Agricultura

La soja cerró a US$ 557, el máximo precio en 12 años

Para contratos a julio que son tomados como referencia

Oleaginosa. La imposibilidad de sembrar en Estados Unidos y bajas existencias generan las subas.

Pablo Antúnez

En los contratos a julio que son los que se toman como referencia en Uruguay, la soja cerró ayer en US$ 557 por tonelada, el máximo valor alcanzado en los últimos 12 años.

La principal oleaginosa, que incluso sirve como base para fijar los precios de los contratos de arrendamiento, sigue su tendencia al alza y podrían registrarse mayores subas.

¿Qué es lo que está haciendo subir los precios en el mercado de Chicago? Principalmente las bajas existencias de Estados Unidos y la imposibilidad de sembrar la próxima cosecha.

“Estados Unidos exportó mucha soja a China en lo que va del ciclo comercial 2020/21. Los importadores chinos concentraron sus compras en Estados Unidos a partir del último trimestre del año pasado”, explicó a El País el broker Fernando Villamil, director de de Hajnal & Cia. S.A. – Agrosud International.

Estados Unidos es uno de los principales exportadores mundiales de la oleaginosa, pero también firmó un acuerdo comercial con el gobierno de China.

En ese acuerdo, China realiza determinadas compras de materias primas y productos, concentrando sus compras de maíz, soja y trigo.

Esas importaciones fueron las que provocaron que “las existencias de Estados Unidos sean más bajas. Para el final del ciclo, que sería el 31 de agosto, estaría con existencias históricamente bajas, tanto en términos absolutos, como en términos relativos al consumo”, remarcó el Broker.

Por otro lado, las actuales existencias de soja en Estados Unidos serán las iniciales para el ciclo 2021/22. Seguirán siendo bajas y eso genera más presión “en la futura cosecha que se está sembrando”.

Otro factor alcista, según el análisis de Villamil, es que Estados Unidos está con temperaturas muy frías que demoran la siembra de soja. “Eso genera temor en el mercado de concentrar la intensión de siembra de la oleaginosa y cuestiona la recomposición de los stock”, dijo.

En el contexto mundial también hay fundamentos muy fuertes que favorecen la suba de precios que se viene dando en Chicago.

El principal argumento “es la baja existencia de aceites vegetales” y dentro de este rubro el principal es el aceite de palma, que no tiene posibilidades de recomponer stocks en los principales productores.

“Esta situación le brinda un soporte muy importante al aceite de soja”, analizó Villamil.

Desde la óptica del entrevistado, con este panorama, los precios de la soja “se pueden mantener altos si se sigue complicando la posibilidad de sembrar el cultivo en Estados Unidos”.

A su vez, cualquier información contraria haría bajar los actuales valores.

Mientras tanto en Uruguay, continúan las cosechas con resultados muy dispares, tanto por zona, como por departamentos.

“Los rendimientos van desde el entorno de 1.000 kilos hasta 2.500 kilos por hectárea. Son muy variados e incluso esa enorme variabilidad se ve dentro de una misma zona”, afirmó a El País el Ing. Agr. Marcos Carrera, líder comercial de Monsanto en Uruguay.