Expo Prado

Shorthorn: lauros para “El Porvenir” de Ilundain y “Rincón de Cora” de Lúgano

Con animales funcionales y mucha carne, la raza Shorthorn reafirmó por otro año más su vigencia en las pistas del Prado, con un enorme potencial para cruzamiento. Los ejemplares desfilaron bajo la minuciosa mirada del jurado Enrique Bonino Lamaisson, que explicó cada fallo en su categoría y en todo momento apuntó a elegir animales que produzcan bien y dejen dinero al ganadero.

La cabaña “Rincón de Cora” de Rodolfo Lúgano se adjudicó la Gran Campeona, con una vaca que ya había obtenido el mismo premio en el Prado cuando era ternera y ahora “vino a reafirmar lo que en su momento parecía algo venturoso y hoy es una realidad. Es una alegría tremenda”, dijo el criador. Lúgano dijo que lleva adelante la cabaña con sus hijos.

El padre de esta vaca “es hijo de un toro argentino que fue tricampeón de Palermo cuando era Junior” y la madre “es una vaca que la cabaña le compró al Dr. Hugo Laurnaga. Nos gustó la combinación de sangres y acá está el resultado”, afirmó Lúgano.

La Reservada Gran Campeona fue una vaquillona expuesta por Santa Magdalena S.C.A y la Tercer Mejor Hembra fue expuesta por Agrocolonia SRL.

A nivel de la fila de machos, el Gran Campeón  se lo adjudicó la Cabaña “El Porvenir” de Oscar Eduardo Ilundain. “Es hijo de una vaquillona que conforma nuestro plantel, que tiene muchos años de selección y su padre es un toro de Cabaña “Santa María” de  Damboriarena que fue triple Gran Campeón en el Prado. Es un ternero muy bien plantado y muy clásico. Veremos la evolución pero hoy el ternero está muy bien”, dijo su propietario.

Ilundain dijo que sentía “una emoción enorme y estoy muy agradecido a todos los que hicieron posible. Es un triunfo de un grupo de amigos, el material viene de muchos años de trabajo”. Agradezco a la familia Stirling, a Diego Otegui y su equipo que “me hizo un lugar en el camión para venir”.

El Reservado Gran Campeón  es un toro criado en Argentina, preparado en Uruguay, que fue expuesto por “La Esperanza” de Iglesias Rial, otro animal destaco que fue muy elogiado por el jurado por su potencial carnicero. El Tercer Mejor Toro lo expuso Cabaña “Rincón de Cora” de Rodolfo Lúgano.

Potencial. El jurado Enrique Bonino se la jugó por un ternero que “es lo más completo que había en la pista, es un ternero sin defectos. De repente se nos puede quedar chico pero hoy no tenía defectos”, afirmó. Según su visión, “el Shorthorn debe tener carne y función, buenos aplomos y todo lo que precisa cualquier raza para que pueda caminar en este país. Primero deben ser animales funcionales, tienen que caminar y reproducirse”.

El jurado dijo que calificó “una muestra muy buena”, si bien afirmó que le hubiera gustado que “hubiera algo más de competencia en algunas categorías, pero me quedé muy contento”.

Rurales EL PAIS