Zafra de toros

Buen inicio de zafra hizo cabaña “San Gregorio” en Rural de Dolores

Remató escritorio Pagés Mañay con suma agilidad y buenos valores para toros y vientres.

Integrantes de la familia Fernández, con los rematadores y compradores.

Pablo D. Mestre.
En menos de dos horas se comercializaron los 1.511 vacunos que incluían 101 toros y vaquillonas preñadas de cabaña “San Gregorio Ganadera” por parte de escritorio Pagés Mañay Negocios Rurales.

En su local “Rural de Dolores”, bajo agua y en un día muy frío, se dispersó en buena forma todos los ganados, bajo el martillo de Carlos Pagés Pineda, secundado por su hijo Juan Carlos y demás integrantes del escritorio.

De San Gregorio Ganadera se vendieron 50 toros, 2 años PO. Los 30 Angus: US$ 4.000, 2.500 y 3.050 de promedio; y los 20 Polled Hereford: US$ 3.550, 2.500 y 2.843 de promedio.

Los vientres:. 23 vaquillonas Angus preñadas 2 años: US$ 865, 730 y 855; 6 vaquillonas vacías Angus en 750 cada una; vaquillonas Polled Hereford preñadas: 900, 800 y 850; 4 vaquillonas Polled Hereford vacías en 740 dólares cada una.

En el resto de los ganados, algunos de los negocios, en dólares, fueron: 188 terneras Angus Negras: 400 cada una, 186 terneras Caretas negras en 400 cada una, 175 terneras Angus coloradas en 377 cada una, 161 terneras Hereford en 380 cada una, 148 vaquillonas nuevas Hereford en 387 cada una, las 500 vaquillonas Angus Negras y Caretas (promocionadas por ser rodeo cerrado) máximo 520, mínimo 430, promedio 486, lote de vacas Hereford preñadas 750 cada una.

Conformidad. Juan Carlos Pagés, destacó que “a pesar del clima nos acompañó muchísima gente que transformaron este nuevo evento en La Rural de Dolores en un gran remate con una agilidad inusitada y con valores más que satisfactorios al inicio de zafra”.

A su vez Carlos Pagés Pineda siendo muy felicitado por la Familia Fernández en cuanto cayó el último martillazo dijo que “hoy faltaron toros”, agregó que el mercado estuvo muy demandado “sabiendo los compradores que el material genético que ofrecía la cabaña era de punta, no terminamos de sorprendernos gratamente por la agilidad, el volumen y la calidad de los ganados ofrecidos que fueron vendidos en menos de 2 horas”.

Por su parte Eduardo Fernández Echeverría comentó su agradecimiento a la firma rematadora, compradores y público en general. Uno de los principales de la cabaña comentó también que “hoy nos faltaron toros” y destacó que “se vendió todo como pan caliente”. Además mencionó que “hay que tener en consideración que no hubo toros de pedigree, lo que nos deja a toda la familia realmente reconfortados no sólo por los valores obtenidos sino por la muy ágil colocación de todo lo ofrecido”.

Rurales EL PAIS