Expo Prado

“Lo raro sería que el gobierno no venga a la Rural del Prado”

El presidente Lacalle ratificó su compromiso con el sector

Fraterno: Al igual que en toda la Expo Prado, el presidente Lacalle y los directivos de la Asociación Rural tuvieron una relación amistosa.

Pablo D. Mestre

Apesar que no estaba previsto, el presidente Luis Lacalle Pou habló. Al ser invitado a tomar la palabra en el acto, tradicionalmente la voz del Poder Ejecutivo está en el Ministro de Ganadería, el presidente aceptó el micrófono y se dirigió básicamente a los productores rurales. “Yo estoy con el campo”, aseguró poniendo énfasis entre aplausos.

Previo a ello, destacó que la Expo Prado fuera la única exposición en América, y seguramente en muchos lugares del mundo que se realizará este año. Y desarrolló el concepto “único”. Porque, dijo, “cada uno de nosotros es único, cada uno de nosotros es un ser distinto y, por ende, la sociedad que conformamos es única”. Eso, según el presidente, es lo bueno, “porque el ser único nos hace independientes y podemos se únicos en una pandemia y podemos ser únicos en muchas cosas” y agregó que quizás la enseñanza que deje a nuestro país es que “a diferencia de muchos países podemos lograr grandes cosas si nos esforzamos para hacerlo”.

Destacó el trabajo de la gente de campo, “de hombres y mujeres que no se los ve. Que trabajan durante muchos años en el nacimiento del cuidado de los animales que hoy lucen en la pista”.

Saludó no sólo a los cabañeros, sino también “a aquellos que se quedaron en las casas y están esperando la vuelta para seguir trabajando”.

Pero fundamentalmente destacó “ese campo que necesita el gobierno. Que necesita la atención y obviamente lo que decía Carlos María con respecto al comercio exterior, a los aranceles, a la competitividad.

En su breve discurso improvisado el presidente hizo referencia a la vida de campo, “que es mucho más que el negocio agropecuario”. Y argumentó: “porque la vida en el campo no es la misma si no hay un destacamento policial en un poblado de Lavalleja, no es la misma si no se tiene una ambulancia en Cuchilla Guabiyú en Salto, ni lo es si en el Paso del Cerro o en La Paloma Durazno no se tiene señal constante de Internet. Tampoco la vida en el campo no es la misma si en Estación Independencia los jóvenes no pueden tener una vivienda en MEVIR”. Y por eso dijo que “allí está también puesto nuestro deber y nuestra dedicación”. Porque, agregó, “es el campo como negocio donde vive una gran cantidad de uruguayos que debemos cuidar y tratar de que tengan igualdad de oportunidades”.

Lacalle hizo referencia al reconocimiento que recibieron por la permanente presencia de integrantes de su gobierno en la Rural del Prado, y dijo al respecto: “la mayoría de nosotros viene siempre, ahora nos toca ser gobierno”, afirmó, para sentenciar que “lo raro sería que el gobierno no venga a la Rural del Prado. Eso sería extraño, un gobierno de espaldas a la producción rural”.

Y finalizó su alocución despejando dudas en cuanto a las señales de estar de uno u otro lado, si es pro una actividad o pro la otra. “Nosotros vamos a defender a todos los uruguayos que han elegido la actividad y que han podido abrazarla para desarrollar su vida y la de su familia”, dijo. Y por eso le agradeció a la ARU, “especialmente a su presidente, por su afecto, su inteligencia y siempre su crítica constructiva”, y cerró con expresando a título personal: “Yo estoy con el campo”.