Ganadería

Carneros de cuatro razas llegaron desde Oceanía

Pertenecen a cuatro razas y se trata de importación histórica.

Carneros.

Quince cabañas uruguayas dedicadas a cuatro razas de carne y lana, unieron esfuerzos para importar siete carneros de Nueva Zelanda, buscando mejorar las sangres existentes en Uruguay y apostando al rubro ovino, porque la oveja es un buen negocio.

Los carneros y borregos salieron ayer del Cuarentenario del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca y los importadores dieron detalles de su compra en una improvisada rueda de prensa en la Rural del Prado. El criador neocelandez Arthur Blakely, jurado Corriedale en la Expo Prado y amigo de los criadores uruguayos fue quien seleccionó los carneros bajo los estrictos requerimientos de las cabañas uruguayas y los ayudó en la importación.

En Corriedale las cabañas: La Estela, iniciada por Jorge Rodríguez Britos, Monzón Chico de la familia Sáenz, Granja Roland de Caorsi, Don Alfredo de la familia Tedesco, El Puesto de la familia Irazábal, Santa Luisa de Menéndez, Rancho Blanco de la familia Boero, Piedra Mora de Ángel Shannon y El Aguará de la familia Capurro trajeron un carnero (Glonovis 417) y dos borregos. “Hicimos hincapié en dos cabañas: Glenovis y Strathblane-, las dos principales cabañas de Nueva Zelanda”, afirmó el criador Santiago Sánez

Afirmó que esta importación “es un granito de arena más que las cabañas aportan a la genética nacional, a pesar de todos los problemas que tenemos hoy”. A su vez, Jorge Rodriguez Britos explicó que estos padres de cabaña neocelandeses, representan “lo que debe ser la raza en el futuro, con lanas medianamente finas de 27 y 28 micras, pero a su vez, con una res carnicera importante, ya que hoy con el valor de la carne se compensa el valor de la lana. Los tres animales son excelentes”.

Contó que “entre criadores de distintas razas hicimos lo que tendríamos que hacer los uruguayos, que es trabajar asociados por el bien del país, por lo tanto, estoy agradecido y satisfecho por haber podido lograr esta importanción. Todos los animales son fiel representantes de una producción ovina que es fuerte productoras de carne”.

Hampshire Down. En este caso son dos borregos que pertenecen a la “La Estela” de Rodríguez Britos y “Las Brujas” de Jorge Holtz. “Es una raza productora de corderos precoces y es una buena alternativa para hacer cruzas terminales con las ovejas más viejas. Van a dar un cordero muy importante y con mucha calidad de carne, tanto el cordero temprano como el pesado”, afirmó Jorge Rodriguez Britos. Ambos padres de cabaña son animales con tremendos esqueletos. “Con estos dos esqueletos, está demostrando que son fieles representantes de la raza y van a hacer una mejora importante también en el rodeo Hampshire, para sacar carneros que se puedan cruzar y producir corderos precoces. Esta importación va a hacer un beneficio a las razas ovinas del país”, dio señalando los animales importados.

Southdown. Se trajo un carnero y el esfuerzo lo hizo cabaña “La Lucila” de la familia Castells, representada por Horacito Castells y Daniel Castells. Es una raza inglesa, productora de carne y con mucha antigüedad en Uruguay. “Está en los registros desde la época de Jackson. El objetivo es la producción de corderos y bien precoces, diría hiper precoces. Con la aparición del cordero pesado tenemos buenos casos de producción de corderos en cuatro o cinco meses de corderos precoces y pesados”, estimó Daniel Castells.

“Hay características productivas que son la precocidad del cordero, pero la familia nuestra la tuvo toda la vida. Vino de parte de “Toto” Dutra que fue el que le dio los primeros carneros a mi padre en Santa Inés (Durazno) y a partir de ahí, seguimos por la tradición familiar con esta raza”, afirmó Castells. Contó que “La Lucila” hacía tiempo no importaba animales de Australia y Nueva Zelanda. “. Arthur Blakely nos preguntó y buscamos animales no demasiado grandes, con buenos cuartos y buen lomo, que es donde están las características y los mejores cortes. También buscamos que sea un animal típico de la raza, porque si tenemos es cariño especial por la antigüedad que tiene, mantener la pureza es un componente importante”, afirmó Castells.

Border Leicester. Se trata de un carnero, también con un tremendo potencial. Federico Larrosa de Cabaña “San Carlos”, una de las importadoras junto con “Cañadón de la Palma” de Rafael Castiglioni (Maldonado) y “Santa Teresita del Ceibal” (La Paloma, Durazno). Larrosa explicó que el Border Leicester “es una raza maternal. Es para producir muchos corderos, gran señaladora de corderos, como una de sus características. Fuimos tras eso, hicimos un viaje con los socios que trajimos el carnero a Nueva Zelanda a distintas cabañas y nos quedamos con esta cabaña Westmere. Es una estancia que tiene una altísima señalada y nos gustó mucho la generación de borregos, por eso la elegimos”. Contó que el borrego que se importó “cumple con todas las condiciones que queremos, una pureza racial excelente, un vellón característico de la raza, grueso pero con mucha lana y un tiro de mecha largo. La cabeza arqueada, todas las características que buscamos para darle pureza a los planteles nuestros que están arrancando en el Uruguay”.