Expo Prado

Más de un siglo de trabajo que impulsa el desarrollo país

Unos 10.000 trabajadores, 2.000 marcas comerciales y 400 cabañas están detrás de la 114° Expo Prado.

Apertura. El Presidente de la ARU y el Intendente de Montevideo realizaron el corte de cinta.

La Expo Prado, en su inauguración, se llenó de historia, en memoria de las personas que muchos años atrás no dudaron en pisar fuerte para ayudar a construir el Uruguay que se refleja en la 114° exposición: un país de trabajo y de constante superación.

Recorrió desde el gaucho y sus tradiciones, por medio de una recreación viviente de los cuadros de Juan Manuel Blanes a finales del siglo XIX, hasta los inmigrantes europeos que llegaron hace más de 60 años en busca de un futuro.

Fue un rápida mirada al pasado, pero con mucho significado en la actualidad, que hoy se vincula fuertemente con la producción agropecuaria y la economía nacional.

“Estoy contento por la presentación de la muestra”, que recibirá en sus pistas “muchos años de trabajo, en algunos casos más de un siglo”, “con más de 400 cabañas y de 2.000 ejemplares”, destacó el Presidente de la Asociación Rural del Uruguay (ARU).

El Ing. Agr. Gabriel Capurro Álvarez agradeció a los 10.000 operarios, en todas sus profesiones, que montaron la muestra, y a más de 600 firmas y 2.000 marcas comerciales que, “un año más, confiaron en la exposición”.

A su vez, el intendente de Montevideo, Christian Di Candia, manifestó su “felicidad” por un año más de la Expo Prado, que se destaca por su “intercambio de conocimiento técnico y tecnológico” que, al mismo tiempo, “promueve la conciencia agropecuaria”.

Di Candia dijo que “es un punto donde se encuentra el campo y la ciudad, que parecen cuestiones tan alejadas pero son temas comunes y desafíos en conjunto para retomar como nación”.

El jerarca resaltó el trabajo de “todas aquellas personas que están detrás de los animales y la maquinaria, los pequeños y grandes productores que promueven el desarrollo productivo del país”.

Conciencia. Durante el discurso inaugural del Presidente de la Asociación Rural del Uruguay, ocho jóvenes ingresaron al ruedo central con carteles y bengalas manifestando la liberación de los animales.

Gabriel Capurro, que interrumpió por unos minutos su discurso, exhortó a atender los reclamos y, posteriormente, señaló que “en todos los países hay grupos humanos con la inquietud válida en el mejor cuidado de los animales, apostando al bienestar animal, y mejor cuidado de los recursos de producción”. Y agregó: “Coincidimos, creemos que se debe hacer en un ambiente de respeto, y no con un respaldo emocional, sino con uno científico. En Uruguay se trabaja muy bien en eso y tenemos la preocupación de hacerlo lo mejor posible”.

Por su parte, el Intendente de Montevideo solicitó “ser capaces de encontrar los caminos y estar a la altura de la demanda del mundo: producir y consumir responsablemente”, dado que “se ven consecuencias todos los días y es una responsabilidad que implica aunar esfuerzos para cumplir con lo que nos pide el planeta y las nuevas generaciones”.

Homenaje. La Asociación Rural del Uruguay reconoció a tres inmigrantes europeos que llegaron al país hace más de medio siglo, en la última gran corriente migratoria posterior a la Guerra de España y a la Segunda Guerra Mundial, y que muchos de ellos decidieron apostar a la producción agropecuaria. Entre ellos, la ARU distinguió a Julio Ríos, Manuel Bouza y José María García por sus aportes al sector.