Ganadería

Acuerdan mayores controles sanitarios en la triple frontera

Crearán unidades zonales en la frontera Paraguayo brasileña.

Reunión de autoridades brasileñas y paraguayas. Foto: Tereza Cristina en Twitter.

Brasil y Paraguay anunciaron ayer en Asunción que reforzarán la vigilancia sanitaria en la frontera común para proteger la ganadería y los cultivos de soja, que generan las mayores fuentes de divisas de ambos países.

Las medidas fueron anunciadas tras una reunión del ministro paraguayo de Agricultura, Denis Lichi, con su par brasileña, Tereza Cristina Correa, que visitó oficialmente Asunción junto al gobernador de Matto Grosso do Sul, Reinaldo Azambuja y otras autoridades de ese estado fronterizo.

El acuerdo, pendiente de revisión jurídica y que se firmaría este mismo mes, contempla, dentro del Plan Hemisférico de Erradicación de la Fiebre Aftosa, la creación de “unidades zonales de vigilancia de cada lado de la frontera”, además de una interconexión de los responsables de estas áreas de control.

También se plantea un registro de productores y de la población bovina en un radio de 15 kilómetros a ambos lados de la frontera, así como de un control integrado del movimiento de ganado que deberá ser actualizado cada cuatro meses. Son todas buenas noticias para la región, pues la triple frontera, hace más de 17 años, genero serios problemas sanitarios. Fue por donde se reintrodujo la fiebre aftosa que complicó a Sudamérica e incluso demandó, varias misiones de cooperación técnica para controlar la enfermedad. Esas misiones fueron coordinadas e impulsadas por el Centro Panamericano de Fiebre Aftosa (Panaftosa) y permitió un férreo avance sanitario.

Durante esta reciente visita a Paraguay, la ministra brasileña explicó que su país también promueve un banco de vacunas contra la fiebre aftosa pero con cepas exóticas para la región, que está en proceso de creación y de ámbito de aplicación aún en estudio, “en el que todos los países puedan participar”.

Tereza Cristina dijo que el mecanismo puede funcionar de forma cohesionada con el Centro Panamericano de Fiebre Aftosa (Panaftosa) o dentro de este organismo, para responder a la demanda de los países “en forma rápida y precisa”, en caso que esos virus exóticos para la región hayan ingresado y se precise combatirlos.

Las autoridades de ambos países también se han puesto de acuerdo para celebrar encuentros bilaterales cada cuatro meses para repasar las medidas de vigilancia, que en el caso de los vegetales prevé la firma de un acuerdo en agosto próximo sobre “intercambio de acciones sobre registros de plaguicidas”. [En base a información de EFE]