Agricultura

Uruguay vendió dos barcos con 60.000 toneladas de arroz a Irak

Pasaron 8 meses sin negocios con ese país que le estaba comprando a otros productores de la región.

Exportación de arroz.

Pablo Antúnez

Después de ocho meses sin venderle arroz a Irak, Uruguay logró concretar la venta de un barco con 60.000 toneladas en el marco de una licitación por 120.000 toneladas.

Las otras 60.000 toneladas se adjudicaron a Paraguay y Brasil, ambos países exportarán 30.000 toneladas de arroz cada uno. En anteriores licitaciones, los molinos uruguayos no habían logrado vender y los compradores priorizaron precio en lugar de calidad.

“Hay una valoración del comprador iraquí que cedió a presiones de los consumidores que estaban reclamando la llegada de arroz uruguayo. Hacía 8 meses que no habíamos concretar negocios y eso habla bien de la calidad superior que tenemos en nuestro arroz”, afirmó el presidente de la Asociación Cultivadores de Arroz (ACA), Alfredo Lago a El País.

El dirigente consideró que en momentos tan difíciles como estos, sin duda que “termina pesando porque dentro de los precios del arroz ofrecidos por el Mercosur, el de Uruguay era el más alto”. Esa calidad es la que compensa el mayor precio.

Con este negocio el volumen comercializado de arroz perteneciente a la zafra pasada avanza casi 8% y “desahoga la problemática que estamos teniendo por el muy bajo flujo de negocios. Sumado esto, seguramente se alcance el 40% de la zafra comercializada. Igual es baja”, confirmó Lago.

Históricamente, en el mes de septiembre ya se tiene vendido arriba del 70% del arroz de la zafra anterior e incluso, los productores ya tienen fijado el precio definitivo. Este año, eso no pasó y la segunda fase de la discusión de precios con los molinos, todavía está por comenzar.

La Asociación Cultivadores de Arroz había pactado con la industria arrocera que volvería a sentarse a discutir el valor provisorio cuando se alcanzara el 30% del volumen de arroz de la zafra vendido.

“Con este negocio estamos por encima del 30% del volumen vendido y seguramente en las próximas semanas retomaremos la negociación para poder cuantificar un precio provisorio. Lamentablemente, la venta de un barco de arroz a Irak es buena noticia, pero por otro lado, son valores de exportación por debajo del promedio que se venía obteniendo en los primeros negocios”, adelantó Lago. El envío de un barco con 60.000 toneladas es una forma de exportación que tiene menores costos frente a lo que representa el envío de arroz en contenedores. A su vez, “la variable cambiaria al momento de elaborar este arroz puede tener un impacto más positivo, pero lamentablemente estamos hablando de valores promedio de exportación menores a los de los primeros negocios”, remarcó el titular de ACA.

Lo otro que está claro es que el negocio con Irak “mejora el panorama de ventas que se venía dando hasta ahora, pero no cambia la situación del productor. La diferencia es en base a poder captar negocios por la calidad del arroz, pero el mercado y el precio es lo que hay”, entendió el dirigente arrocero.

El sector sigue arrastrando un endeudamiento y no ha conseguido herramientas financieras para levantar la cabeza. El área volverá a caer otro año más y estará entre las más bajas de la historia del cereal, con ella bajará el empleo.