arroz

Los arroceros alertan al gobierno y piden más instrumentos financieros

Asamblea sin precio provisorio y con criticas a los molinos.

Arroz. Apenas se lleva vendido el 11% de la zafra pasada y se complicaron algunos mercados. Foto: ACA.

A pocos días de tomar la decisión del área a plantar en la próxima zafra, los productores arroceros lanzaron otra alerta al gobierno sobre la situación del sector y en la declaración de la asamblea, celebrada esta semana en INIA Treinta y Tres, manifestaron su descontento con el Poder Ejecutivo, considerando los apoyos al sector como insuficientes.
La redacción de la declaración final llevó a la formación de una Comisión Especial, que finalmente pudo plasmar en un documento el descontento de los asambleístas.

Los productores apoyaron el accionar de la comisión directiva de la Asociación Cultivadores de Arroz (ACA), incluso respaldándola en la negociación con los molinos, donde debido al poco arroz comercializado, no se pudo fijar el precio provisorio y se tomó un valor de referencia de US$ 8,75 por bolsa.

La resolución establece que “la industria arrocera es plenamente consciente de la necesidad de llegar a un precio provisorio que permita aliviar nuestra crítica situación económica y financiera. Ya es el momento que dicha industria debe contemplar al productor que mediante contratos que le aseguran rentabilidad y fondos arroceros que han permitido cobros de abultadas deudas, les ha sostenido su mejor condición económica”, A su vez, la asamblea encomendó a la ACA “analizar la pertinencia de mantener una situación contractual en la cual se reconocen costos industriales en condiciones de descenso de área y producción”.

Pérdidas. Se destacó que “ha sido publicado en numerosos trabajos técnicos y aceptado por el Poder Ejecutivo, que durante cinco cosechas consecutivas la rentabilidad ha sido negativa por factores de falta de competitividad de la política económica. Ello lo demuestra la cruda realidad en la caída permanente de áreas de siembra, las decenas de represas de riego abandonadas, los cierres de plantas industriales, el aumento de la desocupación en todo el sector y la pérdida de inversiones realizadas por el sector privado en infraestructura arrocera por muchos millones de dólares”, remarcó la declaración final de la asamblea.
Agregó que “las medidas que ha presentado por el Poder Ejecutivo como intervención en nuestro sector han demostrado ser totalmente insuficientes e ineficaces para revertir la difícil situación y generar condiciones de negocio. La promocionada ayuda del gobierno al sector de US$ 7 millones en un año es bastante menos que lo que diariamente se pierde por la caída de la actividad arrocera”.

Por eso, los productores consideran que deben “ser enfáticos para la opinión pública en resaltar que se han publicado serios y contundentes trabajos técnicos donde se demuestra que por cada dólar que genera el sector agropecuario se generan tres o cuatro veces más para el resto de la sociedad, o sea que es mejor negocio para el resto de la sociedad que nos vaya bien”.

No menos importante es el pedido urgente “de disponer de un instrumento financiero que nos permita poder dar continuidad a nuestra actividad y que el mismo atienda a las necesidades del negocio generando incentivos para el crecimiento y la rentabilidad”. Por otro lado, entienden que “los productores y sus colaboradores han realizado un enorme esfuerzo para poder continuar, y que demasiados no han podido resistir quedando fuera de la actividad. Es el momento de buscar cambios necesarios a todo nivel”.