Expo Melilla

INIA muestra tecnología para la granja y ganadería

Máquina plantadora de cebollas fue creada por técnicos locales.

Inia en Expo Melilla.

El control biológico de plagas en la granja, el prototipo de una máquina diseñada en Uruguay para plantar cebolla y paliar la escasez de mano de obra, se dan la mano con la genética de pasturas y el mejoramiento animal, en el Stand del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria, en el marco de la 8va. Expo Melilla.

“Se muestran varias líneas de trabajo”, contó a El País el director de transferencia de tecnología y comunicación, Diego Sotelo.

En el invernáculo montado en el predio, no sólo se puede ver el proceso de automatización de la horticultura (cómo suben y bajan las cortinas), donde un tensiómetro mide y monitorea los niveles de humedad, elevando o bajando la temperatura para que los cultivos de morrón y tomate se desarrollen mejor.

“Puede apreciarse la genética de plantas, desarrollada según las exigencias del mercado. Esas líneas tratan de combinar las necesidades de los productores en cuanto a resistencia a enfermedades y plagas y también las necesidades del consumidor, calidad de producto”, destacó Sotelo.

Otra línea de investigación que pueden ver los visitantes, es el control biológico de plagas. “El desarrollo de controladores biológicos es muy importante para disminuir la cantidad de agroquímicos y tener una producción más sustentable con el ambiente y en esa línea venimos trabajando con la Dirección General de la Granja (Digegra) y las organizaciones de productores”.

Sotelo explicó que “hay un vínculo muy fuerte, porque no es sólo aplicar químicos, sino que hay que cambiar la cultura de trabajo, porque son agentes biológicos e implican un manejo diferente a los agentes químicos”. En la fruticultura, el control biológico de plagas está muy avanzado y ha logrado bajar drásticamente los niveles de agroquímicos en las frutas que se cosumen y exportan. “Hay muy buenos resultados con los controladores biológicos y nuevos productores que se van sumando”, dijo el técnico de INIA.

Máquina. En el marco de la muestra dinámica, se está presentando la máquina plantadora de cebolla.

“Se hizo a través del Programa de Investigación de INIA, que de alguna forma detecta la necesidad, pero trabaja con los productores para el testeo. Se trabajó con ingenieros hidráulicos, diseñadores y una empresa que se encargó del prototipo. La idea es que a partir de ahora, si el mercado lo convalida, que esa empresa pueda desarrollarlo y se difunda”, contó Sotelo.

Hasta ahora las hileras de cebollas se plantan a mano a través de cuadrillas especializadas en el rubro.

Ganadería. En materia ganadera pueden apreciarse las pasturas sembradas con genética de forrajeras desarrolladas en el INIA, sobre las que se encuentra un lote de vaquillonas Hereford, que son parte del convenio INIA-Sociedad Criadores de Hereford, que “tienen larga data en el área de mejoramiento genético animal con los índices de selección y con todo lo que tiene que ver la genómica”, explicó Sotelo.

Para el técnico del INIA, “creemos que la propuesta presentada en la Expo Melilla se combina muy bien con el enclave en que está la muestra, que es una zona frutícola, con otros intereses”, agregó.