posibilidad de negocios de exportación en pie.

Uruguay ya propuso el uso de esa herramienta para avanzar en la exportación de genética a países con un status sanitario distinto.

“Desde su creación, el compartimento de alta bioseguridad es una figura que se pensó y ejecutó para la venta de genética bovina. Se hicieron las gestiones en la OIE ante autoridades de Unión Europea y éstas lo aprobaron, faltan las gestiones políticas. La misma oferta se le hizo a otros países (Canadá, por ejemplo)”, explicó Bonino, fuerte impulsor de esta alternativa.

Los últimos focos de fiebre aftosa en Sudamérica fueron en 2001 y desde entonces, no volvió a aparecer la enfermedad. Sin embargo, hay países que siguen usando la fiebre aftosa como una barrera comercial no arancelaria.

Espera. Hoy todo Brasil espera con ansias el anuncio y a partir de ahí, podrá mejorar el comercio, fundamentalmente de cerdos hacia el mundo. El Comité Científico elevará la recomendación de aprobación y finalmente será ratificada mañana viernes, en el plenario de delegados de los países miembros de la OIE, que este año se desarrolla desde París en forma virtual debido a la pandemia de Covid-19.

La ministra de Agricultura, Pecuaria y Abastecimiento (MAPA) de Brasil, Tereza Cristina, el secretario de Defensa Agropecuaria, José Guilherme Leal y el director del Departamento de Sanidad Animal, Geraldo Moraes, recibirán el reconocimiento en contacto vía Web con la Sesión General de delegados del principal organismo mundial que rige la salud animal. Las normativas establecidas por OIE para el comercio de animales vivos y subproductos, son refrendadas por la Organización Mundial de Comercio (OMC).

Las nuevas áreas libres de aftosa sin vacunación para Brasil son: Paraná, Rio Grande do Sul, Acre, Rondônia e parte do Amazonas e do Mato Grosso.

Será un día histórico para Brasil e incluso, la resolución del Comité Científico de OIE será transmitida por el Canal de You Tube del MAPA.

Apoyo. Brasil cumplió con toda la normativa exigida por la OIE para cambiar de status en los Estados ante citados.

Mientras tanto, Uruguay continúa vacunando todo su rodeo bovino, asegurándose la inmunidad para mantener los mercados. Supo ser libre de fiebre aftosa en todo su territorio hasta el foco de 2.000 que afectó a la colonia lechera en Artigas. Ahí se logró hacer una regionalización del problema y seguir exportando al circuito no aftósico desde el resto del país. Un año más tarde, la epidemia de 2001 afectó los mercados. La ganadería se recuperó, volvió a levantar la cabeza y hoy las condiciones son otras. En base a su seriedad, sanidad y potencial, Uruguay siendo país libre de aftosa con vacunación, entra hoy con su carne en mercados con altas exigencias como Corea del Sur y Japón.