Agricultura

Tecnología para el control de malezas en soja y maíz

Ignacio Vago, responsable comercial de Corteva Uruguay, hizo mención al lanzamiento del sistema de control de malezas Enlist y brindó sus opiniones acerca de la situación productiva y de negocio de la agricultura en nuestro país. El aporte de esta tecnología permite a los productores solucionar diversos problemas que afectan sus chacras de soja y de maíz.

Hernán T. Zorrilla / Encargado del Área Agrícola y Forestal del Portal Rurales El País.

-Hablemos del lanzamiento del sistema de control de malezas Enlist, ¿en qué consiste esta idea?

-En este 2021 estamos presentando mediante diversas jornadas, con todos los protocolos sanitarios correspondientes, el sistema de control de malezas Enlist, el cual vamos a estar lanzando este año para maíz y soja. Este sistema tiene 3 grandes pilares, donde quizás el más conocido sea el primero: los eventos. En soja, otorga resistencia a Glufosinato de amonio y 2,4-D Enlist Colex-D, que se suman a la resistencia a Glifosato. En maíz el evento Enlist le confiere resistencia a los herbicidas de tipo FOP, en nuestro caso al graminicida Verdict, resistencia a 2,4-D Enlist Colex-D y se suma a la resistencia a Glifosato y Glufosinato que en nuestro caso ya traíamos bajo la tecnología PowerCore; por lo tanto tendremos 4 herramientas para maíz y 3 para soja. Esta es el primer pilar del sistema de control de malezas. El segundo es la solución herbicida Enlist Colex-D. Una herramienta innovadora y sustentable que al ser un 2,4-D sal colina y con una tecnología de adyuvantes innovadora denominada Colex-D, le otorga ultra baja volatilidad, reduce potencial de deriva física y no tiene olor. Creemos que esto es clave ya que vamos a estar utilizando 2,4-D en diciembre, enero y febrero, donde sabemos que si no lanzamos esta tecnología en conjunto con un herbicida de estas características podría generar efectos contrarios en la convivencia con cultivos vecinos que no tengan la tecnología Enlist, con centros poblados y con otras producciones cercanas.

-¿Cuál es el otro pilar?

-El tercer y último pilar del sistema de control de malezas Enlist, es lo que denominamos Enlist Protect. Se trata de un manual de buenas prácticas que resume todo esto que hablamos en estas jornadas de campo en torno a las buenas acciones de aplicación y uso de la tecnología. Por ejemplo refiere a especificaciones sobre mezclas de productos, volúmenes de caldo, boquillas a utilizar para potenciar las características del Enlist de baja deriva física y programas de control de malezas sustentables para el control de diferentes aspectos clave. Tratamos de bajar a tierra toda la información que consideramos importante para que el productor incluya en su sistema de maíz o soja Enlist.

Para el caso del maíz, se lanza solo en la marca Pioneer, con el lanzamiento de P2021PWE y P1804PWE. En soja, si bien Pioneer va a lanzar variedades al mercado, también va a estar en otros germoplasmas de empresas de genética que ofrecerán sus variedades con tecnología Enlist.

-Con su lanzamiento para esta zafra en soja y maíz, ¿cuál es la importancia de las buenas prácticas para generar una sustentabilidad en este manejo?

-Es un tema clave al cual le damos mucho foco en este tipo de instancias con productores y técnicos, porque sabemos que traemos una herramienta más que debe ser complementaria a lo que hoy ya tenemos. En ese sentido, enfatizamos mucho en el uso de residuales en los programas de manejo para maíz y soja, de manera de fomentar la mezcla de modos de acción de herbicidas para que la tecnología sea sustentable en el tiempo y no sea “pan para hoy y hambre para mañana”. Lo que menos queremos es que esto en 4 o 5 años ya no sea eficiente. Para eso debemos trabajar mucho en complementar herbicidas que tengan modos de acción distintos y no se vuelva un sistema solamente resistente a 2,4-D Enlist Colex-D, porque ahí seguramente en unos años estaremos ante el mismo problema o peor que el que tenemos hoy.

-De todos modos, con las distintas opciones presentadas el productor va armando su paquete…

-Exactamente ese es el concepto; desde Corteva proporcionamos al productor todas las opciones que aporta la tecnología, para que luego cada uno, dependiendo de su sistema y las malezas que quiera controlar, decida qué residuales usar, cuándo hace la aplicación post emergente, si la aplicación es Glifosato y Enlist Colex-D, Glufosinato y Enlist Colex-D o solo Enlist Colex-D. Todo esto depende de cada sistema de producción, y es clave saber que no hay una sola receta.

-En una zafra donde la agricultura se perfila mejor que algunos años atrás, ¿cómo evalúan desde la empresa la inversión de los productores en genética y tecnología?

-Como Corteva estamos presentes con la marca Pioneer en los cultivos de sorgo, maíz, girasol y ahora con soja. Para cualquiera de estos cultivos, este empujón de precios ayuda y mucho. Las herramientas que ofrecemos generan una gran expectativa porque el problema de malezas es clave en la mayoría de los cultivos y sin dudas es uno de los mayores desafíos para la rentabilidad de la agricultura. Los ensayos que venimos viendo con estas tecnologías son realmente elocuentes, por lo que si ya se veía una expectativa con el lanzamiento de esta tecnología, este empujón de precios es un espaldarazo más.

-De un tiempo a esta parte, ¿notan un cambio en la necesidad del productor uruguayo de un asesoramiento agronómico y profesional, o siempre los agricultores se han respaldado en ello?

-Desde que arrancó el boom agrícola, capaz hace 15 o 20 años, ha habido una evolución en los productores y en todos nosotros como rubro. Fuimos aprendiendo que las tecnologías para ser sustentables tanto agronómica como ambientalmente requieren de un pleno conocimiento y aplicarlas de forma responsable y profesional. El conocimiento colectivo es muy importante y estas instancias que se generan para compartir con productores de distintas zonas y unir conocimientos son la clave para lograr buena productividad y sustentabilidad.

-Se habla de que se aprendieron algunos errores cometidos hace algunos años con el boom de la soja. Hoy, con la reaparición del girasol, la realidad ya consolidada de la colza, entre otros cultivos, ¿cómo analizan esta variedad de opciones para el productor?

-Creo que desde aquel momento a este hemos evolucionado mucho, y en esa línea el hecho de poder incorporar cultivos complementarios a las rotaciones es importantísimo. Que aparezca nuevamente el girasol, que la colza sea una realidad, que el trigo y la cebada sean rentables, que la soja siga traccionando, que el maíz crezca y que el sorgo tenga su lugar, sin duda hace al sistema agrícola uruguayo más sustentable. Si a ello agregas la rotación con pasturas, más aún. Creo que mirando hacia atrás, hemos evolucionado como sector a una situación más sustentable, con más opciones y disminuyendo riesgos.

-En esta zafra, ¿cómo viene analizando la situación productiva de la soja y el maíz?

-Claramente es un año bien distinto según la zona. Parece haber consenso en que las primeras de maíz fueron los cultivos que más sintieron la falta de agua. De todas formas, no es lo mismo hablar de Paysandú que hablar de Colonia o San José. En cambio en soja, sorgo y maíz de segunda el agua les vino en el momento justo. Seguramente en algunas zonas se perdió algo de potencial, pero no tan significativo como lo que mencionaba del maíz de primera. Lógicamente no vamos a tener una zafra récord, pero sí apuntamos a cerrar un año cercano al promedio con esta suba de precios seguramente podamos cerrar un año con un negocio interesante para la agricultura .

-¿Cómo vienen analizando la venta de semillas hacia las próximas zafras?

-Nuestro foco en las semillas está puesto en maíz y sorgo, si bien como te comentaba este año entramos con la soja. En maíz venimos viendo desde hace algunos años un crecimiento en la demanda. Algunos productores que ya hacían un área de maíz en su rotación la van aumentando y algunos otros empiezan a probar pasar parte del área de sorgo a maíz. La explicación de este crecimiento creo que está en que ha tenido una evolución hacia la estabilidad productiva en sus rendimientos mucho mayor a lo que sucedía hace 15 o 20 años. Hay una demanda creciente, no es exponencial pero sí creciente. En el sorgo cambió la tendencia. Esta última campaña logró un área interesante y hay gran expectativa respecto del trabajo que se está haciendo para lograr el protocolo de exportación a China. Hoy este cultivo se genera solamente para consumo interno y el mercado está un poco acotado. En la medida en la que se encuentren mercados para exportar que sean económicamente viables, puede haber un crecimiento en un cultivo que se mantuvo estable en los últimos años.

-¿Cuáles considera que son los principales desafíos de la agricultura en Uruguay?

-Creo que el principal desafío como sector agrícola, es ser eficiente y productivo agronómica y económicamente, pero siempre siendo sustentables con el medio ambiente. Como sector tenemos un desafío que nos cabe a todos: buscar cómo hacer que el negocio sea rentable pero que coexista con la sociedad, los pueblos y otras producciones de manera armónica.

La disponibilidad y el soporte técnico

Diego Sorrondegui, director de Rutilan, se refirió al soporte técnico y el acompañamiento que realiza la empresa al productor para lograr un control efectivo de malezas, y puso especial énfasis en generar sustentabilidad para que las diversas tecnologías se aprovechen al máximo. Respecto a la situación de la agropecuaria, se mostró optimista ya que “todo vale y todo tiene colocación”.

-¿Cómo será la disponibilidad y el soporte para esta tecnología?

-Lanzamos el sistema de control de malezas Enlist en soja y maíz, el cual es un paquete que integra biotecnología, un paquete de agroquímicos y prácticas de manejo adaptadas a nuestra realidad para generar sustentabilidad y sacar máximo potencial a la tecnología. Desde Rutilan venimos trabajando en esta tecnología desde hace casi 10 años, lo cual nos da bastante solvencia en la información; pero los desafíos agronómicos siempre van cambiando y es ahí donde creo que tenemos la percepción adecuada y la integración a colegas y productores como para poder ponderar y desarrollar soluciones a medida.

-¿Cómo es el trabajo?

-El trabajo sistemático acumula datos para brindar un soporte acorde a la tecnología. El aporte de germoplasma que contiene el evento va a estar de parte nuestra en Pioneer en maíz, y en soja se suma la oferta de licenciatarios de la tecnología a lo que ofreceremos de variedades de la marca Pioneer. Estamos en permanente colaboración con empresas y colegas en el manejo de diferentes problemáticas que incluyen el tratamiento de malezas resistentes.

-¿Qué características tienen?

-Estas herramientas vienen a ofrecer una solución versátil y eficaz a estás problemáticas pero tienen que durar para nosotros como compañía y por supuesto para solucionar las diferentes problemáticas de los productores. Por otra parte, esta tecnología presente en ambos cultivos de relevancia aporta soluciones viables en la diversidad actual, donde la composición de ingresos de los productores es variada en lo que respecta a cultivos y su integración con las pasturas para producción animal. Las tecnologías y como se implanten localmente tienen que contemplar esto. Visualizo un escenario positivo en este sentido para Uruguay, con un sector agropecuario que no afloja, donde todo vale y todo tiene colocación.