Agricultura

Fertilizantes y herbicidas más caros: cómo queda la relación insumo/producto

Las causas de este comportamiento hay que buscarlas en el plano internacional, donde se percibe una restricción de oferta frente a una gran demanda de Estados Unidos y compras estacionales para la safrinha de Brasil

Por Jeremías Battistoni, especialista en insumos de AZ-Group

LA NACIÓN (GDA) | Impulsados principalmente por el aumento del precio de los granos, los valores de los insumos agrícolas muestran una tendencia alcista. El movimiento está siendo liderado por la urea y por el fósforo, pero también se notan correcciones en otros agroquímicos de uso frecuente en cultivos.

Fertilizantes. Saltos importantes en los precios, cotizaciones que tienen poca vigencia y grandes diferencias de presupuestos entre proveedores caracterizan al mercado actual de fertilizantes. Estos productos muestran subas desde hace varias semanas y alcanzan marcas que no se veían desde 2014.

Las causas de este comportamiento hay que buscarlas en el plano internacional, donde se percibe una restricción de oferta frente a una gran demanda de Estados Unidos y compras estacionales para la safrinha de Brasil. Obviamente, también influye el aumento del precio de los granos y la menor disponibilidad de gas para la industria en el hemisferio norte por el invierno crudo, que obliga asignarlo a la calefacción de los hogares.

La situación tirante del mercado internacional se traslada al interno, donde los productores deben pagar 545U$S/t de urea, que sufrió un aumento del 18% en febrero. El fosfato monoamónico cotiza a 645U$S/t, con un aumento del 36% respecto de enero.

Herbicidas. En los últimos 30 días, los herbicidas dejaron atrás una situación de estabilidad de precios que hubo desde agosto de 2019, para repuntar levemente. Así, el valor de glifosato subió a 3,63U$S/l vs 3,50 que se cotizó durante 2020. La misma tendencia muestra la atrazina: hoy cuesta 7,15U$S/l vs 6,50 del año pasado.

Pese a los aumentos, las relaciones insumo/producto siguen siendo favorables cuando se utilizan los granos como moneda de pago, porque aumentaron más que los insumos. El caso más notorio es el del girasol que, por su alto precio, ocupa el lugar más alto en el podio de estas relaciones.

En función de los comportamientos descriptos, se puede aconsejar ir comprando los herbicidas que se utilizarán en los cultivos durante 2021, porque es poco probable que decaiga su cotización.

En cambio, para los fertilizantes se podría esperar que pase la concentración de demanda actual de Estados Unidos y la baja disponibilidad de gas en el hemisferio norte. Los precios FOB de los fertilizantes están en sus máximos históricos y se desinflan en las posiciones futuras, alcanzando los mínimos en septiembre, como se puede ver en las cotizaciones a término del mercado de Chicago del gráfico que acompaña la nota.

Por ejemplo, los 545U$S/t que vale la urea hoy en nuestro país, caen a 430 con la paridad teórica para julio. El fosfato monoamónico se derrumbaría de 645 a 565 dejando correr el almanaque de la misma manera.

Corresponde aclarar que, hasta ahora, no se advierten faltantes importantes de agroquímicos nacionales ni restricciones a la entrada al país de los importados.