Ganadería

Carnes uruguayas ganan más espacio en Japón

Importador lanza movida en supermercados, hay restaurantes que ya venden los cortes.

Reses. Al mercado nipón van cortes desosados y madurados, los negocios son lentos pero las carnes uruguayas van ganando terreno.

Pablo Antúnez

Algunos frigoríficos uruguayos continúan apostando fuerte al mercado japonés con sus exportaciones de carne bovina, madurada y desosada, pero también con hamburguesas.
Incluso, esta semana, un importador nipón lanzó una campaña con carne bovina uruguaya en los supermercados. La promoción abarca cuatro supermercados de una cooperativa llamada CGC y próximamente será en 27 locales, según pudo confirmar El País.

Tras nueve años de negociaciones y un protocolo súper estricto que insumió 12 pasos y varios análisis de riesgo, Japón admitió la carne bovina uruguaya madurada y sin hueso en diciembre de 2018, tras una visita a Uruguay del primer ministro Shinzo Abe al presidente Tabaré Vázquez.

A partir de los primeros contenedores, enviados en febrero de 2019, este destino de elite, muestra mucha estabilidad y la industria lo sigue mirando con visión de largo plazo.
Uruguay fue el primer país libre de fiebre aftosa con vacunación en entrar con su carne en Japón, lógicamente que con productos diferentes a cuando era libre de aftosa sin vacuna. Atrás le siguió Argentina, que esta semana festejó porque sus cortes se venden en supermercados a US$ 100 el kilo. “Ya se empieza a vender la carne bovina argentina en supermercados a precios competitivos. Un gran shopping (Itoyakado del mismo porte que los Carrefour), va a hacer la feria de productos argentinos en Osaka”, celebró el embajador de Japón en Argentina, Noriteu Fukushima mediante Twitter.

Potencial. Pero Uruguay y su industria, sin hacer tanta fiesta, hace un trabajo silencioso y va ganando nichos, buscando mayor valorización de producto.
“Hay mucha estabilidad en demanda y precios. No es un mercado disruptivo (con cortes súbitos) y agrega valor. No tengo dudas que irá aumentando el volumen a comprar en Uruguay”, afirmó Eduardo Urgal, director de Frigorífico Pando, una de las empresas que fue pionera en los embarques a este destino.

El mercado nipón es un fuerte comprador de carnes para procesar -gran importador de hamburguesas- , pero en los embarques uruguayos también van cortes de alto y mediano valor a circuitos de restaurantes. Esa es una gran ventaja.

Por ahora, los exportadores uruguayos no están viendo posibilidades de mayor precio para la carne uruguaya en este destino. “La única forma de que se valorice más sería con una presión alcista de Estados Unidos o Australia (fuertes exportadores), que hoy no se ve”, aclaró Urgal a El País.

En lo que es carne para procesar y hamburguesas, las empresas uruguayas todavía están vendiendo poco volumen y eso asegura un buen potencial de crecimiento.

Por otro lado, los consumidores nipones son extremadamente cuidadosos con la calidad del producto, con su origen, con las garantías sanitarias que ofrecen los países que exportan carne a su mercado y principalmente, fuertes defensores de lo natural. El respeto por el bienestar animal, por producir libre de hormonas y promotores de crecimiento de origen hormonal (está prohibido por ley) y respetando el medio ambiente, pesa mucho sobre los consumidores de un país donde el respeto vale mucho lo mismo que la palabra.

Lento. Para Daniel De Mattos, CEO de NH Foods, grupo nipón titular del Frigorífico BPU Meat Uruguay, las exportaciones de carne vacuna uruguaya a Japón están teniendo un comienzo lento, pero considera que “se podría llegar a acelerar en la medida que haya más ganado en la primavera”.

Al igual que otros empresarios de la carne, destacó que es un destino que a pesar de que no tuvo mucha actividad, “tiene precios interesantes por algunos cortes. No es un mercado inclusivo que pueda llevarse todos los cortes, tiene preferencia por algunos”.

El CEO de NH Foods consideró que, a futuro, el crecimiento de los volúmenes de carne vacuna uruguaya enviados a este destino, dependerán mucho de cómo sean los precios de Oceanía, porque Uruguay “ingresa con un arancel muy alto, pero en la medida que seamos competitivos en precio, vamos a seguir exportando”. De Mattos recordó que Japón y otros destinos asiáticos, “son mercados que hacen relaciones comerciales de largo plazo”.

Seguridad. Los importadores nipones son muy precavidos y conservadores. Eso beneficia a Uruguay y para el director del Grupo Marfrig, Marcelo Secco y CEO de la compañía para Sudamérica, esa forma de ser “generó una dinámica importante y es que todos los meses, se van generando opciones de negocios, como en la cadena de restaurantes Bronco Billy “, creada hace 41 años.
Secco también reconoció que es lento el ingreso de la carne uruguaya al país del sol naciente, con nuevos contenedores de prueba mes a mes, tanto para carne producida a pasto como la terminada con suplementación a granos, cortes que compiten en el segmento de la carne Premium australiana.

“Nos vienen testeando una serie de clientes para dejar programas de importación regulares”, explicó el empresario. Lo interesante es que, mes a mes, los frigoríficos siguen recibiendo misiones niponas interesadas en importar y conocer algo más sobre las carnes vacunas uruguayas.

A diferencia de China, los importadores japoneses no vienen a Uruguay para realizar compras masivas, “son muy selectivos en la importación”, explicó el director del Grupo Marfrig.
Según la visión de Secco, Japón “está creciendo gradualmente en sus compras, pero en forma ordenada. Es un crecimiento lento pero seguro”. Cabe recodar que cada embarque demanda 55 días de viaje y eso demora también el ritmo de negocios.

Uruguay compite directamente con Australia en lo que es carne vacuna producida a pasto y los industriales uruguayos destacan que el producto que venden está firme y muy bien conceptuado. En lo referente a precios, Secco considera que Uruguay “se ve ayudado por la condición particular de Australia que está con precios altos”. Para el empresario, Japón “es un mercado donde hay que “monitorear mucho lo que sucede con Australia y Estados Unidos”, que son los principales proveedores.

Por otro lado, el CEO de Marfrig consideró que “es un mercado de nicho para algunas producciones de carne terminada a grano, que por ahora son de poco volumen. Es un mercado para trabajar a futuro con valor agregado”, afirmó.