Agricultura

Arroceros encuentran en Paraguay fórmula para recuperar pérdidas de Uruguay

Rindes del Norte alcanzan los 9.000 kilos por hectárea pero no permite cubrir los costos.

Producción de arroz.

La cosecha de arroz está avanzando en el país y las expectativas de rendimientos se perfilan favorables, aunque una vez más será un año donde el productor deberá trabajar a pérdida. En el Norte, donde algunos arroceros están llegando al final de la zafra, los rendimientos “han alcanzado los 9.000 kilos por hectárea, unas 180 bolsas secas y limpias”, adelantó a Rurales El País Karol Pinczak, productor de Bella Unión, Artigas.

Explicó que el panorama no es similar para todos, dado que algunos productores han tenido problemas importantes por falta de lluvias que provocaron pérdidas que van desde el cincuenta por ciento al total de la producción con el abandono de las áreas sembradas. “No son muchos casos, pero hay unas cuantas situaciones de esta magnitud”, agregó.

Con 180 bolsas de arroz por hectárea en promedio, se logrará superar los rindes del año pasado pero la ecuación también será negativa. Pinczak dijo que “los costos de producción siguen subiendo y no hay forma de poder bajarlos. Hay costos que suben todos los años, especialmente el gasoil y la energía que es fundamental para el arroz, que hemos luchado para mejorarlos pero lamentablemente no se ha podido conseguir mucha cosa”

Adelantó que “no hay dudas” que va caer el área de siembra del próximo año y lo estimó en un 25% de la superficie actual. “La mirada hacia adelante es muy pesimista, los productores estamos muy desanimados y los problemas financieros son impresionantes. Lo que te lleva a seguir plantando son los compromisos, aunque los campos más marginales ya no se plantarán”, afirmó.

Para amortiguar las pérdidas, Pinczak contó que varios productores han decidido empezar a plantar arroz en Paraguay, donde la diferencia de costos es muy importante con respecto a Uruguay. “Hay entre US$ 600 y US$ 700 menos de costos por hectáreas. Y aunque las producciones son menores a las de Uruguay, con nuestras tecnologías y manejos podemos estar muy cerca de los rindes locales”, señaló.

Explicó que han realizado estudios antes de iniciar el negocio en Paraguay y estimaron unos US$ 1.200 por hectárea con el arrendamiento del campo y el alquiler de la maquinaria. “Es mucha diferencia y eso nos ha llevado a mirar para el centro de Sudamérica para ir sobrellevando la situación y esperar que cambien los costos de Uruguay”, cerró.

Escuche la entrevista con Karol Pinczak:

Rurales EL PAIS