Lechería

Desde Inale aspiran que la remisión anual alcance 2.000 millones de litros

Continúan analizando creación de fondo de financiamiento lechero.

Cows wait to be milked in a milk farm on the outskirts of Libertad city, Uruguay, June 8, 2017. REUTERS/Andres Stapff GLOBAL-ENVIRONMENT/

Pablo Antúnez.

La lechería uruguaya sigue sin poder recuperar el volumen de leche perdido, porque se atrasaron los partos y hay menos vacas en producción producto del endeudamiento del sector. El presidente del Instituto Nacional de la Leche (Inale), Ricardo de Izaguirre afirmó a El País que desde el organismo se prevé llegar a fin de año con una recuperación “de al menos 3% en el volumen de leche producido” frente a los 1.775 millones de litros de 2016,  volumen que a su vez fue 10% inferior al del año anterior.

“Hoy los grandes emprendimientos lecheros son los que están produciendo mayor volumen y esperamos que el resto de la lechería pueda acomodar su producción a partir de la próxima primavera”, afirmó De Izaguirre. “A pesar de estar viviendo un año espectacular para la lechería—hay poco barro y un clima menos maligno que el del invierno anterior—, no estamos con los volúmenes de leche que esperábamos”, admitió el presidente del Inale.  Conaprole recuperó algo de la remisión perdida, pero venía recibiendo un volumen inferior al del año pasado.

De Izaguirre dijo que desde Inale se espera cerrar 2017 con una remisión anual que llegue a los 2.000 millones de litros. “La producción debería estar mucho más arriba porque la capacidad instalada industrial creció; hay más capacidad instalada en todas las empresas lácteas”, afirmó De Izaguirre, reconociendo a su vez que “existe necesidad de contar con más leche” para procesar.

Si bien la industria láctea busca paliar parte de esa capacidad ociosa que hoy se acentúa por falta de volumen, está captando leche con mayor mesura, porque los precios internacionales de los lácteos continúan muy volátiles.

La mayoría de los analistas del sector afirman que lo peor de la crisis de valores internacionales ya pasó y el mercado está dando algunas señales de lenta recuperación.

Endeudamiento. Mientras tanto, las gremiales lecheras continúan esperando la confirmación de fecha para reunirse con el presidente Tabaré Vázquez, más allá de los anuncios oficiales de ayudas al sector, que las propias gremiales agradecen, pero afirman que “son insuficientes”.

La meta de ese encuentro con Vázquez es encontrar nuevos paliativos que permitan, a largo plazo, recuperar la producción. A su vez, la menor producción de leche repercute en los niveles de empleo de la industria láctea.

Desde el Inale, según confirmó su presidente, se trabaja con los bancos y con Conaprole en la instrumentación de financiamiento para el sector lechero. “La meta es poder generar un instrumento financiero que sea de largo plazo, con intereses más adecuados para el productor y que permita licuar, por lo menos, una parte de las deudas más inmediatas y posibilite un desarrollo más a largo plazo”, explicó De Izaguirre a El País.

Además de ser a largo plazo, ese financiamiento “debería copiar las remisiones del productor, tanto en litros como en precios; que sea un porcentaje de lo que cobra el productor”, agregó el jerarca. Eso permitirá que en momentos que hay poca producción de leche y poco precio, no quede ahogado y en los momentos que se da lo contrario, pagar bastante.

“Es un fondo, un préstamo con características de flexibilidad en el pago. Lo que encontramos en otros países eran financiamientos distintos, sistemas financieros más adecuados a la producción, más ajustados a las variables de precios internacionales y en el caso  de lo que se instrumente en Uruguay también debe estar ajustado  con la variable clima”, explicó el presidente del Inale.

Ganado. La lechería uruguaya tiene un endeudamiento con el sector privado y los bancos que es igual al valor de las entre 400.000 y 450.000 vacas que hay en producción; son más de     US$ 350 millones. Hoy el productor tampoco puede hacer caja con la venta de sus vaquillonas porque la exportación está parada.

lechería, Inale, fondo, remisión, industria, exportación en pie

Rurales EL PAIS