Ganadería

Brasil ofrece carne vacuna más barata para abasto local

Tiene mayor oferta y China le demora habilitación de nuevos frigoríficos exportadores para ese mercado.

Carne brasileña en góndolas de supermercado. Foto: El Político.

Pablo Antúnez

Hay nuevos frigoríficos exportadores de Brasil que están solicitando ser habilitados por el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, para poder entrar con sus cortes desosados, madurados y envasados al vacío en el abasto local.

Se suma que China está demorando la habilitación de las nuevas empresas cárnicas brasileñas que pretenden exportar carne bovina y menudencias a ese mercado, lo que genera una mayor oferta y más competencia entre las empresas.

Esa mayor competencia, sumado a un incremento de la oferta de ganado por estar entrando a la primavera, está provocando que las ofertas de carne bovina que tienen por destino el abasto uruguayo para los meses de septiembre y octubre, estén entre US$ 200 y US$ 300 más bajas que las que hicieron en octubre, según confirmó El País con algunas fuentes vinculadas a la importación del producto para el mercado interno.

De concretarse negocios a estos precios, seguramente se trasladará la baja a los consumidores, que serán los beneficiados. El ingreso de carne bovina importada amortigua las subas de valores del producto en los meses de invierno. En esta época del año, el precio del ganado gordo se eleva, hay menor oferta y eso se traslada al precio de la carne que se consume internamente.

La fuerte caída de precios de la carne brasileña respecto al mes en curso, donde se habían registrado algunas subas, se está notando a nivel de empresas cárnicas de San Pablo y de otros estados, incluidos Rio Grande do Sul y Paraná, según dicen los importadores.

El grueso de la carne que se importa de Brasil proviene de frigoríficos de Rio Grande do Sul, pero también hay ingresos de carne desde estados de Brasil central. Uruguay tiene la ventaja de contar en la exportación con mercados que no tiene Brasil y Argentina —Corea del Sur y Japón entre otros—, así puede vender su carne más cara e importar cortes más baratos para el mercado interno.

Más allá de las demoras en incorporar más frigoríficos exportadores para China, Brasil está pronto para habilitar Indonesia para su carne bovina y de abrirse rápido ese mercado, al generar más demanda, los precios para ofertas noviembre y diciembre podrían volver a subir. En caso de Uruguay, el precio del ganado sigue firme y la demanda de carne bovina desde China también se incrementa, subiendo los precios de todos los cortes.

Mientras tanto, varios operadores siguen sondeando el mercado cárnico argentino para importar y hay una empresa que habría concretado el ingreso de pequeños volúmenes. En este caso, la puerta de vaivén está abierta para carne con hueso, pero los negocios no están fáciles.

Todavía el mercado argentino se estabilizó, el ganado subió 20% y la prioridad de los frigoríficos argentinos es abastecer China. Son pocas las empresas argentinas que no están habilitadas para ese mercado asiático y por consiguiente, pocas también las que tendrían interés en volcar carne al mercado uruguayo. A su vez, el consumo de carne en el abasto argentino sigue firme y una vez que se vuelva a la estabilidad, también será prioridad.