Lechería

Brasil admitiría lácteos de Uruguay a partir del lunes

Ayer finalizó auditoría técnica del MAPA a toda la cadena láctea.

Quesos.

Pablo Antúnez

A partir del próximo lunes, Brasil volvería a emitir licencias de importación para lácteos uruguayos, según una comunicación del presidente Michel Temer a su par Tabaré Vázquez, quedando solucionado el problema, según confirmó anoche a El País una fuente del Ejecutivo.

A su vez, ayer la auditoría técnica de Brasil a la cadena láctea uruguaya, apuntando a recabar toda la información que demuestre que Uruguay no está triangulando leche a ese país, tal cual acusó el ministro de Agricultura, Pecuaria y Abastecimiento, Blairo Maggi.

Tal como estaba previsto, los técnicos llegaron el jueves 30 de noviembre y trabajaron durante toda la semana en Uruguay, visitando tres empresas lácteas que habitualmente exportan leche en polvo al mercado brasileño —una grande, una mediana y otra chica—, pero también analizando los datos presentados por el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca.

Ahora los auditores brasileños tendrán que presentar un informe técnico y luego vendrá la decisión política que admitirá o seguirá dejando fuera del mercado brasileño los lácteos uruguayos.

Según supo El País hubo algunas pequeñas observaciones, pero se considera que la auditoría fue favorable a Uruguay, más allá que, en los hechos, el Ministerio de Agricultura, Pecuaria y Abastecimiento (MAPA) sigue sin otorgar nuevas licencias de importación para los lácteos cuyo origen es Uruguay.

El pasado mes de septiembre Brasil volvió a presionar fuerte a Uruguay buscando cuotificar el ingreso de lácteos a ese mercado. El sector privado uruguayo siempre se negó a acordar una cuotificación de lácteos con Brasil, pero los brasileños se aferran del acuerdo que hicieron con Argentina por 300 toneladas mensuales.

Como hasta ahora Uruguay mantiene la misma postura de no cuotificar, el ministro Blairo Maggi, apoyado por el looby de los sindicatos agropecuarios brasileños de Rio Grande do Sul y el gobierno estadual, acusaron a Uruguay de triangular leche. A su vez, el gobierno de Rio Grande do Sul pidió al Ministerio de Industria, Comercio Exterior y Servicios que investigue las cifras de importación de lácteos uruguayos para detectar “posibles prácticas ilegales de comercialización”, según dijo en un documento. Ese documento fue firmado el 4 de octubre por la Federación de Agricultura de Rio Grande do Sul, la Federación de Trabajadores de Agricultores de Rio Grande del Sur (Fetag) y la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Riego.

El trabajo muestra datos que, según Brasil, demuestran que Uruguay está importando leche de otros países y luego exporta a Brasil. Se ampara en que el año pasado la cadena láctea uruguaya produjo 1.770 millones de litros de leche, siendo 791 millones de litros para el mercado interno con un saldo exportable estimado de 984 millones de litros.

A su vez, datos oficiales de Brasil detectaron el ingreso de 1.036 millones de litros de lácteos uruguayos, 52,7 millones de litros más de lo producido. Esta semana, la Ec. Mercedes Baraibar, técnica del Inale, presentó a los productores brasileños un informe con los detalles de la producción de lácteos de Uruguay, donde se dejó claro que la caída del mercado venezolano y otros problemas, generaron una acumulación de productos en algunas empresas que luego fueron vendidos a Brasil. Aún así, los productores brasileños no firmaron la declaración final de la Federación de Agremiaciones Rurales del Mercosur, rechazando la acusación de Brasil. Ahora la decisión es política.

Rurales EL PAIS