Agricultura

Una oportunidad para mejorar los precios de los granos, mañana lunes

El USDA dará a conocer el informe mensual de oferta y demanda de EE.UU. y mundial.

 

Fimix Agrofinanzas.

Mañana, lunes a la hora 13 de Uruguay, el Departamento de Agricultura de EEUU (USDA, por su sigla en inglés] divulgará su informe mensual de oferta y demanda interna y mundial de granos (WASDE]. La publicación de este informe sería algo corriente si las cosas en aquel país no estuvieran entreveradas, como lo están actualmente.

El mercado siempre espera estos datos con particular atención porque, de las expectativas que genere el USDA en base a la información presentada, tanto los compradores y vendedores del mercado real de grano físico así como los especuladores y demás operadores del mercado de futuros, estarán tomando sus decisiones comerciales.

El mercado en Chicago siempre busca adivinar cuál será el dato de grano disponible para consumo, lo cual se rige por la relación stock-consumo y anticiparse a la jugada. Esto permite prever abastecimientos y volúmenes, tanto solo moviendo papeles como cubriéndose de subas o bajas de precios.

Lo particular de la divulgación de este informe es que coincide con la publicación de un reporte cuya relevancia hasta hace un mes y medio atrás no estaba en los planes de nadie. El viernes 28 de junio pasado, el USDA publicó datos sobre la superficie sembrada en EEUU con cultivos de verano, particularmente soja y maíz, en lo que es el tradicional informe sobre área sembrada, actualizada en forma trimestral.

En su último informe trimestral de siembra (hasta el 1º de junio], el USDA dejó sin cambios los datos del informe anterior (medido hasta el 1º de marzo de este año] para el maíz al tiempo que apenas bajó el área prevista para sembrar con soja.
Este dato, inesperado, provocó la sobre reacción de un mercado que fue tomado por sorpresa, con los precios cayendo inmediatamente conocido el informe.

Simultáneamente, surgieron cuestionamientos a lo que el USDA habría levantado como información para construir sus estimaciones. Antes del cierre de la rueda bursátil de ese 28 de junio, la propia oficina del USDA encargada (NASS] salió a calmar al mercado informando que había sido ordenada una segunda encuesta a los agricultores, de forma de poder calibrar de nuevo los datos. Algo que llama la atención, en caso que la información develada fuese correcta. Si los datos fuesen ciertos, qué necesidad de colectarlos de nuevo.

La volatilidad es la recompensa.

Desde fin de junio hasta hoy en día el mercado empezó a bajar primero, subir después, recuperando gran parte de lo perdido hasta llegar a un máximo, alrededor de un mes atrás y empezando posteriormente a perder pie, cerca de US$ 15 por tonelada hasta el cierre del viernes 9 de agosto.

En la medida que la falta de información mientras no se tenía el informe se suplantaba con informes semanales sobre el estado de los cultivos, las apuestas bajistas eran de corto plazo. Con un clima que parecía empezar a acomodarse, el mercado se puso  nuevamente en modo bajista, hasta que se demuestre lo contrario.

Lo cierto es que la volatilidad fue la constante desde mediados de mayo hasta casi mediados de agosto, con semanas de bajas y la última de subas. En medio de todo esto, la guerra comercial entre China y EEUU y la fiebre porcina en aquel país no hizo más que traer más elementos para armar un engrudo que no permite tener una visión clara de lo que pueda pasar con los precios.

Sea que los precios suban o bajen, porque el área sembrada informada por el USDA sea superior o inferior a lo previsto por el mercado, los especuladores buscarán vender o comprar (según el caso] rápidamente, de forma de poder aprovechar las oportunidades de arbitrar los precios respecto a la superficie, a los rindes y al volumen de cosecha estimado en toneladas disponibles.

En la estrategia que tome quien busque operar en Chicago este lunes, estará gran parte del éxito de poder aprovechar los movimientos del mercado, sean de subas o de bajas (en las que también se puede ganar con las caídas de precios]. Incluso ganar con el maíz, siendo productor de soja en Uruguay.

Al principio de la temporada de siembra en EEUU, se hablaba que la volatilidad llegó a Chicago por unos cuantos meses y los hechos están dándole la razón a esta premisa.

Operando desde Uruguay.

Con soja ya vendida en Uruguay y todavía buscando recuperar los márgenes para la próxima campaña, el tomar estrategias para aprovechar estos movimientos del lunes (alcistas o bajistas] deberían, no solo ser una alternativa válida sino fundamental para poder hacer un buen margen, con poco dinero y a precios de opciones todavía muy competitivos.

El tiempo pasa, las oportunidades están. Depende de uno el hecho de dejarlas ir o aprovecharlas, con una buena gestión comercial.

 

FIMIX Agrofinanzas

[email protected], 271O 4758, Tw: @infofimix, FB: Fimix SRL