agro

Cámara de Productores Avícolas fortalece su institucionalidad

Federico Stanham es el Director Ejecutivo y se apuesta a transformar la avicultura en exportadora

El nuevo equipo de Cupra busca que los mercados más exigentes reconozcan la carne aviar uruguaya como una de las mejores del mundo, en el marco de un proceso a largo plazo y coordinado con INAC y MGAP. Otra meta es elevar 50% el actual consumo de pollo, llevándolo a 30 kilos por persona al año en un plazo de no más de tres años.

Pablo Antúnez

La Cámara Uruguaya de Productores Avícolas (Cupra) viene trabando en los últimos meses para fortalecer la institucionalidad. Esta semana incorporó a Federico Stanham, ex presidente del Instituto Nacional de Carnes como Director Ejecutivo y a la consultora Butler Posicionamiento & Comunicación, para trabajar precisamente en esos aspectos, tanto a nivel institucional como de promoción del consumo. Estas incorporaciones fueron resueltas de forma unánime por la gremial, según comunicó a El País su presidente, Domingo Estéves.

Hasta el momento, Stanham se venía desempeñando como consultor, apuntando a transformar al sector en exportador. La cadena productiva de la carne aviar está muy integrada verticalmente y tiene un impacto social enorme en cuanto a la generación de empleo. Genera entre 2 y 3 veces más puestos de trabajo que la fase industrial de otras carnes.

“En los últimos años fui testigo de un cambio muy grande en el sector de carne avícola. En conjunto con el INAC, instituto al cual pertenece sin dudas la producción de carne aviar, el sector privado avanzó muchísimo en la formalización de toda la actividad y en la adopción de estándares de calidad orientados a la seguridad e inocuidad de toda la cadena, pero todavía queda mucho por hacer”, dijo Stanham.

Agregó que así como la inauguración de las “cajas negras” en febrero de 2020 fue un hito que marca un antes y un después en la carne aviar uruguaya en cuanto a los registros y controles de faena, “ahora tenemos un desafío enorme para que ese cambio se vea reflejado, primero en el mercado interno con una mayor confianza del consumidor y trasladar esa mayor calidad y confiabilidad en nuestros productos hacia los mercados más exigentes del mundo: China, Medio Oriente, Europa y Estados Unidos (entre otros)”, afirmó el ex titular del INAC .

Stanham reconoció que está en la hoja de ruta de Cupra, construir un posicionamiento de la carne aviar similar al que tuvo la carne bovina, “reconociéndola como una de las mejores del mundo y eso nos ha permitido incrementar en cantidad y calidad las exportaciones, esperamos en los próximos años poder replicar algunas claves de ese proceso con la carne aviar uruguaya y generar una corriente exportadora hacia nuevos mercados. El nivel de inserción internacional que se ha logrado para la carne bovina y los subproductos es muy bueno y es necesario construir algo similar para la cadena aviar, reconociendo que será un proceso largo y de gran esfuerzo coordinado”, agregó el flamante Director Ejecutivo de Cupra.

Respecto al impacto que tendría la exportación, consideró que “sería muy positivo”. La cadena aviar “es responsable de genera 4.000 puestos de trabajo para 80.000 toneladas producidas, abarcando planta de alimentos, fazoneros y planta de faena. En carnes rojas, para 700.000 toneladas son 14.000 puesto de trabajo, pero es solo industria”.

Si bien es posible “mejorar la productividad y es uno de los objetivos, en cualquier escenario, el impacto social de la actividad avícola es muy importante y hoy existe infraestructura disponible como para aumentar de manera sustancial el volumen de faena. Si logramos ingresar a mercados exigentes en cantidad y calidad, el impacto que se lograría a nivel de empleo sería enorme”, admitió Estéves , titular de Cupra. “Hoy las principales empresas del sector están alineadas con esta visión, por lo que “sería una apuesta sectorial muy relevante con impacto económico muy positivo”, agregó el empresario.

Meta. Entre las principales metas de la cadena avícola uruguaya está incrementar 50% el consumo de carne aviar en un plazo de tres años.

“Las empresas que integran Cupra y toda la cadena productiva aviar, estamos concentrados en ese objetivo de potenciar el consumo en el mercado interno y confiamos en que ese crecimiento será la plataforma de lanzamiento para retomar una corriente exportadora sustentable hacia los mercados más exigentes del mundo”, remarcó Estéves.

Destacó el buen apoyo del Instituto Nacional de Carnes (INAC) en este desafíos y se trabaja con el MGAP para avanzar en la habilitación de mercados de destino y las plantas de faena para la exportación.

Asimismo, consideró que para fortalecer ese proceso de transformación, “es imprescindible que sigamos mejorando el desempeño de cada empresa en cuanto a los estándares de productividad y calidad”, pero también “como colectivo es importante que tengamos una institucionalidad que nos ayude a crear las condiciones para lograrlo”. Una amenaza hoy es el precio de los granos, insumos básicos de las raciones (son 60% de los costos). Por el momento, desde Cupra se afirma que trasladar todo este aumento de costos a los precios no es factible.

El nuevo equipo de Cupra busca que los mercados más exigentes reconozcan la carne aviar uruguaya como una de las mejores del mundo, en el marco de un proceso a largo plazo y coordinado con INAC y MGAP. Otra meta es elevar 50% el actual consumo de pollo, llevándolo a 30 kilos por persona al año en un plazo de no más de tres años.