Ganadería

China cambia los controles de los alimentos ante casos de Covid-19

Ministro Uriarte dijo que dificultades pueden pasar a ser “oportunidades”.

Contenedores en puerto.

Pablo Antúnez

Uruguay emprendió diversas gestiones para brindarle tranquilidad a sus exportadores y conocer, detalladamente, cuál será el protocolo que aplicará la Aduana de China para controlar sanitariamente los alimentos importados en sus puertos, tras el rebrote de Covid-19.

El nuevo brote de la enfermedad surgió en el mayor mercado al por mayor de Xinfandi, en sur de Beijin. Se relacionó con la contaminación de salmón noruego, pero el gobierno asiático decidió controlar todos los alimentos importados.

“Todavía no tenemos mucha información oficial sobre los controles que se aplicarán”, afirmó el presidente del Instituto Nacional de Carnes (INAC), Fernando Mattos, cuando Uruguay tiene en viaje hacia China alrededor de 2.000 contenedores con carne y menudencias, con un valor estimado de US$ 200 millones (serían unas 32.000 toneladas).

Exportadores y autoridades están preocupadas porque se puede complicar la logística si se establecen más controles al ingreso de alimentos. La incertidumbre crece, porque no está claro si los controles serán por muestreos de todas o algunas mercaderías.

Mattos entendió que por más que China dispone de muchos medios, “sería impracticable que se hiciera un muestreo total de todos los alimentos que entren a los puertos. No habría estructuras suficiente para analizar miles de contenedores y miles de cajas”.

Por un lado, las autoridades y los exportadores uruguayos están preocupados por los contenedores que están en viaje. Por el otro, también se genera incertidumbre y preocupación “con el normal flujo de negocios. Cualquier entorpecimiento del flujo comercial afecta el negocio y el propio abastecimiento de China, donde muchos países están intentando hacer un abastecimiento normal”, dijo Mattos.

Visión. Por primera vez se establece la asociación entre el Covid-19 y los alimentos, pero lo que más preocupa es la falta de evidencias científicas.

“China tampoco demostró que esté vinculada la contaminación del mercado con los alimentos. Se supone que fue por contaminación de origen noruego”, sostuvo Mattos. Sin embargo, también “está la posibilidad de que haya sido una contaminación por humanos. Eso cambiaria totalmente el análisis que se pretende realizar, porque hasta ahora no hubo comprobación en el mundo que los alimentos sean transmisores del Covid”.

En caso de Uruguay, ese alimento es mucho más seguro, no sólo por los controles que se realizan para garantizar su inocuidad, sino por el tiempo de vieja hacia los puertos chinos.

Por su parte, el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Carlos María Uriarte, afirmó que las dificultades generadas en China, “se pueden convertir en una ventaja comparativa para Uruguay”, ya que “muy pocos países ofrecen la inocuidad que ofrece Uruguay”. Además, “haciendo hincapié en la evolución de control del Covid-19, no existe ningún caso en la cadena industrial uruguaya”.

El ministro consideró que “los alimentos ofrecidos por Uruguay a China tienen una absoluta seguridad de su inocuidad”. Lo mismo sucede con los exportados al resto de los mercados.

Uriarte comentó a Rurales El País que “estamos en plena comunicación con el Embajador de Uruguay en China y nuestros pares asiáticos para ofrecer las mayores garantías posibles en inocuidad”.

Según la visión del jerarca de gobierno, “sería lógico” que en China se “prioricen los controles en embarques que provienen de países que ofrecen más riesgos” y se haga menos énfasis en proveedores como Uruguay. De todos modos, Uriarte reconoció que la situación que se generó en el principal mercado para las carnes uruguayas “está provocando trastornos y gastos adicionales”, sumado a las “renegociaciones de contratos que se están dando”.

Al mismo tiempo, el titular del MGAP dijo ser consciente de “la situación difícil” de los frigoríficos, pero “percibimos que en los últimos dos meses hubo un cambio en la tendencia en el Valor Agregado Industrial con una recuperación en los resultados”.

Incertidumbre. Por otro lado, el broker de carnes uruguayo radicado en gigante asiático, Daniel Castiglioni, dijo a valor agregado que “se buscan sistemas para agilizar los controles”. El director de Casti Trading, dijo no llamarle la atención que las autoridades chinas hagan un monitoreo de las cargas, como se están realizando actualmente con los humanos.

Con respecto al rebrote de Covid-19, señaló que “el sentimiento de la calle es que el gobierno tiene bastantes herramientas para controlar el virus”, mientras que en el sector de la carne “hay incertidumbre, se frenaron los negocios y se espera para ver dónde termina todo”, explicó el broker.

Castiglioni comentó que el consumo de carne post coronavirus “venía muy flojo y se juntó mucho stock”. Explicó que, en las últimas semanas, los importadores tomaban posición de compra “al precio actual o más bajo y quieren comprar barato”, En el último mes el precio de la tonelada bajó en US$ 1.000