Ganadería

Carpetas verdes: mejores resultados para empresas ganadera en el ejercicio 2018/2019

El ejercicio mostró una mejora tras la sequía, con baja de costos y aumento de precio del stock vacuno aunque persiste la “disparidad” entre las empresas

Ganado vacuno.

El monitoreo llevado adelante por el Instituto Plan Agropecuario (IPA) sobre las empresas ganaderas, mostró lo que se esperaba para el ejercicio 2018/2019: un mejor resultado productivo y por ende en los ingresos de las firmas.

“Este ejercicio se caracterizó, desde el punto de vista climático, por ser llovedor durante el verano, lo que trajo aparejado un muy buen crecimiento y alta disponibilidad de las pasturas, situación sustancialmente diferente a lo ocurrido en el ejercicio pasado” cuando hubo sequía, dijo el director general del IPA, Carlos Molina al presentar ayer el monitoreo conocido como “carpetas verdes”.

Para las empresas con ciclo completo del Norte, Litoral Norte y Centro Norte, la productividad medida en kilos de carne producida por hectárea mostró un crecimiento de 11% hasta 90 kilos, tras la “fuerte caída registrada en 2017-2018”, dijo Molina. Mientras, “el ingreso de capital (producto bruto menos costos económicos de producción), crece fuerte, pasando de US$ 53 por hectárea a US$ 122 por hectárea”, agregó y explicó que la valorización del stock vacuno y la baja de costos ayudan a esto.

En tanto, para las empresas con ciclo completo del Este-Noreste y Centro-Este, la productividad se ubicó en 113 kilos por hectárea, creciendo un 12% respecto a 2017-2018. Así, el ingreso de capital crece 78% respecto a 2017-2018, alcanzando los US$ 114 por hectárea. Al igual que en la otra región considerada, aumenta el precio del stock vacuno y se reducen los costos.

“Estas empresas logran niveles de productividad superiores a los alcanzados antes de la sequía” de 2017/2018, remarcó Molina.

Por su parte, para las empresas criadoras del Norte, Litoral Norte y Centro Norte, “la productividad en vacunos se recupera levemente, 1%” aunque “se ubica en 67 kilos por hectárea, lejos aún de los más de 70 kilos obtenidos antes de la sequía”, graficó Molina. El ingreso de capital crece 40% respecto al ejercicio pasado, ubicándose en US$ 65 por hectárea para estas empresas.

Por último, las empresas criadoras del Este-Noreste y Centro-Este del país crece 15%, alcanzando 108 kilos por hectárea. El ingreso de capital pasa de US$ 50 a US$ 95 por hectárea para estas firmas.

“Desarrollando actividades en el ‘mismo ambiente’ en general, el ingreso de capital se mueve entre US$ 4 y US$ 235 por hectárea; sin dudas esto muestra la magnitud de la diversidad. Este nivel de diversidad de resultados” muestra que “si bien el ambiente fue más favorable que en 2017-2018, existen empresas con dificultades, que no han podido superar”, concluyó Molina.